Fan­tasmeo del si­glo XXI

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

An­tes se ha­bla­ba del

fan­tasmeo, aho­ra la pa­la­bra pa­ra ha­blar de es­te ti­po de ac­ti­tu­des, so­bre to­do es­té­ti­cas, es el postureo

Siem­pre ha ha­bi­do gen­te que ha he­cho el fan­tas­ma o el cul­tu­re­ta... pe­ro las re­des so­cia­les les han da­do alas y nue­vas opor­tu­ni­da­des. Son tiem­pos de posturear...

To­da­vía no tie­ne re­gis­tro en los dic­cio­na­rios. Y aun­que se tra­ta de un neo­lo­gis­mo muy re­cien­te acu­ña­do y usa­do so­bre to­do en el con­tex­to de las re­des so­cia­les, lo que aho­ra se co­no­ce como postureo no es na­da nue­vo. “Son for­mas de com­por­ta­mien­to y de po­se, más por ima­gen o por las apa­rien­cias que por una ver­da­de­ra mo­ti­va­ción. Es un ex­hi­bi­cio­nis­mo que re­quie­re pú­bli­co. Se prac­ti­ca en una “pla­za pú­bli­ca”, lo que im­pli­ca que se tra­ta de que te vean el ma­yor nú­me­ro de per­so­nas po­si­bles. Sin ese pú­bli­co re­que­ri­do, no ten­dría sen­ti­do el postureo”. Así es como de­fi­ne es­te tér­mino que se ha co­la­do en el len­gua­je po­pu­lar una de sus prin­ci­pa­les res- pon­sa­bles. Se tra­ta de La Mo­der­na de Pue­blo. Por su­pues­to que no se lla­ma así. Ella tam­bién jue­ga al postureo. De­trás de es­te pro­vo­ca­dor nom­bre es­tá Ra­quel Cór­co­les. Ella in­ven­tó su ál­ter ego pa­ra un con­cur­so, que ga­nó, y en tiem­po ré­cord ge­ne­ró un fe­nó­meno de ma­sas en in­ter­net (Mo­der­na­de­pue­blo.com y aho­ra su tien­da vir­tual Shop.mo­der­na­de­pue­blo.com). El ca­so es que cuen­ta con más de 200.000 se­gui­do­res en Fa­ce­book, ade­más de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do Soy de pue­blo (EDT), la pre­sen­ta­ción del per­so­na­je y Los ca­pu­llos no re­ga­lan flo­res (Lu­men) pa­ra lue­go se­guir con Cool­tu­re­ta, don­de si­gue pro­fun­di­zan­do en el com­por­ta­mien­to de los re­yes del postureo. “Al­gu­nos coolturetas lle­va­ban an­tes el li­bro de­ba­jo del bra­zo y era fá­cil dis­tin­guir­los. Aho­ra don­de no pue­den di­si­mu­lar es en Fa­ce­book, por­que cuel­gan una fo­to del li­bro que se han leí­do con el co­men­ta­rio im­pres­cin­di­ble”, se ríe Cór­co­les. Que ade­más des­cri­be que son per­so­na­jes ca­pa­ces de “lan­zar­se en pa­rra­fa­das de cua­ren­ta lí­neas en Fa­ce­book o de­cir que lo le­yó con ca­tor­ce años, cuan­do al­guien ha­bla de un li­bro. Siem­pre dan­do la sen­sa­ción de que es­tá in­dig­na­do...”. Pe­ro posturear no es só­lo ha­cer­se el leí­do. Va mu­cho, mu­chí­si­mo más allá. En es­to es una ex­per­ta Pau­la San­cho, una de las crea­do­ras de las cuen­tas de Twit­ter @pos­tu­reo_, don­de mi­les de per­so­nas si­guen con sen­ti­do del hu­mor lo que ellos en­tien­den por es­ta for­mu­la­ción. Es la nue­va ma­ne­ra de re­fe­rir­se al “fan­tas­ma de to­da la vida”, de ha­blar del ex­hi­bi­cio­nis­mo, del apa­ren­tar, del vi­vir de ca­ra a la ga­le­ría pa­ra “ser el más” y mue­ve al día más de 1.500 tuits con ese hash­tag. To­do un fe­nó­meno que, al fi­nal, se ha con­ver­ti­do tam­bién en un li­bro al uso. Se tra­ta de # Postureo. El li­bro, de edi­to­rial Pla­ne­ta, don­de la va­len­cia­na Pau­la San­cho des­cri­be las pos­tu­ras más tí­pi­cas del postureo, acom­pa­ña­das por las vi­ñe­tas de Ele­na

Éper. ¿Ejem­plos de postureo más ha­bi­tua­les? Los que quie­ran. Des­de can­tar una can­ción en in­glés sin te­ner muy cla­ro lo que es­tás di­cien­do a leer Nietzs­che en la pla­ya. Lla­mar ok­to­ber­fest a to­da fies­ta don­de ha­ya cer­ve­za o ha­cer una fo­to con la ré­flex más ca­ra pa­ra pa­sar­la lue­go al mó­vil y su­bir­la a Ins­ta­gram. Son ac­ti­tu­des, por lo ge­ne­ral, que se han vis­to siem­pre como le­van­tar el ca­pó del co­che y exa­mi­nar el mo­tor aun­que no ten­gas ni idea de me­cá­ni­ca. In­clu­so dis­cu­tir con tu me­jor ami­go y que pa­rez­ca una cri­sis ma­tri­mo­nial. El es­cri­tor Jo­sé Luis Orihue­la, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y ex­per­to en el im­pac­to de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca so­bre los me­dios y los mo­dos de co­mu­ni­ca­ción (“in­ten­to en­ten­der y ex­pli­car có­mo y por qué cam­bian los me­dios”, ex­pli­ca), des­cri­be en el blog eCua­derno que el postureo ha to­ma­do im­pul­so en la red por la ne­ce­si­dad de quie­nes lo prac­ti­can de “com­par­tir frag­men­tos de nues­tra vida en las re­des so­cia­les que aca­ban construyen­do un per­so­na­je ba­sa­do en re­ta­zos que son nues­tra iden­ti­dad vir­tual”. Lo im­por­tan­te pa­ra quien prac­ti­ca postureo en la red es “re­ci­bir al­gún ti­po de feed­back”. Y el pro­ble­ma lle­ga cuan­do la bús­que­da de re­co­no­ci­mien­to se con­vier­te en la fi­na­li­dad del ac­to co­mu­ni­ca­ti­vo. Hay una cre­cien­te de­pen­den­cia de la apro­ba­ción de los de­más en las re­des so­cia­les, que pue­de vol­ver­se pa­to­ló­gi­ca. Ni si­quie­ra eso es nue­vo. La po­pu­la­ri­za­ción de los blogs a fi­na­les de los no­ven­ta ya im­pul­só a mu­chos blo­ge­ros a re­ga­lar con­te­ni­dos a cam­bio úni­ca­men­te de la apro­ba­ción y el re­co­no­ci­mien­to. Só­lo es­pe­ra­ban eso, ser aplau­di­dos. Lue­go se aña­dió el boom di­gi­tal en que “to­do em­pe­zó como ex­hi­bi­cio­nis­mo pro­vin­ciano y desem­bo­có en to­do lo que es aho­ra” di­cen los ex­per­tos des­de @pos­tu­reo_. “No es na­da ma­lo. A to­dos nos gus­ta gus­tar, desea­mos con­ver­tir­nos en al­guien es­pe­cial pa­ra la gen­te que ad­mi­ra­mos y de ahí es­ta bús­que­da y es­ta crea­ción de la ima­gen que que­re­mos pro­yec­tar de no­so­tros mis­mos”, aña­de el pro­fe­sor. Se tra­ta de un jue­go que es bueno, mien­tras sea eso, un jue­go. Só­lo se con­vier­te en un pro­ble­ma cuan­do de jue­go pa­sa a adic­ción. Da­do que el postureo ha exis­ti­do siem­pre (ir al si­tio de mo­da pa­ra de­jar­se ver, la fas­ci­na­ción que pro­du­cen los ape­lli­dos com­pues­tos, la tí­pi­ca fra­se de ‘yo só­lo acom­pa­ñé a mi ami­ga a ha­cer un cas­ting pe­ro me eli­gie­ron a mí’, ha­cer­se un mo­ño con el lá­piz o lla­mar sprin­gb­reak a las va­ca­cio­nes de se­ma­na san­ta…) lo cu­rio­so es por qué jus­ta­men­te aho­ra se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno tan evi­den­te. Orihue­la cree que “las re­des so­cia­les es lo que pro­ba­ble­men­te han con­so­li­da­do el postureo como ten­den­cia o lo han he­cho más evi­den­te”.

Y así es como, ca­da vez más, hay un mon­tón de gen-

te que ha­ce las co­sas no por­que les ape­tez­ca sino por­que to­ca. Micky Ri­be­ra, CEO en BeRe­pu­blic (Ad­ver­ti­sing), ex­pli­ca que posturear no es fá­cil. Se sa­be o no se sa­be. Es una ac­ti­tud tal como ex­pli­can to­dos los que par­ti­ci­pan en @pos­tu­reo_ “con que la gen­te jue­ga a ser lo que le gus­ta­ría y a ha­cer co­sas a cam­bio de un re­co­no­ci­mien­to… cuan­to más me gus­ta, me­jor”. Su­bir fo­tos a Ins­ta­gram con tu me­jor ca­ra (me­jor si te has he­cho una vein­te­na, has es­co­gi­do un par, las has re­to­ca­do y al fi­nal la has col­ga­do con la ins­crip­ción de “lo que im­por­ta es ser na­tu­ral”) en un día en que te has le­van­ta­do del peor hu­mor, ir a un even­to con una gran son­ri­sa cuan­do es­tás pen­san­do en la ra­bia de ha­ber­te per­di­do el en­tre­na­mien­to de la tar­de… to­do eso es posturear. Es de­cir. Es vi­vir de ca­ra a la ga­le­ría, siem­pre, en to­do lu­gar y a to­das ho­ras. ¿Lo más cu­rio­so? To­dos jue­gan hoy en día al postureo. No es­ca­pa na­die. Ese es el po­der de las re­des so­cia­les. Has­ta los abue­los posturean. No es un te­ma pa­ra fa­mo­sos y gen­te gua­pa, aun­que los re­yes del postureo sean ellos… es un fe­nó­meno atem­po­ral y uni­sex que to­do el mun­do pue­de in­ten­tar como afir­man los ex­per­tos de @ pos­tu­reo_. En es­te sen­ti­do ca­be re­sal­tar que en su mo­men­to fue tren­ding to­pic na­cio­nal pre­ci­sa­men­te el hash­tag #postureo­de­ma­dres. Sí has­ta las ma­más tie­nen su có­di­go de postureo que les per­mi­te pre­su­mir de hi­jos y de lo que sea… Pe­ro. ¿Has­ta cuán­do? ¿Es pa­ra siem­pre o se aca­ba­rá el postureo? “So­mos con­su­mis­tas, nos gus­ta ca­da vez vi­vir más rá­pi­do, via­jar más le­jos, com­par­tir más ví­deos, ha­cer más fo­tos, te­ner más ro­pa, ir a más si­tios, co­no­cer más gen­te, fin­gir más. Vi­vi­mos así”, di­cen los res­pon­sa­bles de @pos­tu­reo_. Y eso ha­ce pen­sar que posturear es al­go de siem­pre… y pa­ra siem­pre. La di­fe­ren­cia es que an­tes a un fan­tas­ma aca­ba­bas por pi­llar­le… o sa­bía o no sa­bía y siem­pre ha­bía un mo­men­to en que le ca­za­bas en un des­pis­te. Pe­ro el que posturea só­lo en la red lo tie­ne mu­cho más fá­cil. Con un so­lo click pue­de po­ner­se al día, en tiem­po real, de aque­llo que ne­ce­si­ta sa­ber pa­ra se­guir posturean­do… “Esa pue­de ser la ra­zón por la que tan­tos op­tan por las re­des an­tes que por el ca­ra a ca­ra… re­sul­ta muy di­fí­cil ad­mi­tir en el si­glo XXI, aho­ra que to­do es­tá a un so­lo clic, que no sa­bes de to­do…”, ex­pli­ca Micky Ri­be­ra. “Eso es lo ma­lo de quien cae en las re­des del postureo sin en­ten­der­lo como un jue­go, que les pa­re­ce que son me­nos cuan­to más tar­dan en res­pon­der un wat­sap y aca­ban es­cla­vi­za­dos de su pro­pio postureo”, aña­de. An­te eso, un úni­co y úl­ti­mo con­se­jo. Más va­le to­már­se­lo con cal­ma y como eso, un jue­go. Y posturear cuan­do se tie­ne ga­nas de ello, no por obli­ga­ción pues­to que al fi­nal “lo que en prin­ci­pio ha­cía­mos pa­ra di­fe­ren­ciar­nos del res­to es pre­ci­sa­men­te lo que nos igua­la a to­dos”, ad­vier­ten des­de @pos­tu­reo_.

Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Ilus­tra­cio­nes Mo­der­na de Pue­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.