MER­CA­DI­LLO EN LA RED

La mi­tad de la po­bla­ción acu­de a in­ter­net pa­ra ha­llar gan­gas o des­ha­cer­se de ob­je­tos que ya no se usan. Webs y con­se­jos pa­ra te­ner pre­sen­tes

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - Tex­to Jor­di Jar­que

En una bús­que­da rá­pi­da por in­ter­net so­bre ofer­tas de co­ches de se­gun­da mano o vi­vien­das di­rec­to de par­ti­cu­la­res apa­re­cen mu­chas en­tra­das. Una prác­ti­ca que se ha ido tras­la­dan­do a otro ti­po de ob­je­tos has­ta el pun­to de que aho­ra su­pera a los men­cio­na­dos. Su­ce­de con la ro­pa, los mue­bles, la in­for­má­ti­ca y un lar­go et­cé­te­ra de pro­duc­tos de se­gun­da mano, sean ves­ti­dos de no­via o co­che­ci­tos de be­bé. De to­do. Se com­pran y se ven­den ar­tícu­los usa­dos. Un fe­nó­meno que se ex­pan­de se­gún Ra­quel García, di­rec­to­ra de estudio de la con­sul­to­ra Sim­ple Ló­gi­ca, que ha ela­bo­ra­do el in­for­me La com­pra y ven­ta de pro­duc­tos

de se­gun­da mano en Es­pa­ña. Afir­ma que la mi­tad de la po­bla­ción es­pa­ño­la lo ha­ce o lo ha he­cho en al­gún mo­men­to. Y se­gún Bea­triz To­ri­bio, res­pon­sa­ble de es­tu­dios del por­tal Se­gun­da­mano.es, el nú­me­ro de per­so­nas que bus­can, com­pran y ven­den ar­tícu­los de se­gun­da mano por in­ter­net se ha du­pli­ca­do des­de el 2008 y la ofer­ta de pro­duc­tos se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro. Ca­da mi­nu­to se po­nen a la ven­ta una me­dia de 643 ob­je­tos usa­dos y uno de ca­da tres se ven­de en me­nos de una se­ma­na. “Ha­ce unos años, com­prá­ba­mos ar­tícu­los nue­vos sin pen­sar­lo; aho­ra, esa cos­tum­bre de acu­mu­lar ha cam­bia­do y mi­ra­mos más por la sos­te­ni­bi­li­dad, por dar una se­gun­da vi­da a los ob­je­tos. De ahí ese au­ge”, ex­pli­ca Ar­kaitz Arro­yo, ge­ren­te de una de­le­ga­ción en Bilbao de eBay.com. Quien com­pra bus­ca el me­jor pre­cio, un cho­llo, o sim­ple­men­te, pre­fie­re no gas­tar­se tan­to di­ne­ro en un pro­duc­to nue­vo, sea una gui­ta­rra o un equi­po de es­quí, por po­ner dos ejem­plos. Quien ven­de ge­ne­ral­men­te in­ten­ta sa­car un di­ne­ro ex­tra de al­go que ya no uti­li­za­ba y que sen­ci­lla­men­te acu­mu­la­ba en el tras­te­ro o iba a ti­rar al con­te­ne­dor. Bea­triz To­ri­bio se­ña­la que la ca­te­go­ría en la que exis­te un ma­yor nú­me­ro de ob­je­tos usa­do en ven­ta es la de ro­pa y com­ple­men­tos (ca­si 140.000), se­gui­da de mue­bles (107.000), te­le­fo­nía (68.000), de­co­ra­ción (52.000), in­for­má­ti­ca (52.000) y li­bros y có­mics (50.000). A es­ta lis­ta le si­gue la de los ar­tícu­los re­la­cio­na­dos con ima­gen y so­ni­do (43.000), des­pués, la de bi­ci­cle­tas (44.000), con­so­las y vi­deo­jue­gos (45.000) y de­por­tes (48.000). Tam­bién se com­pran y ven­den pe­que­ños elec­tro­do­més­ti­cos y he­rra­mien­tas de bri­co­la­je. “Cual­quier pro­duc­to que te­nía­mos ol­vi­da­do en el tras­te­ro, des­de una as­pi­ra­do­ra a un ins­tru­men­to mu­si­cal, que mu­chos cree­mos que no tie­nen va­lor y sí lo tie­nen”, co­men­ta Ar­kaitz Arro­yo. El va­lor de la com­pra­ven­ta de ob­je­tos usa­dos en Es­pa­ña es de 2.300 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos del por­tal Se­gun­da­mano.es, que ade­más se­ña­la que si se in­clu­ye­sen to­dos los anun­cios pu­bli­ca­dos en la web (que in­clu­ye vi­vien­da y ne­go­cios) el va­lor de su in­ven­ta­rio del por­tal al­can­za­ría el 9% del PIB. “Las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten que los con­su­mi­do­res se pon­gan en con­tac­to con otras per­so­nas pa­ra ha­cer in­ter­cam­bios en cual­quier lu­gar y a cual­quier ho­ra. Y por otro la­do, hay una ma­yor con­cien­cia­ción res­pec­to a cuán­to con­su­mi­mos y qué con­su­mi­mos”, ex­pli­ca To­ri­bio. Ade­más, la Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) des­ta­ca que la com­pra­ven­ta de pro­duc­tos de se­gun­da mano por in­ter­net acos­tum­bra a ser rá­pi­da y sen­ci­lla. En­tre otras ven­ta­jas no es ne­ce­sa­rio des­pla­zar­se pa­ra com­prar o ven­der el pro­duc­to, se pue­de ven­der por un pre­cio más com­pe­ti­ti­vo, por­que lo ha­ce el in­tere­sa­do di­rec­ta­men­te (la tien­da no se que­da con un por­cen­ta­je de la ven­ta del pro­duc­to). Y se pue­de sa­car más par­ti­do a las ven-

tas sin im­por­tar la ciu­dad en la que se en­cuen­tre. Aun­que tam­bién hay re­ti­cen­cias. La fal­ta de tiem­po o de con­fian­za es lo que lle­va a mu­chas per­so­nas a apear­se de su in­ten­to de po­ner a la ven­ta cual­quier pro­duc­to en in­ter­net. “No va­le con col­gar el anun­cio, hay que bus­car po­si­bles com­pra­do­res, ac­tua­li­zar la in­for­ma­ción, ha­cer un se­gui­mien­to a la ven­ta”, de­ta­lla Ar­kaitz Arro­yo. Tan­to po­si­bles com­pra­do­res co­mo ven­de­do­res tam­bién tie­nen re­ce­lo de si se tra­ta de un me­dio se­gu­ro pa­ra es­te ti­po de transac­cio­nes. Des­gra­cia­da­men­te tam­bién se pro­du­cen es­ta­fas que ali­men­tan es­te re­ce­lo. “Co­mo su­ce­de en cual­quier sec­tor, un mer­ca­do en el que se mue­ven mi­llo­nes de per­so­nas ca­da mes tam­bién im­pli­ca que en oca­sio­nes pue­dan apa­re­cer cier­tos riesgos que el usua­rio pue­de evi­tar es­tan­do bien in­for­ma­do”, ad­vier­te Bea­triz To­ri­bio. Los por­ta­les de ma­yo­res transac­cio­nes son cons­cien­tes de ello, así que to­man sus me­di­das. “Ade­más de re­vi­sar to­dos los anun­cios an­tes de que se suban al por­tal, tra­ba­ja­mos en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con la policía y los di­fe­ren­tes cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, así co­mo con las prin­ci­pa­les mar­cas pa­ra de­tec­tar y eli­mi­nar cual­quier irre­gu­la­ri­dad que se pue­da pro­du­cir en nues­tro por­tal”. Si se ani­ma, só­lo le que­da es­co­ger la pla­ta­for­ma a tra­vés de la cuál va a rea­li­zar la transac­ción (ver tex­to ad­jun­to) y te­ner pre­sen­te al­gu­nas in­di­ca­cio­nes pa­ra que sea lo más fruc­tí­fe­ra po­si­ble, tan­to si quie­re com­prar co­mo ven­der. Pre­cios ex­ce­si­va­men­te ba­ra­tos, anun­cios mal tra­du­ci­dos o te­lé­fo­nos que no exis­ten son al­gu­nas de las se­ña­les de alar­ma. Si se tie­nen en cuen­ta es­ta y otras más que se ex­pli­can en el tex­to ad­jun­to, ob­ten­drán las má­xi­mas ga­ran­tías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.