¿QUÉ CREE QUE SE NE­CE­SI­TA PA­RA SER FE­LIZ EN EL TRA­BA­JO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

nar­se ad­qui­ri­dos en la in­fan­cia. “El vic­ti­mis­mo es una ac­ti­tud ma­yo­ri­ta­ria en la so­cie­dad y tie­ne que ver con la educación que se im­par­te a los ni­ños en ca­sa y en la es­cue­la; si un crío se da un gol­pe con la me­sa y llo­ra, el pa­dre, que no so­por­ta ver­le su­frir, en­se­gui­da di­ce ‘po­bre’ y acu­de a con­so­lar­le al tiem­po que da un ma­no­ta­zo a la me­sa y di­ce ‘me­sa ma­la’, y el ni­ño se edu­ca como víc­ti­ma (de la me­sa) y de ma­yor, ca­da vez que al­go le due­la, bus­ca­rá un cul­pa­ble ex­terno”, opi­na Vi­la­se­ca. Gar­cía Hue­te ex­pli­ca que to­do el mun­do, cuan­do le ocu­rre al­go, op­ta por atri­buir­lo a sí mis­mo o a los otro­so y las per­so­nas muy emo­cio­na­les tien­den a con­si­de­rarc los erro­res como al­go ex­terno y los éxi­tos al­go in­terno. “Tie­nen po­ca vi­sión de las va­ria­blesv que in­flu­yen en sus éxi­tos o fra­ca­sos, to­do lo que va mal lo po­nen fue­ra de ellos y eso no les per­mi­te con­tro­lar su com­por­ta­mien­to; si tú con­si­de­ras que eres par­te del error pue­des re­fle­xio­nar y cam­biar, pe­ro si siem­pre cul­pas a los de­más, el vic­ti­mis­mo y las que­jas se man­tie­nen”, pre­ci­sa. Pe­ro esas que­jas, ex­pli­can los psi­có­lo­gos, le­jos de so­lu­cio­nar na­da, an­clan a la per­so­na en sus pro­ble­mas. Y po­nen un ejem­plo muy cla­ri­fi­ca­dor: “Si te que­jas de que es­tás gor­do, con que­jar­te mu­cho no de­ja­rás de es­tar­lo, sino que ten­drás más an­sie­dad y co­me­rás más”. La so­lu­ción, di­cen, es pa­rar de que­jar­se y pa­sar a la ac­ción. “Se tra­ta de no dar fuer­za a las que­jas que pa­san por tu ca­be­za y cen­trar­te en po­si­bles so­lu­cio­nes a las que­jas; si te que­jas de es­tar gor­do pien­sa en es­tar delgado, plan­téa­te per­der un ki­lo, con­vén­ce­te de que es eso lo que te ape­te­ce y que por eso te ape­te­ce ele­gir un ti­po de co­mi­da y no otro”, co­men­tan los ex­per­tos.

Pe­ro cor­tar por lo sano con la qque­ja y sa­lir de la es­pi­ral vic­ti­mis­ta no es fá­cil. No es que sea com­ple­jo –bas­ta con no que­jar­se, con es­tar aten­to y cuan­do uno ve que va a la­men­tar­se, que va a uti­li­zar fra­ses del ti­po “to­do me pa­sa a mí”, “siem­pre igual”, “la cul­pa es de…”, de­te­ner­se y co­rre­gir­se–, pe­ro sí exi­ge es­fuer­zo. De en­tra­da, hay que acep­tar que uno va por la vida de víc­ti­ma y, en su lu­gar, ha de vi­vir con res­pon­sa­bi­li­dad. “Se tra­ta de ha­cer­se car­go de uno mis­mo, de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal y de­ci­dir cam­biar, y una vez de­ci­di­do pa­sar de la arro­gan­cia de creer­te que lo sa­bes to­do a la hu­mil­dad de cues­tio­nar­te la pro­pia for­ma de pen­sar, a co­no­cer­te, a dar­te cuen­ta de tus ca­ren­cias y de tus frus­tra­cio­nes, del do­lor que arras­tras, a re­fle­xio­nar so­bre qué es­tás ha­cien­do tú pa­ra cam­biar eso de lo que te que­jas, ana­li­zar en qué por­cen­ta­je eres co­rres­pon­sa­ble de ello y, en­ton­ces, to­mar de­ci­sio­nes so­bre lo que de­pen­de de ti”, ex­pli­ca Bor­ja Vi­la­se­ca. Pau Obiol ase­gu­ra que re­sul­ta de gran ayu­da ana­li­zar el pa­trón de las pro­pias que­jas, ver en qué si­tua­cio­nes se pro­du­cen, si es­tán en­fo­ca­das en un área o en otra, cuál es el ob­je­ti­vo de esa que­ja, a quién va di­ri­gi­da y qué re­sul­ta­dos es­tá dan­do, qué ma­les­tar hay en uno mis­mo que le ha­ce que se que­je. “Hay que tra­tar de des­li­gar los he­chos de las si­tua­cio­nes, de la in­ter­pre­ta­ción emo­cio­nal que le da­mos pa­ra in­ten­tar ver de for­ma más ob­je­ti­va lo que nos su­ce­de y te­ner cla­ro qué hay de­trás de esa que­ja, si el be­ne­fi­cio que se bus­ca es sen­tir­se pro­te­gi­do, exi­mir­se de res­pon­sa­bi­li­da­des, lla­mar la aten­ción…”, co­men­ta. To­da es­ta ta­rea pue­de re­sul­tar más fá­cil, se­gún En­ri­que Gar­cía Hue­te, si el aná­li­sis se ha­ce con pa­pel y lá­piz. “Los au­to­ma­tis­mos de en­fo­car­te en lo ne­ga­ti­vo y que­jar­te es­tán en la ca­be­za, así que hay que sa­car los pen­sa­mien­tos de ahí, y una bue­na ma­ne­ra es es­cri­bir to­do lo que te ha pa­sa­do du­ran­te el día, lo bueno y lo ma­lo, y fi­jar­se en lo bueno, en eso que la ca­be­za no ve; y así un día y otro, ha­cien­do un aná­li­sis lo más ob­je­ti­vo po­si­ble de lo que ocu­rre en nues­tra vida y de qué te­ne­mos y qué nos fal­ta en las cin­co gran­des áreas: la fa­mi­lia de ori­gen, la fa­mi­lia crea­da o las re­la­cio­nes afec­ti­vo-se­xua­les, los ami­gos, el ocio y los es­tu­dios o el tra­ba­jo”, re­la­ta. El si­guien­te pa­so, se­gún es­te psi­có­lo­go, es ha­cer una pla­ni­lla con lo que a uno le gus­ta y no le gus­ta de to­do eso y de uno mis­mo pa­ra rom­per con el au­to­ma­tis­mo de pen­sar to­do el día “qué por­que­ría de vida” y te­ner una vi­sión más rea­lis­ta que ten­ga en cuen­ta que tam­bién hay co­sas po­si­ti­vas. “Por úl­ti­mo, se tra­ta de co­ger la lis­ta de co­sas que no te gus­tan y ver qué pue­des mo­di­fi­car y qué no; si tie­nes un je­fe que te amar­ga, has de ver si es un je­fe tó­xi­co o es que te echa bron­cas por­que no cum­ples, por­que eso lo pue­des mo­di­fi­car; y lo no mo­di­fi­ca­ble –un je­fe tó­xi­co– obli­ga a to­mar de­ci­sio­nes, ya sea de­jar el tra­ba­jo o, si no pue­des, adap­tar­te, asu­mir que ese tra­ba­jo ade­más de ese je­fe tie­ne co­sas que te com­pen­san pa­ra re­du­cir el ma­les­tar”, sos­tie­ne. Y apun­ta una má­xi­ma a apli­car: “Si de­pen­de de ti, cám­bia­lo, y lo inevi­ta­ble, re­cí­be­lo con una son­ri­sa por­que si es inevi­ta­ble y no es mor­tal, pa­ra qué te vas a amar­gar”. Y po­ne el ejem­plo de quien se pa­sa el día en­fa­da­do y que­ján­do­se por­que su pa­re­ja es des­or­de­na­da: “Es al­go evi­ta­ble, dé­ja­la; y si ana­li­zas que hay otras co­sas de ella que te com­pen­san, en­ton­ces ¿por qué te vas a que­jar?”. “Hay gen­te amar­ga­da que vi­ve que­ján­do­se de to­do pe­ro sin dar­se cuen­ta de qué pa­pel jue­gan ellos en su vida; nos que­ja­mos de nues­tra pa­re­ja, de los hi­jos, del tra­ba­jo o de la hi­po­te­ca pe­ro ¿aca­so no so­mos no­so­tros quie­nes los he­mos ele­gi­do? Las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les son como son, pe­ro son re­sul­ta­do de de­ci­sio­nes que he­mos ido to­man­do a lo lar­go de nues­tra vida”, con­clu­ye el co­di­rec­tor del más­ter en Desa­rro­llo Per­so­nal y Li­de­raz­go de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na.

SE TRA­TA DE PEN­SAR QUÉ HA­CE UNO PA­RA CAM­BIAR ESO DE LO QUE SE QUE­JA LO QUE DE­PEN­DE DE UNO PUE­DE MO­DI­FI­CAR­SE Y PA­RA LO INEVI­TA­BLE, ADAP­TA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.