TÓ­PI­COS CON­TRA EL CAM­BIO

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

“Pa­ra qué cam­biar de tra­ba­jo si es­tu­dié al­go

to­tal­men­te dis­tin­to” El ti­po de ca­rre­ra no es tan de­ci­si­va como en el pa­sa­do. En­tre la uni­ver­si­dad y el mun­do pro­fe­sio­nal hay un mun­do. Y el desa­rro­llo de la pro­fe­sión lle­ga a ser más im­por­tan­te que la pro­pia orien­ta­ción aca­dé­mi­ca.

“No ten­go ca­pa­ci­da­des y tí­tu­los que me pi­de aho­ra el

mer­ca­do la­bo­ral” De­pen­de. Hay ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas que se pue­den ir apren­dien­do so­bre la mar­cha. Las em­pre­sas va­lo­ran tam­bién la ex­pe­rien­cia, la ac­ti­tud, la bue­na pre­dis­po­si­ción. A ve­ces in­clu­so más que el ni­vel de es­tu­dios.

“No me­re­ce la pe­na de­jar­lo to­do si no voy a ga­nar lo

mis­mo” El sueldo es im­por­tan­te, pe­ro no es lo esen­cial pa­ra la fe­li­ci­dad. Se pue­de ga­nar me­nos, pe­ro a cam­bio de te­ner más tiem­po dis­po­ni­ble, re­co­no­ci­mien­to so­cial, et­cé­te­ra. Ade­más, pue­de que al ca­bo de un tiem­po uno con­si­ga re­cu­pe­rar o in­clu­so su­pe­rar la re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca de par­ti­da. “Es in­fan­til pen­sar que voy a po­der ser fe­liz en el tra­ba­jo” Es cier­to: la fe­li­ci­dad uno de­be­ría cons­truir­la al mar­gen del tra­ba­jo: en la fa­mi­lia, las afi­cio­nes, las re­la­cio­nes. Pe­ro si uno dis­fru­ta con un em­pleo, con to­da pro­ba­bi­li­dad allí tam­bién se sen­ti­rá fe­liz. “No me atre­vo a de­jar la em­pre­sa aun­que no es­té a

gus­to. To­tal to­das son igua

les” Un tra­ba­ja­dor pue­de aguan­tar y so­por­tar más de lo que se ima­gi­na, pe­ro hay un lí­mi­te. Hay unas re­glas del jue­go y si la em­pre­sa no las cum­ple (au­sen­cia de gra­ti­fi­ca­ción, em­pleo po­co atrac­ti­vo), es­to no sig­ni­fi­ca que en otras com­pa­ñías no se ha­gan las co­sas bien o me­jor.

“Ten­go mie­do a mon­tar mi

pro­pio ne­go­cio” Na­die ha di­cho que lo ten­ga que ha­cer só­lo. Al co­mien­zo pue­de bus­car­se un so­cio. O sim­ple­men­te pa­sar­se a au­tó­no­mo.

“No sé ven­der­me, no sé ges­tio­nar mi mar­ca per­so­nal. Na­die sa­be lo bueno

que soy” To­dos tie­nen al­gu­nas vir­tu­des, in­clu­so in­vi­si­bles. Y pa­ra mos­trar­las, no siem­pre es ne­ce­sa­rio con­tár­se­las a to­dos. In­clu­so pue­de que otros es­tén ha­blan­do bien de us­ted sin que lo se­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.