DÓN­DE VEN­DER Y COM­PRAR

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

Se­lec­ción de webs don­de los pro­ta­go­nis­tas son los ar­tícu­los de se­gun­da mano eBay.es Ve­te­ra­na y lí­der mun­dial. En ella se pue­den en­con­trar des­de mo­tos has­ta tec­no­lo­gía pa­san­do por ob­je­tos de de­co­ra­ción. Si ne­ce­si­ta com­prar o ven­der lo que sea se tra­ta de una bue­na web. Ama­zon.es Otra ve­te­ra­na. Aquí pa­ra ven­der su pro­duc­to só­lo tie­ne que re­gis­trar­se, su­bir su in­ven­ta­rio y pu­bli­car­lo. La web es­tá pre­sen­te en va­rios paí­ses a tra­vés de cin­co pla­ta­for­mas eu­ro­peas. Eso tam­bién be­ne­fi­cia al com­pra­dor, ya que pue­de ad­qui­rir pro­duc­tos de Fran­cia o Reino Uni­do sin mo­ver­se de ca­sa. Se­gun­da­mano.es Tal vez la más im­por­tan­te en Es­pa­ña. En es­ta web se pue­de po­ner un anun­cio gra­tis de lo que se quie­re ven­der. Hay anun­cios cla­si­fi­ca­dos pe­ro no es una tien­da vir­tual. El aba­ni­co de pro­duc­tos es am­plio. Es una web muy fá­cil e in­tui­ti­va tan­to pa­ra ven­de­do­res co­mo pa­ra com­pra­do­res. Ta­blon­dea­nun­cios.com Tie­ne un área de se­gun­da mano muy in­tere­san­te. Pin­che en su ciu­dad y allí pue­de ver to­do aque­llo que le ofre­cen: ocio, de­co­ra­ción, tec­no­lo­gía... y si quie­re ven­der al­go, ade­lan­te. Lo­quo.com De ám­bi­to es­ta­tal tie­ne una par­te de­di­ca­da a com­pra ven­ta de pro­duc­tos de se­gun­da mano que su­pera las 70.000 ofer­tas. Tic­ket­bis.com Pa­ra fans de con­cier­tos, fes­ti­va­les y even­tos de­por­ti­vos que quie­ran com­prar o ven­der en­tra­das. Si le sur­ge un pro­ble­ma y no pue­de ir a su concierto fa­vo­ri­to... re­ven­da su en­tra­da. No pier­de na­da con in­ten­tar­lo. To­do­co­lec­cion.net Es el si­tio ideal pa­ra co­lec­cio­nis­tas. Aquí po­drá en­con­trar an­ti­güe­da­des y pie­zas úni­cas. Nu­mis­má­ti­ca, mo­de­lis­mo, re­lo­jes, es­ti­lo­grá­fi­cas, en­va­ses, juguetes y co­lec­cio­nis­mo en ge­ne­ral. Cual­quier co­sa que se le ocu­rra ca­si se­gu­ro que ha­brá al­guien que lo es­tá ven­dien­do. De la mis­ma for­ma, se­gu­ro que en ca­sa tie­ne al­gún pe­que­ño te­so­ro que quie­ra ven­der. Aquí es un si­tio ideal pa­ra ello. Cash-con­ver­ters.es La mí­ti­ca tien­da de com­pra­ven­ta con qui­nien­tos es­ta­ble­ci­mien­tos di­se­mi­na­dos por me­dio mun­do, tam­bién es­tá pre­sen­te en in­ter­net. Com­pran los ob­je­tos que ya no uti­li­za­mos, nos pa­gan un pre­cio y lue­go ellos lo ven­den. Ade­más, tie­ne la op­ción de ven­ta re­cu­pe­ra­ble pa­ra los po­si­bles arre­pen­ti­mien­tos de úl­ti­ma ho­ra. Re­li­brea.com Web de li­bros hay mu­chas, pe­ro una de las más prác­ti­cas es Re­li­brea. Una web de se­gun­da mano de com­pra de li­bros de tex­to. Muy prác­ti­ca cuan­do se acer­can los ini­cios del cur­so escolar. Se­gun­da­lia.com Es la pla­ta­for­ma ideal pa­ra ven­der y com­prar ro­pa de se­gun­da mano. Se pue­den en­con­trar tan­to pren­das de hombre co­mo de mu­jer y de ni­ños. Só­lo acep­ta ro­pa que es­té en buen es­ta­do, así que si quie­re re­no­var el ar­ma­rio por po­co di­ne­ro... es una bue­na op­ción. Ca­si­nue­vo.net En­con­tra­rá ca­si lo im­pen­sa­ble. Des­de lo más sen­ci­llo co­mo una lám­pa­ra o una wii con jue­gos y man­do, has­ta una má­qui­na de ha­cer ke­bab. Ade­más de com­prar pue­de ven­der. Ha­bi­ta­mos.com Tie­ne la mis­ma di­ná­mi­ca que Ca­si Nue­vo. Pue­de po­ner el anun­cio gra­tis de lo que quie­re ven­der y es­pe­rar a que con­tac­ten, o si lo que desea es ad­qui­rir un pro­duc­to, en­ton­ces de­be po­ner­se en con­tac­to con la per­so­na que lo ven­de. Es­tá muy bien es­truc­tu­ra­do. Tras­ti­llo.es Se tra­ta de una red so­cial pa­ra in­ter­cam­bio de ob­je­tos. Pue­de com­prar o cam­biar pro­duc­tos de se­gun­da mano en un círcu­lo pri­va­do de con­tac­tos, con los ami­gos o co­no­ci­dos. Es una ma­ne­ra de po­der

crear una red pro­pia de con­fian­za..

True­ka­lo.com

Es­ta pla­ta­for­ma po­ne en con­tac­to a dos usua­rios pa­ra in­ter­cam­biar sus ob­je­tos que, de acep­tar­se mu­tua­men­te, a am­bos les lle­ga­rán in­for­ma­ción del otro usua­rio pa­ra que ya sean por otros me­dios los cua­les les ha­gan lle­gar di­chos ob­je­tos in­ter­cam­bia­dos. Los usua­rios pue­den po­ner has­ta diez ob­je­tos en una lis­ta a in­ter­cam­biar den­tro de las ca­te­go­rías dis­po­ni­bles, per­mi­tien­do igual­men­te la bús­que­da de ar­tícu­los por ca­te­go­rías u op­tan­do por bús­que­das avan­za­das, don­de po­drán rea­li­zar se­lec­cio­nar por provincias, usua­rios, eti­que­tas o ar­tícu­los.

Au­tos­cout24.es

Es­pe­cí­fi­ca pa­ra vehícu­los de se­gun­da mano. Muy sen­ci­lla.

El­co­che­ci­to­le­re.es

Pa­ra que­dar­se em­bo­ba­do an­te tan­tas pren­das de be­bé. Se pue­de en­con­trar to­dos los pro­duc­tos de se­gun­da mano pa­ra los más pe­que­ños a un pre­cio más ase­qui­ble, des­de ca­rri­tos has­ta ro­pa. Pue­de com­prar y pue­de ven­der. Ya no es ne­ce­sa­rio que va­ya guar­dán­do­lo por si aca­so. Lo ven­de. Ya com­pra­rá en es­ta pla­ta­for­ma si las cir­cuns­tan­cias lo re­quie­ren. Un ali­vio pa­ra los pa­dres.

Per­cen­til.com

Ro­pa in­fan­til y pa­ra mu­je­res de se­gun­da mano pa­ra com­prar o ven­der. El aho­rro es con­si­de­ra­ble.

Mi­soky

Otra pla­ta­for­ma pa­ra com­prar y ven­der ro­pa y ob­je­tos pa­ra los más pe­que­ños de la ca­sa.

Wa­lla­pop

Es una apli­ca­ción de com­pra y ven­ta de pro­duc­tos de se­gun­da mano con la par­ti­cu­la­ri­dad que lo­ca­li­za el ob­je­to desea­do por áreas de pro­xi­mi­dad del usua­rio, un da­to que fa­ci­li­ta el en­cuen­tro ca­ra a ca­ra en ca­so de que se reali­ce la transac­ción. Sin du­da es esen­cial sa­ber ele­gir la pla­ta­for­ma ade­cua­da que con­tem­ple los con­tro­les ne­ce­sa­rios que ase­gu­ren anun­cios reales y se­gu­ros so­bre la com­pra­ven­ta de ob­je­tos de se­gun­da mano por in­ter­net. De to­das ma­ne­ras, Bea­triz To­ri­bio ha­ce las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes pa­ra te­ner las má­xi­mas ga­ran­tías de una transac­ción sa­tis­fac­to­ria tan­to pa­ra el com­pra­dor co­mo pa­ra el ven­de­dor. Ver el es­ta­do del ob­je­to Siem­pre me­jor las transac­cio­nes en per­so­na. Es acon­se­ja­ble rea­li­zar el pa­go o el co­bro per­so­nal­men­te y te­ner la opor­tu­ni­dad de ver el pro­duc­to an­tes de ad­qui­rir­lo. De es­te mo­do evi­ta­re­mos te­ner que dar nues­tros da­tos ban­ca­rios pa­ra que nos reali­cen un in­gre­so o pa­gar por al­go que ni si­quie­ra he­mos vis­to. No es­tá de más que en el in­ter­cam­bio nos ase­gu­re­mos del es­ta­do en el que se en­cuen­tra el ob­je­to así co­mo que com­pro­be­mos si fun­cio­na co­rrec­ta­men­te. No sin ha­blar por te­lé­fono An­tes de rea­li­zar cual­quier com­pra, com­pro­bar que los da­tos del anun­cian­te sean ve­rí­di­cos. Es re­co­men­da­ble ve­ri­fi­car que el te­lé­fono sea co­rrec­to y que las provincias y po­bla­cio­nes con­cuer­den. Una bue­na prác­ti­ca es te­ner el má­xi­mo de da­tos po­si­bles del ven­de­dor y en es­te sen­ti­do es re­co­men­da­ble co­mu­ni­car­se con el po­ten­cial ven­de­dor y que ex­pli­que de vi­va voz y an­tes de rea­li­zar la transac­ción los de­ta­lles del pro­duc­to, en qué es­ta­do se en­cuen­tra e in­clu­so los mo­ti­vos por los que quie­re ven­der­lo. Es re­co­men­da­ble des­con­fiar de aque­llos que, por cual­quier ex­cu­sa, se nie­gan a ha­blar por te­lé­fono o te di­gan que sen­ci­lla­men­te no tie­ne, así co­mo de los nú­me­ros o di­rec­cio­nes de co­rreo elec­tró­ni­co pro­ce­den­tes del ex­tran­je­ro. Ojo con los cho­llos Los anun­cios con pre­cios ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­jos y los com­pra­do­res que ofrez­can una can­ti­dad su­pe­rior a la so­li­ci­ta­da pue­den ser mo­ti­vo de des­con­fian­za. La re­ba­ja res­pec­to al pro­duc­to nue­vo tie­ne que ser ra­zo­na­ble, te­nien­do en cuen­ta el es­ta­do y la an­ti­güe­dad del ob­je­to. Del mis­mo mo­do, no de­be­mos con­fiar de al­guien que quie­ra pa­gar más de la cuen­ta por un ar­tícu­lo. Se han da­do va­rios ca­sos de su­pues­tos com­pra­do­res, ge­ne­ral­men­te de Áfri­ca, en­vian­do un e-mail in­tere­sán­do­se por el pro­duc­to (mu­chas ve­ces un co­che) de se­gun­da mano que se ven­de por­que se lo quie­re re­ga­lar a su hi­jo que vi­ve en Ita­lia por su cum­plea­ños. Lo quie­re ur­gen­te­men­te y es­tá dis­pues­to a pa­gar un so­bre­pre­cio. El re­sul­ta­do se lo pue­den ima­gi­nar. Frases mal cons­trui­das Si el anun­cio no es­tá en el idio­ma na­tu­ral del país o, es­tán­do­lo, es­tá mal re­dac­ta­do y usa pa­la­bras po­co fre­cuen­tes pue­de ser otro mo­ti­vo de sos­pe­cha. Mu­chos de los in­ten­tos de en­ga­ño que se rea­li­zan a tra­vés de in­ter­net pro­ce­den de or­ga­ni­za­cio­nes ex­tran­je­ras, por lo que hay que te­ner más pre­cau­ción con aque­llos anun­cios que no es­tén bien es­cri­tos. Mo­do de pa­go Du­da de com­pra­do­res y ven­de­do­res que só­lo ad­mi­ten trans­fe­ren­cias co­mo for­ma de pa­go. Aun­que fi­nal­men­te la com­pra del pro­duc­to se reali­ce de es­te mo­do, es ex­tra­ño que el ven­de­dor o el com­pra­dor exi­ja, des­de un prin­ci­pio, es­te ti­po de pa­go. Efec­ti­vo o con­tra­rreem­bol­so Si no se pue­de rea­li­zar la transac­ción en per­so­na, la me­jor op­ción es ha­cer­la con­tra­rreem­bol­so. Se tra­ta del in­ter­cam­bio que nos ofre­ce ma­yor se­gu­ri­dad des­pués de la transac­ción en per­so­na. Gra­cias a es­te mé­to­do, los com­pra­do­res po­drán ver el ob­je­to an­tes de rea­li­zar la ad­qui­si­ción (siem­pre y cuan­do el ven­de­dor lo ha­ya au­to­ri­za­do in­di­cán­do­lo ex­pre­sa­men­te en el en­vío) y ase­gu­rar­se de que es­tá en las con­di­cio­nes que se es­pe­ci­fi­ca­ban en el anun­cio. Por otro la­do, el ven­de­dor, aun­que de­be­rá asu­mir el cos­te del en­vío en ca­so de que el com­pra­dor se arre­pien­ta, se ase­gu­ra de que re­ci­bi­rá el di­ne­ro por la com­pra de su ob­je­to. No an­ti­ci­par di­ne­ro Nun­ca pa­gar de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da. Es pre­fe­ri­ble no en­viar di­ne­ro en con­cep­to de se­ñal, ga­ran­tía, gas­tos de en­vío o por cual­quier otra ra­zón que pue­da ale­gar el ven­de­dor. En al­gu­nas oca­sio­nes se uti­li­za es­ta ex­cu­sa co­mo re­ser­va del pro­duc­to pe­ro, co­mo com­pra­do­res, hay que ase­gu­rar­se de que se re­ci­bi­rá el ob­je­to que se quie­re com­prar. Transac­cio­nes sin ga­ran­tía No acep­tar che­ques emi­ti­dos por un ban­co si pro­ce­den del ex­tran­je­ro ni en­viar o re­ci­bir di­ne­ro a tra­vés de Wes­tern Union, Mo­ney Gram u otros ti­pos de pa­go si­mi­la­res. A pe­sar de lo que pue­dan ex­pli­car, es­tas em­pre­sas no pue­den ga­ran­ti­zar las transac­cio­nes en­tre des­co­no­ci­dos. Avi­sar de irre­gu­la­ri­da­des An­te cual­quier irre­gu­la­ri­dad, hay que po­ner­se rá­pi­da­men­te en con­tac­to con la pá­gi­na web pa­ra que ellos pue­dan de­tec­tar el pro­ble­ma. Al mis­mo tiem­po, hay que ser cons­cien­tes de si la pá­gi­na web es in­ter­me­dia­ra en la com­pra­ven­ta o si la transac­ción se rea­li­za­rá en­tre los par­ti­cu­la­res. Su­plan­ta­ción de iden­ti­dad Por úl­ti­mo, cui­da­do con la su­plan­ta­ción de iden­ti­dad. Hay que desechar aque­llos e-mails que pi­den cla­ves de ac­ce­so o di­ne­ro, co­mo si fue­ra el por­tal de com­pra­ven­ta quien lo ha en­via­do. Tam­bién des­con­fiar si el ven­de­dor pi­de que se en­víe por email da­tos de la tar­je­ta de cré­di­to. En nin­gún ca­so en­viar nú­me­ro de la tar­je­ta, có­di­go de se­gu­ri­dad, fe­cha de ca­du­ci­dad, nom­bre del ti­tu­lar…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.