Y pa­ra fo­to­gra­fiar...

Los mu­ros de Roma es­tán car­ga­dos de his­to­ria, y los que no, se vis­ten de co­lo­res gra­cias a mo­vi­mien­tos crea­ti­vos que na­cen a dis­tan­cia del cen­tro his­tó­ri­co

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Se­gu­ro que a los

ins­ta­gra­mers les en­can­ta­rá es­te via­je a los ba­rrios de Roma don­de es­tá bro­tan­do el ar­te ca­lle­je­ro

La gran ven­ta­ja de que el trans­por­te pú­bli­co ro­mano sea es­ca­so y de fun­cio­na­mien­to un tan­to errá­ti­co, es que uno aca­ba por re­co­rrer la ca­pi­tal ita­lia­na a pie, que no de­ja de ser el me­jor mé­to­do que exis­te pa­ra des­cu­brir rin­co­nes ol­vi­da­dos o de­ta­lles de­co­ra­ti­vos que no ve­ría­mos des­pla­zán­do­nos de otro mo­do. El me­tro pa­re­ce una al­ter­na­ti­va rá­pi­da y efi­cien­te, pe­ro con só­lo dos lí­neas que ade­más evi­tan pa­sar por mo­nu­men­tos y pla­zas des­ta­ca­das como la Fon­ta­na de Tre­vi o la Piaz­za Na­vo­na, aca­ba por re­en­viar­nos a la ca­si­lla de sa­li­da: la obli­ga­ción de gas­tar sue­la. Si lo to­ma­mos de to­dos mo­dos, des­cu­bri­re­mos con sor­pre­sa que mu­chos va­go­nes apa­re­cen cu­bier­tos de gra­fi­tis. Es en­ton­ces cuan­do uno re­pa­ra en que el cen­tro, o me­jor di­cho, la par­te que re­co­rren los tu­ris­tas, se pre­sen­ta a los ojos li­bre de de­mos­tra­cio­nes de street art. Y sin em­bar­go, Roma es­tá con­si­de­ra­da como una de las me­cas eu­ro­peas de es­ta ma­ni­fes­ta­ción ar­tís­ti­ca. Pa­ra en­con­trar­se con pin­tu­ras mu­ra­les –al­gu­nas de im­pe­ca­ble fac­tu­ra y ca­li­dad– hay que des­cen­der a las pro­fun­di­da­des del sub­ur­bano o ex­plo­rar ba­rrios me­nos co­no­ci­dos, como el de Os­tien­se. Allí es don­de arrai­gó en los no­ven­ta la co­rrien­te que desafia­ba a la au­to­ri­dad a gol­pe de es­pray. A lo lar­go de los úl­ti­mos años, en el mis­mo ba­rrio se ha or­ga­ni­za­do el Out­door Fes­ti­val y otras ini­cia­ti­vas del gru­po 999 Con­tem­po­rary pa­ra in­vi­tar ar­tis­tas a es­tam­par sus mu­ra­les y reivin­di­car la le­ga­li­dad de es­ta prác­ti­ca. Gra­cias a sus ini­cia­ti­vas, aho­ra se co­no­ce a au­to­res lo­ca­les como Blu, Ali­ce Pas­qui­ni o Agos­tino Ia­cur­ci. Otro ba­rrio sen­si­ble a las co­rrien­te del street art ro­mano es el de San Lorenzo, al­go ló­gi­co al ser muy tran­si­ta­do por jó­ve­nes y en­con­trar­se pró­xi­mo a la uni­ver­si­dad. Mu­chos es­tu­dian­tes de Be­llas Ar­tes han ve­la­do ar­mas en las pa­re­des de la zo­na, pro­ban­do lo que apren­dían en lu­ga­res como la Via de­gli Au­so­ni, don­de hay un gran fres­co co­lec­ti­vo. El úl­ti­mo en apun­tar­se a la mo­da ha si­do Pig­ne­to, an­tes con­si­de­ra­do un ba­rrio a des­mano y aho­ra re­vi­ta­li­za­do con ai­res bohe­mios. La fa­cha­da del bar Ro­si, un clá­si­co de la zo­na, es como un lien­zo que cam­bia ca­da cier­to tiem­po. Pe­ro por bien rea­li­za­dos que es­tén, los gra­fi­tis siem­pre des­pier­tan de­ba­te en­tre quie­nes los con­si­de­ran una fal­ta de res­pe­to por lo ajeno y los que ven en ellos una pin­ce­la­da de ge­nia­li­dad. Y sin em­bar­go, el im­pul­so de de­jar cons­tan­cia de nues­tro pa­so en una pa­red vie­ne de ha­ce tiem­po. Lo po­de­mos com­pro­bar en la Do­mus Au­rea, el pa­la­cio de Ne­rón, re­cien­te­men­te abier­to al pú­bli­co tras años de res­tau­ra­ción. Uno pue­de ver es­tu­pe­fac­to como per­so­na­jes de la ta­lla de Ra­fael, Ca­sa­no­va o el Mar­qués de Sa­de es­tam­pa­ron su fir­ma en­ci­ma de los fres­cos. Lo que en el mo­men­to se po­dría ha­ber con­si­de-

ra­do una sal­va­ja­da, con el pa­so de los años se ha con­ver­ti­do en do­cu­men­to his­tó­ri­co. En los es­tu­dios de Ci­ne­cit­tà es­tá per­mi­ti­do pin­tar las pa­re­des. Al me­nos, en las que for­man par­te de los de­co­ra­dos. De he­cho, allí tra­ba­jan ver­da­de­ros es­pe­cia­lis­tas en el tram­pan­to­jo, al­gu­nos de ellos fo­guea­dos en la con­tra­cul­tu­ra. El con­jun­to res­pi­ra ai­res de de­ca­den­cia, si bien si­gue ac­ti­vo gra­cias a pro­gra­mas de te­le­vi­sión y ro­da­jes pu­bli­ci­ta­rios. Pe­ro bas­ta con pi­sar lo que que­da de los es­ce­na­rios del Broad­way re­crea­do por Mar­tin Scor­se­se pa­ra

Gangs of New York, o pa­sear por las ca­lles de la se­rie Roma, co­pro­du­ci­da por HBO, la BBC y la RAI, pa­ra en­ten­der que la ma­gia to­da­vía si­gue allí pre­sen­te. Y por cier­to, ca­be des­ta­car que los con­vo­yes de me­tro que lle­gan has­ta los es­tu­dios de Ci­ne­cit­tà son de los más gra­fi­tea­dos.

2

Fres­co que re­pre­sen­ta a Mer­cu­rio, en la Ga­lle­ria

de­lle car­te geo­gra­fi­che de

los Mu­seos Va­ti­ca­nos

Pin­tu­ra de la ar­tis­ta ita­lia­na de street art, Ali­ce Pas­qui­ni, que ha de­co­ra­do mul­ti­tud de mu­ros

2

1 El ar­tis­ta Clet Abraham se ha con­ver­ti­do en fi­gu­ra po­pu­lar por trans­for­mar se­ña­les de trá­fi­co ita­lia­nas

2 El Fo­ro ro­mano era el an­ti­guo cen­tro de la ciu­dad don­de se desa­rro­lla­ba to­da la ac­ti­vi­dad co­mer­cial

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.