¿ Y si es­to no es lo mío?

La du­da ham­le­tia­na vuel­ve de for­ma pe­rió­di­ca ca­da vez que em­pie­za el año: “¿Y si me hu­bie­ra equi­vo­ca­do de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?, ¿y si es­to no es lo mío?, ¿no de­be­ría ha­ber­me de­di­ca­do a otra co­sa?” Nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra cam­biar Siem­pre que...

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - POR­TA­DA CRIS­TI­NA RECHE (FO­TO), GEOR­GI­NA MIRET Y ROSA MUNDET (IDEA Y CON­CEP­TO)

A ve­ces uno se da cuen­ta de que se ha equi­vo­ca­do de tra­ba­jo, lo cual pue­de ser una de­cep­ción, pe­ro tam­bién li­be­ra­dor. Nun­ca es tar­de pa­ra cam­biar

Pá­re­se un se­gun­do. Y há­ga­se la pre­gun­ta .¿A us­ted le gus­ta el tra­ba­jo que ha­ce? ¿Al­gu­na vez se ha plan­tea­do cam­biar? La du­da si­gue ron­dan­do en la ca­be­za a más de uno. Una en­cues­ta de Ga­llup pu­bli­ca­da en The Was­hing­ton Post (2003) re­ve­la­ba que al 87% de los em­plea­dos de to­do el mun­do no le gus­ta­ba ir a tra­ba­jar ni se sen­tían com­pro­me­ti­dos con sus em­pleos. “Des­gra­cia­da­men­te, cuan­do ha­bla­mos de la pro­fe­sión, la gen­te no ha­ce lo que quie­re, en lí­neas muy ge­ne­ra­les. Tú eli­ges un cier­to ca­mino, pe­ro las cir­cuns­tan­cias al fi­nal te lle­van a otra par­te. Y la vida la­bo­ral no te pro­por­cio­na opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer es­tas re­fle­xio­nes”, sub­ra­ya Ri­card Al­fa­ro, pre­si­den­te de AEDIPE (Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Di­rec­ción y Desa­rro­llo de Per­so­nas) Ca­ta­lun­ya. Se­gún Ro­bins Shar­ma, ex­per­to en li­de­raz­go per­so­nal, “ejer­cer la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­rrec­ta es una de las me­jo­res ben­di­cio­nes pa­ra tu vida; la equi­vo­ca­da, una de las peo­res mal­di­cio­nes. Sin em­bar­go, hay los que se dan cuen­ta de que no le gus­ta su tra­ba­jo, ni les des­pier­ta su pa­sión, ni les da sa­tis­fac­ción, sino que re­pre­sen­ta una car­ga y, pe­se a ello, se re­sig­nan y la ejer­cen; to­tal es lo que tie­nen. Pien­san: ¿qué van a de­cir mis ami­gos y mis fa­mi­lia­res? Y no aban­do­nan su pues­to”. Se atri­bu­ye a Con­fu­cio la si­guien­te fra­se: Es­co­ge un tra­ba­jo que te gus­te y no tra­ba­ja­rás ni un so­lo día de tu vida”. Pe­ro no to­dos acier­tan. Y van ti­ran­do, cuan­do, como di­ce Shar­ma, “los que me­jor so­bre­vi­ven son aque­llos que pien­san más en lo que van a ga­nar por el cam­bio en lu­gar de que los que se fi­jan en lo que van a per­der.”. ¿Y en Es­pa­ña? En con­tra de la ten­den­cia do­mi­nan­te, los tra­ba­ja­do­res pa­re­cen con­ten­tos. El es­tu­dio más re­cien­te es el lle­va­do a ca­bo por la con­sul­to­ra Adec­co, se­gún el cual ca­si ocho de ca­da diez es­pa- ño­les se sien­ten fe­li­ces en su pro­fe­sión. No obs­tan­te, los da­tos no tie­nen que lle­var al en­ga­ño. La fe­li­ci­dad en el pues­to de tra­ba­jo, en nues­tro país, se­ría mu­cho de fa­cha­da. “Hay una cier­ta dis­tor­sión. Con la cri­sis, mu­chos pien­san que só­lo con te­ner tra­ba­jo se sien­ten fe­li­ces”, pun­tua­li­za Mar­ga­ri­ta Ál­va­rez, di­rec­to­ra de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción de Adec­co. “Yo creo que en ge­ne­ral la gen­te sim­ple­men­te se con­for­ma con lo que tie­ne. De he­cho hay un dato in­di­ca­ti­vo: con la cri­sis ha ba­ja­do el ab­sen­tis­mo, por mie­do a per­der el em­pleo”, aña­de Con­sue­lo Cas­ti­lla, pre­si­den­ta de MC Aso­cia­dos, con­sul­to­ra de bús­que­da de di­rec­ti­vos y orien­ta­ción de ca­rre­ras. Por otra par­te, el in­for­me de Adec­co apun­ta da­tos re­ve­la­do­res. Uno de ellos es que el nú­me­ro más al­to de tra­ba­ja­do­res fe­li­ces se en­cuen­tra en aque­llas pro­fe­sio­nes con­si­de­ra­das como vo­ca­cio­na­les: maes­tros, pe­rio­dis­tas, mé­di­cos. Has­ta aquí, com­pren­si­ble. Se su­po­ne que es­te co­lec­ti­vo ha­ce lo que le gus­ta. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, los españoles cu­rio­sa­men­te mi­ti­fi­can al­gu­nos ofi­cios. A la pre­gun­ta de quie­nes creen que son los pro­fe­sio­na­les fe­li­ces, res­pon­den “ar­tis­tas, de­por­tis­tas, ar­queó­lo­gos, fo­tó­gra­fos”. Lás­ti­ma que los di­rec­tos in­tere­sa­dos no sean de la mis­ma opi­nión. Es­ta di­so­nan­cia re­fle­ja al­gu­nos tó­pi­cos o ideas ilu­so­rias so­bre las ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, que no siem­pre co­rres­pon­den a la reali­dad. “Mag­ni­fi­ca­mos lo de fue­ra y des­pre­cia­mos lo que te­ne­mos”, di­ce Ál­va­rez. Pues bien, ¿a par­tir de cuán­do el sim­ple ma­les­tar en el tra­ba­jo se con­vier­te en una se­ñal de alar­ma de que tal vez hay que cam­biar de rum­bo? Es al­go muy sub­je­ti­vo y di­fí­cil de es­ta­ble­cer. No obs­tan­te el pro­fe­sor del Iese Mi­guel Án­gel Ari­ño in­vi­ta a no con­fun­dir­se. “La fal­ta de mo­ti­va­ción no ne-

ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que te has equi­vo­ca­do de pro­fe­sión. El tra­ba­jo no es al­go per­fec­to. De­pen­de de las ex­pe­rien­cias que ten­gas y del ám­bi­to la­bo­ral, pe­ro es muy nor­mal que el en­torno no sea óp­ti­mo. Uno tie­ne que sa­ber dón­de se me­te”, avi­sa. Mag­da­le­na Ál­va­rez coin­ci­de. “Lo me­jor que po­da­mos ha­cer es en­con­trar la vo­ca­ción en aque­llas co­sas que te gus­tan de tu tra­ba­jo. El ‘en el fon­do siem­pre me qui­se de­di­car a es­to’ es vá­li­do, pe­ro sue­le ha­ber al­go bueno en ca­da ofi­cio. ¿Un ejem­plo? Un buen ejer­ci­cio con­sis­te ha­cer una lis­ta de co­sas pa­ra que otras per­so­nas se que­den con tu tra­ba­jo. Apa­re­ce­rán ele­men­tos sor­pren­den­tes. Por ello, yo di­go siem­pre: an­tes de rein­ven­tar­te, mi­ra si hay al­go que te en­gan­cha en lo que es­tás ha­cien­do”. En­ton­ces, ¿cam­biar o no cam­biar? “La ca­rre­ra pro­fe­sio­nal es un ci­clo que du­ra años”, ma­ti­za Ri­card Al­fa­ro. “Los cam­bios es­tán re­la­cio­na­dos con las fa­ses vi­ta­les de ca­da uno. Hay ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les vin­cu­la­das al 100% con lo es­tu­dios, te vas en­ca­si­llan­do, lue­go mon­tas una fa­mi­lia, la hi­po­te­ca y to­do es­to te va fre­nan­do”. Por ello, es­te ex­per­to en­tien­de que no to­dos es­tén dis­pues­tos a dar el pa­so. “Se tra­ta de sa­lir de un en­torno de se­gu­ri­dad. El pro­ble­ma pue­de ser de di­fe­ren­te ori­gen: des­de su­pe­rar víncu­los bu­ro­crá­ti­cos has­ta có­mo con­se­guir fi­nan­cia­ción. En­ton­ces es cuan­do apa­re­ce el mie­do pe­re­zo­so. Pa­ra rein­ven­tar­se hay que te­ner un pun­to de lo­cu­ra, pe­ro tam­bién de ex­pe­rien­cia”, di­ce. En efec­to, el fac­tor edad es otra va­ria­ble a te­ner en cuen­ta. “Si cam­bias de tra­ba­jo muy jo­ven, ten­drás mu­cho em­pu­je pe­ro po­co sen­ti­do co­mún. Por en­ci­ma de la in­tui­ción es­tá el co­no­ci­mien­to y el sa­ber, pe­ro es­to se al­can­za en edad ma­du­ra. El pro­ble­ma es que en es­ta fa­se, en los 50, es muy com­pli-

EL MA­LES­TAR NO ES UN MO­TI­VO SU­FI­CIEN­TE PA­RA CAM­BIAR

ca­do por las mo­chi­las que lle­vas y en­ton­ces más que mon­tar ne­go­cios, las per­so­nas se ha­cen au­tó­no­mos”, sub­ra­ya Al­fa­ro. “Es ver­dad que a los cin­cuen­ta tie­nes más co­no­ci­mien­to, pe­ro tam­bién me­nos po­si­bi­li­da­des de cam­biar. La gen­te vie­ne con sa­la­rios muy al­tos. Con po­si­ción de al­to ni­vel.”, opi­na Con­sue­lo Cas­ti­lla. El fac­tor eco­nó­mi­co es un ar­gu­men­to de pe­so pa­ra jus­ti­fi­car el cam­bio. Pe­ro no siem­pre. Y no como an­tes. “Lo in­tere­san­te es que es­tas per­so­nas, si tie­nen que sa­cri­fi­car par­te eco­nó­mi­ca, es­tán dis­pues­tos a ha­cer­lo”. De he­cho, aho­ra cam­biar de ofi­cio pa­ra ga­nar más no es siem­pre un mo­ti­vo su­fi­cien­te, por lo me­nos en las cla­ses me­dias. “An­tes se da­ba mu­cha más im­por­tan­cia al sueldo, aho­ra se va­lo­ra más el am­bien­te de tra­ba­jo. Hay gen­te que di­ce: ‘Es cier­to, a lo me­jor no es mi vo­ca­ción, ni co­bro el me­jor sa­la­rio. Pe­ro por lo me­nos me lo pa­so bien con los co­le­gas de pro­fe­sión’. Es como si uno se aga­rra­ra a al­go”, re­co­no­ce la di­rec­ti­va de Adec­co. Tam­bién ad­vier­te: “Cam­biar de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal hoy por hoy es un lu­jo. Cam­bian los que pue­dan. Por­que los que son me­nos fe­li­ces en sus pues­tos dis­po­nen de me­nos re­cur­sos de for­ma­ción y tam­bién me­nos po­si­bi­li­da­des pa­ra cam­biar. La gen­te más cas­ti­ga­da la­men­ta­ble­men­te es la que me­nos pue­de rein­ven­tar­se”, con­clu­ye Ál­va­rez. Si se de­ci­de dar el pa­so y se op­ta por em­pren­der el que –se su­po­ne- fue des­de siem­pre el tra­ba­jo de nues­tra vida, en­ton­ces Al­fa­ro re­co­mien­da ser pru­den­tes, res­pon­sa­bles y rea­lis­tas. “Es­tu­dia y ana­li­za el mer­ca­do, ha­cia don­de quie­res ir. Haz nú­me­ros, món­ta­te un plan de ne­go­cios, va­lo­ra en el pro­yec­to las al­ter­na­ti­vas po­si­bles y los cos­tes. Y ro­déa­te de bue­na gen­te me­jor que tú o que sean en to­do ca­so so­cios ex­pe­ri­men­ta­dos”. “Mi con­se­jo es in­fór­ma­te bien, bús­ca­te al­guien que te acon­se­je pa­ra ver lo que te fal­ta. Sé rea­lis­ta con tus pre­ten­sio­nes. Por­que no vas a po­der dar lo que no pue­des dar. Y no te des­in­fles, ten fuer­zas pa­ra lle­var­lo has­ta el fi­nal”, su­gie­re Con­sue­lo Cas­ti­lla. Hoy por hoy se dan ca­da vez más ca­sos de que per­so­nas que de­ci­den con­ver­tir su hobby en pro­fe­sión. Una op­ción que tie­ne sus ries­gos. “Aún así, es­tu­dia al­go pa­ra cen­trar el fo­co, por­que te fal­ta el sa­ber ges­tio­nar es­te hobby”, in­di­ca Ri­card Al­fa­ro. Que po­ne el si­guien­te ejem­plo: “A lo me­jor te gus­ta na­ve­gar, quie­res de­jar tu tra­ba­jo ru­ti­na­rio y mon­tar una em­pre­sa de chár­ter náu­ti­co. Bien. Pe­ro de­be­rás do­cu­men­tar­te so­bre de­re­cho del tra­ba­jo, los idio­mas que se ne­ce­si­tan, as­pec­tos fis­ca­les, téc­ni­cas de ven­ta. Na­die tie­ne ta­len­to in­na­to pa­ra el

ma­na­ge­ment. Los as­pec­tos or­ga­ni­za­ti­vos son muy im­por­tan­tes y hay que pre­pa­rar­se. To­do es­to mar­ca el pun­to de in­fle­xión en­tre el éxi­to y el fra­ca­so”, ex­pli­ca Al­fa­ro. “Hay mu­chos que se di­cen ‘voy a mon­tar un chi­rin­gui­to por mi cuen­ta’, pe­ro si no tie­nes ex­pe­rien­cia te pue­des es­tre­llar”, aña­de. En es­te sen­ti­do, el pro­fe­sor Ari­ño ad­vier­te con­tra los fá­ci­les en­tu­sias­mos, en par­ti­cu­lar de aque­llas per­so­nas que es­tán dis­pues­tas a de­jar­lo to­do pa­ra, fi­nal­men­te, de­di­car­se al “tra­ba­jo de sus sue­ños”. “Es­co­ger frí­vo­la­men­te una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal sin es­tu­diar a fon­do lo que sig­ni­fi­ca es un gran error. Pa­ra con­se­guir el éxi­to pro­fe­sio­nal hay que es­tar dis­pues­to a es­for­zar­se. De otra ma­ne­ra, cual­quier ofi­cio que uno ha­ga di­fí­cil­men­te te va a gus­tar. Hay que ser cons­cien­te de que hay que tra­ba­jar in­ten­sa­men­te pa­ra lo­grar lo que uno quie­re. Si no aca­ba­rás frus­tra­do y en cual­quier ám­bi­to. Y ojo: el ser pro­fe­sio­nal no tie­ne na­da que ver con de­di­car­se a tu hobby pa­ra vi­vir”. Pa­ra Ari­ño, “ti­rar­se a la pis­ci­na si­guien­do la in­tui­ción es al­go que es re­co­men­da­ble só­lo si la per­so­na es ex­pe­ri­men­ta­da y cuen­ta con ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les idó­neas. En el res­to de ca­sos, se co­rre el ries­go de lan­zar­se en co­sas por en­ci­ma de nues­tras ca­pa­ci­da­des só­lo por­que es­te­mos abu­rri­dos, cuan­do uno tie­ne que in­for­mar­se so­bre có­mo va a ser la al­ter­na­ti­va que se va­ya a es­co­ger”. “La gen­te siem­pre re­pi­te lo mis­mo: hay que ser em­pren­de­dor, hay que emi­grar al ex­tran­je­ro a tra­ba­jar. Pe­ro te­ne­mos que sa­ber dón­de va­mos, con quién nos va­mos a en­con­trar y có­mo nos va­mos. Es ne­ce­sa­rio co­no­cer el sec­tor de des­tino e in­for­mar­se; te­ner en cuen­ta que son muy im­por­tan­tes los apo­yos, quién te pue­de re­co­men­dar y ayu­dar. Hay que pre­pa­rar­se a es­ta si­tua­ción psi­co­ló­gi­ca­men­te”, ex­po­nía al dia­rio Ex­pan­sión Jo­sé Ma­ría Ga­sa­lla, pro­fe­sor de Deus­to Bu­si­ness School. Aún así, hay los que no se rin­den. Con­sue­lo Cas­ti­lla cons­ta­ta que en el mer­ca­do la­bo­ral por un la­do hay los que sa­len de su sec­tor en cri­sis y que bus­can al­ter­na­ti­vas: por ejem­plo, ha­cen un pos­gra­do y de­ci­den se­guir un plan­tea­mien­to di­fe­ren­te. Lue­go hay los que es­tán en cri­sis, pe­ro más que sec­to­rial, per­so­nal: los muy que­ma­dos, har­tos de ha­cer siem­pre lo mis­mo... “A es­tos es como si les lle­ga­ra, des­pués de años la ilu­mi­na­ción tar­día. Así, he­mos vis­to a in­ge­nie­ros o apa­re­ja­do­res que han op­ta­do por la par­te más co­mer­cial o de ase­so­ra­mien­to que eli­gen cam­pos más crea­ti­vos”. ¿La ma­yor di­fi­cul­tad? Con­ven­cer a las em­pre­sas. “A di­fe­ren­cia de Ho­lan­da o In­gla­te­rra, aquí es to­do muy en­do­gá­mi­co. En otros paí­ses hay más po­si­bi­li­da­des de que te co­jan si vie­nes de áreas di­fe­ren­tes”. Ri­card Al­fa­ro tam­bién di­ce

CON­VER­TIR EL HOBBY EN PRO­FE­SIÓN SU­PO­NE CO­RRER RIES­GOS HOY LOS ES­TU­DIOS NO VIN­CU­LAN PA­RA SIEM­PRE A UN OFI­CIO

que “el pro­ble­ma es que aquí las com­pa­ñías son muy con­ser­va­do­ras. Se arries­gan po­co, apues­tan so­bre va­lor se­gu­ro. Y to­da­vía son al­go rea­cias a fi­char a al­guien que vie­ne de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal di­fe­ren­te de la ha­bi­tual o de la con­ven­cio­nal”. De he­cho, has­ta aho­ra una de las prin­ci­pa­les ob­je­cio­nes pa­ra no cam­biar de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal era que, si se ha­bían ele­gi­do unos es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, és­tos ya te­nían mar­ca­do el ca­mino. Pue­de que al­gu­nos na­cie­ron pa­ra ejer­cer un ofi­cio, pe­ro la idea do­mi­nan­te era que la for­ma­ción era la que man­da­ba e in­fluía y que, una vez es­co­gi­da una op­ción, era muy pro­ble­má­ti­co dar mar­cha atrás. Es­te ar­gu­men­to si­gue sien­do vá­li­do, pe­ro só­lo has­ta un cier­to pun­to. An­tes uno ele­gía de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, en ca­so de no te­ner una cla­ra vo­ca­ción (o in­clu­so te­nién­do­la) ba­jo la pre­sión in­du­ci­da de los pa­dres. Era en mu­chos ca­sos una de­ci­sión tem­pra­na, fru­to una pre­de­ter­mi­na­ción fa­mi­liar. Los jó­ve­nes no te­nían in­for­ma­ción, ha­bía po­ca li­ber­tad pa­ra ele­gir. Y era una elec­ción tras­cen­den­tal, por­que ape­nas ha­bía mo­vi­li­dad, uno se ju­bi­la­ba ha­cien­do lo que ha­bía em­pe­za­do. En es­te sen­ti­do, ca­rre­ra y pro­fe­sión eran es­tre­cha­men­te vin­cu­la­das: los es­tu­dios eran de­ter­mi­nan­tes pa­ra de­fi­nir una pro­fe­sión que se ejer­ce­ría a lo lar­go de to­da la vida. Aho­ra el cua­dro ha cam­bia­do. La tra­di­ción fa­mi­liar ya no tie­ne el pe­so que te­nía. La de­ci­sión de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, li­bre, es tar­día, so­bre­ve­ni­da y al­gu­nos ca­sos, im­pro­vi­sa­da. Pe­ro –y ahí es la gran no­ve­dad– po­co im­por­ta, por­que la re­la­ción en­tre es­tu­dios y pro­fe­sión se ha di­lui­do: uno pue­de ha­cer una ca­rre­ra y de­di­car­se a pro­fe­sio­nes di­fe­ren­tes. Por ello, to­mar una de­ci­sión equi­vo­ca­da hoy ya no es un error que sea siem­pre irre­ver­si­ble. Al con­tra­rio. Las em­pre­sas (len­ta­men­te) em­pie­zan po­co a po­co a va­lo­rar, ade­más de los es­tu­dios, de las no­tas o de los car­gos, el es­ti­lo per­so­nal, la ac­ti­tud, el his­to­rial de ex­pe­rien­cia no pro­fe­sio­na­les y no aca­dé­mi­cas. Cam­biar de orien­ta­ción la­bo­ral nun­ca ha si­do tan fá­cil como aho­ra. ¿Por qué en­ton­ces no ha­cer­lo?

QUIÉ­NES CREE QUE SON LOS PRO­FE­SIO­NA­LES MÁS FE­LI­CES

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.