Bou­le­vard

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Ha­rold Ra­mis

Atra­pa­do en el tiem­po Un fil­me so­bre la frus­tra­ción y có­mo dar un gi­ro de 180º a una vi­da, con­ta­do con un tono que re­cuer­da la obra de Frank Ca­pra. En in­glés se ti­tu­la Ground­hog day (El día de la mar­mo­ta).

ALO­JA­MIEN­TO

Vie­ja es­cue­la En una épo­ca fue mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino. Hoy es un es­tu­pen­do ho­tel que res­pon­de al nom­bre de The Priory. Ade­más de ha­bi­ta­cio­nes con en­can­to, cuen­ta con un sim­pá­ti­co pa­tio in­te­rior y ser­vi­cio de par­king gra­tui­to pa­ra los clien­tes. Se en­cuen­tra al nor­te de la ciu­dad, pe­ro a 15 mi­nu­tos a pie del cen­tro. Press­ley Street, 614. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 231 3338 Des­de siem­pre El Om­ni Wi­lliam Penn Ho­tel de Pit­ts­burgh es uno de aque­llos clá­si­cos con so­le­ra que des­pren­den sa­ber ha­cer por los cua­tro cos­ta­dos. Es gran­de, mu­cho, pe­ro al es­ti­lo de prin­ci­pios del si­glo XX. Sus gran­des sa­lo­nes old sty­le son muy de­man­da­dos pa­ra bo­das y ce­le­bra­cio­nes. Wi­lliam Penn Pla­ce, 530. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 281 7100 De ca­tá­lo­go Otro ho­tel con per­so­na­li­dad pro­pia en Pit­ts­burgh es el Man­sions of Fifth. Edi­fi­cio his­tó­ri­co cla­si­fi­ca­do, fue res­tau­ra­do en el 2005 con con­tri­bu­cio­nes pú­bli­cas que que­rían ver co­mo se re­cu­pe­ra­ba par­te del pa­tri­mo­nio. Hoy es un es­ta­ble­ci­mien­to que se dis­fru­ta co­mo el tes­ta­men­to de los ar­te­sa­nos de otros tiem­pos. Fifth Ave­nue, 5105. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 800 678 8946

GAS­TRO­NO­MÍA

Pa­ra em­pe­zar el día Pamela’s Di­ner, en el Strip Dis­trict, es fa­mo­so por sus pan­ta­grué­li­cos desa­yu­nos pu­bli­ci­ta­dos co­mo “los me­jo­res de la ciu­dad”. Go­zan de jus­ta fa­ma sus tor­ti­tas con na­ta, que aquí lla­man cre­pe sty­le pan­ca­kes. Se­gún pa­re­ce, son las pre­di­lec­tas de la pri­me­ra dama de los Es­ta­dos Uni­dos, Mi­che­lle Oba­ma. 21st Street, 60. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 281 6366 En­cuen­tros The Strip ha si­do tra­di­cio­nal­men­te la zo­na en la que se

con­cen­tra­ban las gran­des tien­das de ali­men­ta­ción, el lu­gar pa­ra com­prar las me­jo­res car­nes, pes­ca­dos y ver­du­ras. Por eso, no ha de sor­pren­der tam­bién que dis­fru­te de tan­tos res­tau­ran­tes ex­ce­len­tes y de to­do ti­po. El Ka­ya es uno de ellos, con una mez­cla de sa­bo­res ca­ri­be­ños, sud­ame­ri­ca­nos y del pa­cí­fi­co en sus pla­tos. Small­man, 2000. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 261 6565

MU­SEOS

Car­ne­gie, pa­ra ele­gir Car­ne­gie es un nom­bre que es­cu­cha­re­mos a me­nu­do en Pit­ts­burgh. Es na­tu­ral, ya que se tra­ta de una de las ma­yo­res ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les y lo­ca­les del país. Com­pren­de el Car­ne­gie Mu­seum of Na­tu­ral His­tory, muy apre­cia­do en­tre los cha­va­les por su co­lec­ción de di­no­sau­rios; el Car­ne­gie Mu­seum of Art que se cen­tra en pin­to­res ame­ri­ca­nos co­mo Whistler e im­pre­sio­nis­tas fran­ce­ses y el Car­ne­gie Scien­ce Cen­ter que con­tie­ne curiosidades que da­tan del 1934. Car­ne­gie Mu­seums of Pit­ts­burgh, 4400. For­bes Ave­nue. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 622 3131 Ar­tis­ta re­co­no­ci­do De im­por­tan­cia ca­pi­tal en el na­ci­mien­to del mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co co­no­ci­do co­mo pop art, Andy War­hol, na­ció en Pit­ts­burgh. Es­ta cir­cuns­tan­cia, uni­da a la ubi­cua pre­sen­cia de Car­ne­gie en la ciu­dad, ha lle­va­do a la crea­ción de un mu­seo en el que se re­co­gen 4.000 de sus obras. Es el ma­yor del mun­do de­di­ca­do a un so­lo ar­tis­ta. San­dusky Street, 117. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 237 8300 Go­zar co­mo ni­ños Otro mu­seo que pue­de re­sul­tar muy con­ve­nien­te en el ca­so de una vi­si­ta con ni­ños o con ma­yo­res de es­pí­ri­tu jo­vial es el Toon­seum, es de­cir, el de­di­ca­do a los di­bu­jos ani­ma­dos o car­toons. Es pe­que­ño, pe­ro sim­pá­ti­co. Li­berty Ave­nue, 945. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 232 0199

AC­TI­VI­DA­DES

Sue­na bien A es­tas al­tu­ras ya ha­bre­mos en­ten­di­do que Pit­ts­burgh es una ciu­dad muy cul­ta. Pues pa­ra con­fir­mar­lo te­ne­mos el Cultural Dis­trict en la par­te del cen­tro. De en­tre los tea­tros e ins­ti­tu­cio­nes de la zo­na, des­ta­ca­mos la Pit­ts­burgh Symp­hony, fa­mo­sa mun­dial­men­te por sus mag­ní­fi­cas in­ter­pre­ta­cio­nes. Heinz Hall. Penn Ave, 600. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 392 4900 De al­tu­ra El dia­rio USA To­day reali­zó una vo­ta­ción po­pu­lar pa­ra de­ci­dir los diez me­jo­res lu­ga­res del mun­do pa­ra ob­te­ner una bue­na pa­no­rá­mi­ca ur­ba­na y el Du­ques­ne In­cli­ne sa­lió ele­gi­do en­tre los pri­me- Co­no­ci­mien­to de al­tu­ra La Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh es una ver­da­de­ra ca­te­dral del sa­ber, in­clu­so des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co. Su edi­fi­cio más em­ble­má­ti­co es un ras­ca­cie­los.

Sin fre­nos y en ba­ja­da El Kenny­wood Park es el par­que de atrac­cio­nes más po­pu­lar de la ciu­dad des­de su fun­da­ción en 1898. Con­tie­ne cua­tro mon­ta­ñas ru­sas, las me­jo­res del país en ma­de­ra. ros pues­tos. Es­te fu­ni­cu­lar cen­te­na­rio de ma­de­ra fue res­tau­ra­do por un gru­po de afi­cio­na­dos en el año 1963 y aún si­gue en ac­ti­vo. Bue­nas vis­tas y sa­bor añe­jo que se dan de la mano. West Car­son Street, 1197. Pit­ts­burgh. Tel. | +1 412 381 1665 Al ai­re li­bre Una ini­cia­ti­va ex­tra­or­di­na­ria pa­ra dis­fru­tar de la ca­ra no ur­ba­na de Pit­ts­burgh es la de Ven­tu­re Out­doors. Se tra­ta de una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro de­di­ca­da a di­vul­gar los be­ne­fi­cios de la re­crea­ción al ai­re li­bre. Pa­ra ello, ofre­ce una va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des que fo­men­tan el apre­cio del me­dio am­bien­te y su dis­fru­te. Y en­ci­ma, gra­tis. In­for­ma­ción: Ven­tu­reout­doors.org. Con re­mos Una de las ma­ne­ras más atra­yen­tes de dis­fru­tar del en­torno na­tu­ral de la ciu­dad es Ka­yak Pit­ts­burgh. Al­qui­la em­bar­ca­cio­nes y guías pa­ra pa­sear por el río cer­ca de la ciu­dad (Ka­yak­pit­ts­burgh. com). Si que­re­mos más emo­cio­nes, Ohiopy­le Tra­ding Post or­ga­ni­za ex­cur­sio­nes de me­dio día de raf­ting por los ríos Ohiopy­le y Up­per Yough Ri­vers (Ohiopy­le­tra­ding­post.com). Cues­tión de acen­to El dia­lec­to de Pit­ts­burgh se re­co­no­ce fá­cil­men­te por una ca­den­cia pa­re­ci­da a la del stac­ca­to. Tam­bién por unas pe­cu­lia­res con­trac­cio­nes de pa­la­bras que a ve­ces di­fi­cul­tan el mu­tuo en­ten­di­mien­to. Por ejem­plo, a los pit­ts­bur­gue­ses los lla­man yin­gers, por su for­ma de amon­to­nar le­tras en frases co­mo las que em­pie­zan por “vo­so­tros”, you guys en in­glés co­lo­quial. Ellos pro­nun­cian yinz o yunz.

VI­SI­TAS

Pre­de­cir el tiem­po To­do lo que en­vuel­ve el día de la Mar­mo­ta es alu­ci­nan­te. El ani­ma­li­to, lla­ma­do Phil, se su­po­ne que siem­pre es el mis­mo y que lle­va 129 años con sus pre­dic­cio­nes gra­cias a un eli­xir se­cre­to que lo ha­ce vi­vir pa­ra siem­pre. El te­ma en sí es sim­ple: si se ve su som­bra al sa­lir de la ma­dri­gue­ra, seis se­ma­nas más de in­vierno. Si no se ve, la pri­ma­ve­ra es­tá al caer. Va­ya, que to­do de­pen­de de si es­tá nu­bla­do. West Maho­ning Street, 200. Sui­te 1. Punx­su­taw­ney. Tel. | + 1 814 618 5591 Pa­ra ver El Strip Dis­trict es el equi­va­len­te al Soho de Nue­va York. La zo­na abun­da en mer­ca­di­llos ét­ni­cos, pe­ro tam­bién en es­tu­pen­das tien­das de di­se­ña­do­res lo­ca­les, ar­te­sa­nos y es­pe­cia­lis­tas en de­co­ra­ción que se su­ce­den uno tras otro en la 16:62 De­sign Zo­ne, o lo que es lo mis­mo, el tra­mo que com­pren­de de la ca­lle 16 a la 62 des­de Strip has­ta Law­ren­ce­vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.