En la ho­ra del adiós: ‘ES’ pa­ra siem­pre

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

No es fá­cil de­cir adiós. So­bre to­do cuan­do se quie­re y uno se sien­te que­ri­do. ES quie­re y se sien­te que­ri­do por to­dos los lec­to­res que lo han he­cho su­yo des­de aquel 6 de oc­tu­bre de 2007 que en­tró en sus ho­ga­res como el su­ple­men­to de los sá­ba­dos de La

Van­guar­dia. 383 se­ma­nas des­púes, ES des­apa­re­ce­rá. Es­te que tie­ne en sus ma­nos es el úl­ti­mo ejem­plar. En la ho­ra del adiós, ES quie­re re­cor­dar su fi­lo­so­fía, pa­ra que aun­que ya no es­té, us­te­des, sus fie­les ami­gos, la man­ten­gan vi­va. Na­ció como una re­vis­ta que pre­ten­día su­mar, no res­tar; con la as­pi­ra­ción de gus­tar a to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia y, des­de la hu­mil­dad, apor­tar ideas pa­ra abor­dar la vida en po­si­ti­vo; qui­so ver la bo­te­lla me­dio lle­na, y nun­ca me­dio va­cía... No sa­be­mos si lo con­si­guió. Lo que sí sa­be­mos es que lo­gró abrir­se un hue­co en las apre­ta­das agen­das de los lec­to­res y que su vis­ta des­can­só en­tre sus pá­gi­nas. En es­te, su úl­ti­mo nú­me­ro, el te­ma de por­ta­da es un vol­ver a em­pe­zar y rein­ven­tar la vida. Ha si­do pura ca­sua­li­dad que coin­ci­da con el fin de ES. Pe­ro res­pi­ra, como no po­día ser de otra ma­ne­ra, con el es­pí­ri­tu fun­da­cio­nal del hoy to­da­vía su­ple­men­to de los sá­ba­dos de La Van­guar­dia. En la ho­ra del adiós, man­tén­gan­lo vi­vo. Gra­cias. ES pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.