HOM­BRES FUERTES, HUE­SOS DÉ­BI­LES

No só­lo ellas Los hom­bres tam­bién pue­den su­frir pro­ble­mas de fragilidad en los hue­sos. Una en­fer­me­dad to­da­vía po­co diag­nos­ti­ca­da y que arras­tra cierto des­co­no­ci­mien­to. La os­teo­po­ro­sis mas­cu­li­na es una reali­dad

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

La os­teo­po­ro­sis es un tras­torno del es­que­le­to que afec­ta la re­sis­ten­cia ósea y que pre­dis­po­ne a un ma­yor ries­go de frac­tu­ra. Se co­no­ce co­mo “la en­fer­me­dad si­len­cio­sa”, por­que es di­fí­cil de­tec­tar los sín­to­mas. En el ca­so de las mu­je­res, la lle­ga­da de la me­no­pau­sia y su con­se­cuen­te ba­jón hor­mo­nal re­pre­sen­ta un pun­to de in­fle­xión y es cuan­do los mé­di­cos lle­van a ca­bo diag­nós­ti­cos pa­ra eva­luar el es­ta­do de los hue­sos. Pe­ro, en el ca­so de los hom­bres, na­da de es­to ocu­rre. Se­ría más co­rrec­to ha­blar de en­fer­me­dad… mu­da. Po­co tra­ta­da, po­co diag­nos­ti­ca­da. Una gran des­co­no­ci­da. Pa­ra los mis­mos va­ro­nes. “Fren­te al pri­mer diag­nós­ti­co, mu­chos hom­bres es­tán sor­pren­di­dos, des­co­lo­ca­dos, aver­gon­za­dos y has­ta un po­co hu­mi­lla­dos”, con­ta­ba Ma­ria Lui­sa Bran­di, en­do­cri­nó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia. Le­jos de ser una anec­dó­ti­ca mi­no­ría, el nú­me­ro de afec­ta­dos es ca­da vez más gran­de. Se­gún la In­ter­na­tio­nal Os­teo­po­ro­sis Foun­da­tion (IOF), en el 2025 el nú­me­ro de frac­tu­ras de ca­de­ra –signo ca­si inequí­vo­co de es­ta pa­to­lo­gía- en el hombre igua­la­rá el nú­me­ro de frac­tu­ras de ca­de­ra en la mu­jer de 1990. En Es­pa­ña es­ta­rían afec­ta­dos de os­teo­po­ro­sis en­tre 418.000 y 743.000 va­ro­nes. Un por­cen­ta­je que ron­da el 5% de la po­bla­ción. En tér­mi­nos de pro­ba­bi­li­dad, las es­ta­dís­ti­cas di­cen que uno de ca­da cin­co hom­bres ma­yo­res de 50 años su­fri­rá frac­tu­ras por os­teo­po­ro­sis. En al­gu­nos paí­ses las frac­tu­ras por os­teo­po­ro­sis en el hombre ya aca­rrean más días de hos­pi­ta­li­za­ción que el cán­cer de prós­ta­ta. ¿Los hom­bres son cons­cien­tes de es­tos riesgos? Es verdad que has­ta ha­ce po­co se con­si­de­ra­ba la os­teo­po­ro­sis co­mo una pa­to­lo­gía ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­na. Por ra­zo­nes bio­ló­gi­cas. En efec­to, la es­truc­tu­ra ósea de ellos y ellas pre­sen­ta no­ta­bles di­fe­ren­cias. Ellos tie­nen unos hue­sos más gran­des y al­can­zan su ma­du­rez ósea más tar­de. Tie­nen un pi­co de ma­sa ósea ma­yor que ellas. Es pre­ci­so re­cor­dar que el hue­so no es al­go que sea es­tá­ti­co: se va de­te­rio­ran­do y se va for­man­do a lo lar­go de la vi­da. Pe­ro la can­ti­dad de hue­so nue­vo de­po­si­ta­do en la su­per­fi­cie ex­ter­na es ca­si tres ve­ces ma­yor en el hombre que en la mu­jer. Di­cho de otra ma­ne­ra, es co­mo si el hombre re­ci­bie­ra tres ca­pas nue­vas de pin­tu­ra, mien­tras que la mu­jer só­lo re­ci­be una. To­do es­to au­men­ta el ta­ma- ño del hue­so y por lo tan­to y com­pen­sa la pér­di­da del in­te­rior. Así se ex­pli­ca por­que el va­rón, apa­ren­te­men­te, es me­nos pro­cli­ve a su­frir la os­teo­po­ro­sis. Asi­mis­mo, en el ca­so de la mu­jer, con la lle­ga­da de la me­no­pau­sia, los hue­sos pierden el efec­to pro­tec­tor de las hor­mo­nas mien­tras que en el ca­so del hombre el des­cen­so hor­mo­nal es más pro­gre­si­vo, con lo que el de­te­rio­ro es me­nos evi­den­te. Cuan­do se ha­cen ma­yo­res, los dos se­xos van por di­fe­ren­tes ca­mi­nos: ellos pierden un 10% de su pi­co ma­sa ósea du­ran­te el en­ve­je­ci­mien­to, mien­tras que las mu­je­res un 30%. En can­ti­da­des, los hom­bres pierden so­la­men­te al­re­de­dor de 100 g ne­tos de cal­cio óseo en es­ta fa­se, mien­tras que las mu­je­res cer­ca de 250 g. Só­lo a par­tir de los 70 años, hom­bres y mu­je­res tien­den a per­der ma­sa ósea a la mis­ma ve­lo­ci­dad. Sin em­bar­go, es­tas ar­gu­men­ta­cio­nes no im­pi­den que los hom­bres em­pie­cen a su­frir tam­bién de es­te pro­ble­ma. El re­cien­te au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da ha sa­ca­do a la luz es­ta pa­to­lo­gía que an­tes no te­nía tiem­po ma­te­rial de ma­ni­fes­tar­se. Pe­ro vol­va­mos a las cau­sas: he­mos di­cho que el hombre, a di­fe­ren­cia de la mu­jer tie­ne el hue­so más lar­go y más an­cho. No su­fre des­plo­mes brus­cos de la hor­mo­na se­xual. ¿Por qué en­ton­ces se pro­du­ce la os­teo­po­ro­sis? Pues bien, en más de la mi­tad de los ca­sos es fru­to de al­gún tras­torno o con­di­ción que fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de la mis­ma. Los mé­di­cos ha­blan de “os­teo­po­ro­sis se­cun­da­ria”. ¿Cuá­les son es­tos fac­to­res? Uno es la ge­né­ti­ca. Si por cons­ti­tu­ción el va­rón tie­ne un ba­jo ín­di­ce de ma­sa ósea, ten­drá más po­si­bi­li­da­des de su­frir os­teo­po­ro­sis en el fu­tu­ro. Sin em­bar­go, to­da­vía no se ha es­tu­dia­do ni se tie­nen prue­bas con­clu­yen­tes de la car­ga de lo ge­nes. Al­go de in­fluen­cia pue­de te­ner, pe­ro no es una con­de­na irre­pa­ra­ble. No se ha de de­mos­tra­do que exis­ta una he­ren­cia ge­né­ti­ca co­mo tal aun­que pue­de ser un fac­tor de ries­go. Un es­ti­lo de vi­da po­co sano en cam­bio sí que afec­ta. El fu­mar, pe­ro tam­bién el be­ber en ex­ce­so. El con­su­mo de al­cohol pro­lon­ga­do y en can­ti­da­des que su­peren las tres cua­tro co­pas dia­rias pue­de aca­bar pa­san­do fac­tu­ra (sin te­ner en cuen­ta que en es­ta­do de ebrie­dad es más fá­cil su­frir caí­das). La die­ta es otro fac­tor cla­ve: un ré­gi­men ali­men­ta­rio po­bre en cal­cio a lar­go pla­zo per­ju­di­ca los hue­sos. Asi­mis­mo, la vi­ta­mi­na D es un com­pues­to im­pres­cin­di­ble del me­ta­bo­lis­mo óseo. Sin em­bar­go, no se en­cuen­tra en los ali­men­tos. Bas­ta con to­mar un po­co de sol (al­go que en nues­tro país no fal­ta) pa­ra sin­te­ti­zar­la, pe­ro cu­rio­sa­men­te, más de la mi­tad de la po­bla­ción en Es­pa­ña tie­ne dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D. La fal­ta de ejer­ci­cio y de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, no es­tar en el pe­so ade­cua­do, pa­sar lar­gas tem­po­ra­das in­mo­vi­li­za­dos tam­po­co ayu­da a for­ta­le­cer el es­que­le­to y pue­de fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de la os­teo­po­ro­sis. En cuan­to a los fac­to­res más es­pe­cí­fi­cos del hombre, cual­quier dé­fi­cit anó­ma­lo de tes­tos­te­ro­na (por ejem­plo, hi­po­go­na­dis­mo) ten­drá re­per­cu­sio­nes. De he­cho, se ha de­mos­tra­do que la ca­ren­cia a lar­go

EN EL HOMBRE, DE­TEC­TAR ES­TA PA­TO­LO­GÍA ES DI­FÍ­CIL LOS FÁR­MA­COS Y LOS ES­TU­DIOS SE CEN­TRAN EN MU­JE­RES

pla­zo de tes­tos­te­ro­na es tí­pi­ca en un 30% de los hom­bres con os­teo­po­ro­sis ver­te­bral. Asi­mis­mo, con me­nos tes­tos­te­ro­na, hay me­nos ab­sor­ción in­tes­ti­nal de cal­cio, lo que con­lle­va a una dis­mi­nu­ción de for­ma­ción ósea. Otras en­fer­me­da­des y tras­tor­nos pue­den te­ner, co­mo efec­tos se­cun­da­rios con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra los hue­sos del hombre, co­mo las al­te­ra­cio­nes de la hor­mo­na ti­roi­dea (hi­per­ti­roi­dis­mo) o tras­tor­nos del sis­te­ma in­tes­ti­nal. A es­tos hay que aña­dir los efec­tos per­ju­di­cia­les que tie­nen la asun­ción de al­gu­nos fár­ma­cos, co­mo los cor­ti­coi­des. El ha­ber to­ma­do es­tas sus­tan­cias, por vía oral y du­ran­te un pe­rio­do su­pe­rior a los tres me­ses con­tri­bu­ye a la os­teo­po­ro­sis, en­tre otras co­sas por­que los glu­co­cor­ti­coi­des a me­nu­do re­du­cen la tes­tos­te­ro­na en la san­gre. Por ello, las per­so­nas que to­man es­te ti­po de me­di­ca­men­tos (su pres­crip­ción es fre­cuen­te pa­ra pa­liar la in­fla­ma­ción en ca­sos de reu­mas, ar­tri­tis, et­cé­te­ra) de­be­rían con­sul­tar con su mé­di­co acer­ca de si me­re­ce la pe­na ha­cer pre­via­men­te aná­li­sis pa­ra com­pro­bar el es­ta­do del es­que­le­to. El he­cho de que no exis­ta una cau­sa cla­ra y di­rec­ta, sino que es­tá aso­cia­da a es­tas va­ria­bles, ha­ce que sea muy di­fí­cil de­tec­tar la os­te­po­ro­sis en el va­rón. E in­clu­so hay mu­chos mé­di­cos to­da­vía es­tán po­co acos­tum­bra­dos a dar con el pro­ble­ma. Se­gún la IOF, “en la ac­tua­li­dad, la fal­ta de con­cien­cia en la os­teo­po­ro­sis mas­cu­li­na es si­mi­lar a la fal­ta de con­cien­cia que ha­bía en las mu­je­res ha­ce 50 años”. Ego See­man, pro­fe­sor del Hos­pi­tal de Mel­bour­ne (Aus­tra­lia) y miem­bro del co­mi­té cien­tí­fi­co de es­ta ins­ti­tu­ción ase­gu­ra que “cuan­do un pa­cien­te mas­cu­lino en­tra en un con­sul­to­rio, el mé­di­co pien­sa en en­fer­me­dad car­dia­ca, pro­ble­mas de co­les­te­rol, pre­sión ar­te­rial, y, a ve­ces prós­ta­ta, cán­cer de pul­món o de in­tes­tino, pe­ro os­teo­po­ro­sis y frac­tu­ras… ¡nun­ca o ca­si nun­ca!”. “En la ac­tua­li­dad, las es­ti­ma­cio­nes apun­tan a que un ter­cio en­tre to­dos los que pa­de­cen os­teo­po­ro­sis son hom­bres. Los pro­fe­sio­na­les no tie­nen per­cep­ción de es­to. Los mis­mos mé­di­cos no pien­san, cuan­do se en­cuen­tren de­lan­te de un pa­cien­te, de que exis­te es­ta po­si­bi­li­dad”, coin­ci­de Jo­sep Blanch, del Ins­ti­tut Mu­ni­ci­pal d’In­ves­ti­ga­cions Mè­di­ques en elParc de la Sa­lut-Mar de Bar­ce­lo­na y vi­ce­pre­si­den­te de la Sociedad Es­pa­ño­la de In­ves­ti­ga­cio­nes Óseas. En la prác­ti­ca, la ma­yo­ría de los pa­cien­tes acu­den a la clí­ni­ca una vez que ya ha apa­re­ci­do la frac­tu­ra y son po­cas las oca­sio­nes en las que el diag­nós­ti­co se rea­li­za an­tes de que es­to ocu­rra. ¿La prue­ba de que nun­ca fa­lla? Si el hue­so se quie­bra sin re­ci­bir un gol­pe im­por­tan­te, en­ton­ces sig­ni­fi­ca que hay riesgos con­cre­tos de pa­de­cer os­teo­po­ro­sis. “De­lan­te de cual­quier frac­tu­ra de ba­ja ener­gía ci­né­ti­ca, es de­cir sin gran im­pac­to, tie­nes que pen­sar en la os­teo­po­ro­sis”, di­ce Blanch. Pa­ra com­pro­bar la en­ti­dad del pro­ble­ma, en­ton­ces se re­co­mien­da so­me­ter­se a una den­si­dad mi­ne­ral ósea, que me­di­rá el es­ta­do de la ar­qui­tec­tu­ra de los hue­sos. Sin em­bar­go, en el ca­so del va­rón, ha­brá que in­ter­pre­tar los da­tos de for­ma co­rrec­ta. “Los cri­te­rios diag­nós­ti­cos an­tes usa­ban cri­te­rios fe­me­ni­nos. Se ex­tra­po­la­ba y lis­to. Aho­ra se sa­be que los um­bra­les son dis­tin­tos. In­clu­so la in­ter­pre­ta­ción de una den­si­to­me­tría tie­ne pa­rá­me­tros que aho­ra es­tán sien­do más adap­ta­dos al va­rón, cuan­do an­tes el pun­to de cor­te era igual. La verdad es que el hombre es el gran ol­vi­da­do, el gran desconocido”, de­nun­cia Ma­nuel So­sa, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de las Pal­mas de Gran Ca­na­ria y mé­di­co del gru­po de tra­ba­jo de Os­teo­po­ro­sis de la Sociedad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na In­ter­na (Se­mi). En cuan­to a los po­si­bles tra­ta­mien­tos, en la me­di­da de lo po­si­ble se in­ter­vie­ne so­bre los fac­to­res ne­ga­ti­vos men­cio­na­dos an­tes. Y es­to pa­sa por in­cor­po­rar há­bi­tos de vi­da más sa­nos, (lo que ten­drá, ade­más, un efec­to pre­ven­ti­vo). Es de­cir: se deja de fu­mar, se pa­sa a be­ber con mo­de­ra­ción y se to­ma un po­co de sol (al me­nos 15 mi­nu­tos dia­rios, en la ca­ra, los bra­zos y el es­co­te an­tes de las 11 de la ma­ña­na y des­pués de las 17 h es en la ma­yor par­te de los ca­sos su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner ta­sas he­má­ti­cas de vi­ta­mi­na D ade­cua­das). Por su­pues­to, si es pre­ci­so, se pue­den to­man in­te­gra­do­res vi­ta­mí­ni­cos. Tam­bién es opor­tuno ha­cer una die­ta ri­ca en cal­cio. “Los des­na­ta­dos tam­bién tie­nen cal­cio, por lo tan­to qui­tar los lác­teos de las die­tas es un dis­pa­ra­te”, re­cuer­da Ma­nuel So­sa. En el ca­so de de­fi­cien­cia de tes­tos­te­ro­na, tam­bién se pue- den asu­mir di­chas hor­mo­nas, siem­pre te­nien­do en cuen­ta que ha­brá que vi­gi­lar las po­si­bles re­per­cu­sio­nes en la prós­ta­ta (en par­ti­cu­lar en el ca­so de su­frir hi­per­tro­fia de es­ta glán­du­la). Asi­mis­mo, se po­drán in­tro­du­cir co­rrec­ti­vos en los ni­ve­les de la ti­roi­des y ajus­tar la cu­ra­ción con cor­ti­coi­des. Co­mo norma ge­ne­ral, ha­bría que evi­tar la inac­ti­vi­dad y rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co es­pe­cí­fi­co. En es­te sen­ti­do, bas­ta­ría con ca­mi­nar una ho­ra al día. Y, en va­ro­nes ma­yo­res, se de­be­rían to­mar las me­di­das pa­ra dis­mi­nuir ries­go de caí­das (ade­cuar los es­pa­cios y el en­torno do­més­ti­co y vi­gi­lar la pre­sen­cia de es­ca­le­ra, án­gu­los, sue­los res­ba­la­di­zos et­cé­te­ra). En el res­to de ca­sos (se ha­bla de os­teo­po­ro­sis pri­ma­ria o de en­ve­je­ci­mien­to), se­rá con­ve­nien­te va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de asu­mir fár­ma­cos que ac­túen so­bre la es­truc­tu­ra ósea. Exis­ten dos ti­pos. “Los que de­tie­nen la des­truc­ción del hue­so (an­ti­rre­sor­ti­vos) y otros que fa­vo­re­cen su for­ma­ción (os­teo­for­ma­do­res). Son efi­ca­ces, por­que se con­si­gue una re­duc­ción de las frac­tu­ras de has­ta el 50%: es de­cir que el ries­go se re­du­ce la mi­tad”, ex­pli­ca Blanch. Ha­brá que ver en ca­da ca­so cuál de los dos son más re­co­men­da­bles. En es­te sen­ti­do, es­tu­dios re­cien­tes ha­cen su­po­ner que el ori­gen de la os­teo­po­ro­sis en el hombre es el opues­to al de las mu­je­res: no es tan­to el fru­to de una ma­yor des­truc­ción, sino un dé­fi­cit de for­ma­ción del mis­mo. En to­do ca­so, es im­por­tan­te se­ña­lar que gra­cias a es­tos fár­ma­cos no se vol­ve­rán a te­ner los hue­sos de la ju­ven­tud, pe­ro sí se re­cu­pe­ra en gran par­te la ar­qui­tec­tu­ra y se evi­tan fu­tu­ras frac­tu­ras. Sin em­bar­go, una vez más, tam­bién en el te­rreno far­ma­co­ló­gi­co los hom­bres pa­gan pea­je. Ma­nuel So­sa re­cuer­da que en la ac­tua­li­dad “hay do­ce fár­ma­cos apro­ba­dos pa­ra mu­je­res y só­lo cin­co pa­ra hom­bres. Ade­más, la ma­yo­ría de in­ves­ti­ga­cio­nes far­ma­céu­ti­cas se lle­van a ca­bo en el cam­po de la os­teo­po­ro­sis fe­me­ni­na, por­que hay más mer­ca­do”. En los pró­xi­mos años se anun­cia un nue­vo fár­ma­co, lla­ma­do Oda­na­ca­tib, que tie­ne efec­tos pro­me­te­do­res. Pa­ra el fu­tu­ro, tra­ta­mien­to con an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les tam­bién po­drían pro­por­cio­nar bue­nos re­sul­ta­dos. Ca­da vez más se co­no­ce me­jor la en­fer­me­dad y el he­cho de que pa­cien­tes y mé­di­cos es­tén ca­da vez más cons­cien­tes es es­pe­ran­za­dor. “Es in­ne­ga­ble que hoy te­ne­mos más ex­pec­ta­ti­vas res­pec­to a ha­ce 30 o 40 años, hay mu­chos más fár­ma­cos”, re­cal­ca Ma­nuel Díaz, mé­di­co de la Uni­dad de En­fer­me­da­des Me­ta­bó­li­cas Óseas de la Fun­da­ción Jí­me­nez Díaz de Ma­drid. Es­te ex­per­to sub­ra­ya que no hay que in­fra­va­lo­rar la os­teo­po­ro­sis, por­que “la ta­sa de mor­ta­li­dad en la frac­tu­ra de ca­de­ra au­men­ta has­ta el 30%”, se­ña­la. Y hay da­tos que in­du­cen a la re­fle­xión: un 36% de los hom­bres con frac­tu­ra de ca­de­ra mue­re en el año si­guien­te del in­gre­so. En edad avan­za­da, las per­so­nas que en­tran en un hos­pi­tal por una caí­da co­rren el ries­go de su­frir com­pli­ca­cio­nes de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, ade­más de con­traer in­fec­cio­nes y per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po in­mo­vi­li­za­do. Así que ca­be pro­cu­rar se­guir unos bue­nos há­bi­tos. Des­de hoy, que­ri­dos va­ro­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.