EL PIANO DE LANG LANG

Pa­ra es­ta es­tre­lla mun­dial, el ins­tru­men­to es ca­si una pro­lon­ga­ción de sí mis­mo. “Es al­go muy cer­cano pa­ra mí, qui­zá mi me­jor ami­go”, con­fie­sa

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Como la ma­yo­ría de los con­cer­tis­tas de éli­te, Lang Lang (Shen­yang, 1982) se man­tie­ne fiel a Stein­way, mar­ca que elu­de los con­tra­tos de es­pon­so­ri­za­ción con los ar­tis­tas. El mú­si­co que eli­ge la fir­ma lo ha­ce por con­vic­ción, no por di­ne­ro. Tras una in­fan­cia dic­ken­sia­na en un su­bur­bio de Pe­kín ba­jo la ti­rá­ni­ca dis­ci­pli­na im­pues­ta por su pa­dre, su primer piano de co­la fue un Stein­way B. Te­nía 14 años y aca­ba­da de ser ad­mi­ti­do en la Fun­da­ción Cur­tis de Fi­la­del­fia. El ma­jes­tuo­so ins­tru­men­to pre­si­día el sa­lón del apar­ta­men­to ce­di­do por la re­co­no­ci­da ins­ti­tu­ción pa­ra am­pliar sus es­tu­dios. “Fue un mo­men­to muy im­por­tan­te pa­ra mí, me sen­tía en un sue­ño”, re­me­mo­ra. El idi­lio con Stein­way con­ti­nuó. La mar­ca bau­ti­zó en su ho­nor un piano de co­la pen­sa­do pa­ra los in­tér­pre­tes más pre­co­ces. Un re­co­no­ci­mien­to a la la­bor pe­da­gó­gi­ca y de di­fu­sión de la mú­si­ca clá­si­ca que rea­li­za el vir­tuo­so, cu­yo co­ra­zón si­gue sien­do el de un ni­ño. Uno de los ob­je­tos que siem­pre lle­va en su ma­le­ta es un ju­gue­te. “Un trans­for­mer que me ofre­cie­ron mis pa­dres. Me trae bue­nos re­cuer­dos, me ha­ce sen­tir­me cer­ca de ca­sa”, re­ve­la. Lo re­ci­bió a los cin­co años, an­tes de que, a los nue­ve, su pa­dre de­ja­ra su em­pleo de po­li­cía pa­ra acom­pa­ñar­le a Pe­kín mien­tras su ma­dre se que­da­ba en Shen­yang tra­ba­jan­do. Y an­tes de abor­dar tiem­pos muy du­ros, en los que, tras ser re­cha­za­do por “fal­ta de ta­len­to” pa­ra en­trar en el Con­ser­va­to­rio, su pa­dre le ins­tó a qui­tar­se la vida, como ex­pli­ca en su au­to­bio­gra­fía Lang Lang, un via­je de mi­les de ki­ló­me­tros (Alba). Los días os­cu­ros que­da­ron atrás, pe­ro el ge­nio no ol­vi­da de don­de vie­ne. Apar­te del trans­for­mer, en­tre sus amu­le­tos fi­gu­ra una pin­tu­ra de su ami­go ti­be­tano Niang Ben, maes­tro de Tang­ka (ar­te tra­di­cio­nal re­li­gio­so). “La hi­zo es­pe­cial­men­te pa­ra que pu­die­ra lle­var­la en el bol­si­llo, es al­go muy es­pi­ri­tual, me apor­ta paz”, sos­tie­ne. Pe­ro ni ha­blar de mos­trar sus ob­je­tos fe­ti­che a la cá­ma­ra. “Per­de­rían la ma­gia. Soy orien­tal y creo en es­tas co­sas”, se dis­cul­pa.

Tex­to Elian­ne Ros Fo­to Ana Ji­mé­nez

HIMNO Lang Lang to­có en el Stein­way & So­ns ‘D’ que Mun­do De­por­ti­vo dis­pu­so pa­ra él en el cam­po del Ba­rça. Fan del club, el pia­nis­ta in­ter­pre­tó el himno cu­lé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.