En jue­go

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Pablo Amar­go

Oriol Ri­poll ti­ra los da­dos por úl­ti­ma vez en la sec­ción más ju­gue­to­na del su­ple­men­to

PRE­GUN­TA | Mi nom­bre es Eloy, ten­go 62 años y mi mu­jer 40. Lle­va­mos mu­chos años jun­tos. Uno con el tiem­po se da cuen­ta de que siem­pre se es­tán ha­cien­do con­ce­sio­nes pa­ra no he­rir al otro y ya no sa­be si vi­ve su pro­pia vida o la de su pa­re­ja. An­tes no tra­ba­ja­ba en ca­sa, pe­ro des­de que lo ha­go, es como si hu­bie­ra más ro­ces, aun­que am­bos tra­ta­mos de tran­si­gir. Nos ama­mos y gra­cias a eso he­mos su­pe­ra­do mu­chas di­fe­ren­cias por­que en nu­me­ro­sos as­pec­tos so­mos bas­tan­te in­com­pa­ti­bles e in­clu­so nues­tros rit­mos vi­ta­les son muy di­fe­ren­tes, ya que yo me apre­su­ro en las co­sas y ella las to­ma con cal­ma. Lo que me preo­cu­pa es que mi mu­jer es como si me hu­bie­ra to­ma­do cier­ta ma­nía y to­do lo que ha­go le re­sul­ta car­gan­te. Me preo­cu­pa la si­tua­ción y a ve­ces me sien­to un po­co hu­mi­lla­do. No sé qué ha­cer pa­ra evi­tar que su ac­ti­tud se per­pe­túe.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Eloy, mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me. Me gus­ta que los lec­to­res de ES me es­cri

ban y me con­sul­ten to­do lo que deseen. Siem­pre que la con­vi­ven­cia es de mu­chos años, sur­gen fa­ses de ma­yor o me­nor in­te­rés re­cí­pro­co, de ma­yor o me­nor acer­ca­mien­to, de in­com­pa­ti­bi­li­da­des en las ac­ti­tu­des y con­duc­tas, de mo­men­tos más fá­ci­les y otros mu­cho más di­fí­ci­les. Son oca­sio­nes, si el amor per­sis­te, pa­ra desa­rro­llar más ca­ri­ño aún y ecua­ni­mi­dad. No es fá­cil. A ve­ces uno se des­ani­ma, an­gus­tia o de­ses­pe­ra. Mu­chas per­so­nas en pa­re­ja sa­ben bien de los al­ti­ba­jos de la con­vi­ven­cia. Con sen­ti­do del hu­mor, en una de mis obras di­go: “Si una per­so­na te gus­ta, ten­la le­jos y te se­gui­rá siem­pre gus­tan­do”. La con­vi­ven­cia exi­ge mu­cha sa­bi­du­ría y pa­cien­cia, y que­da com­pen­sa­da por el amor ge­nuino de la pa­re­ja, aun­que sur­jan mu­chas di­fe­ren­cias o in­clu­so a ve­ces ac­ti­tu­des di­fí­cil­men­te re­con­ci­lia­bles. Hay mo­men­tos, ha­blan­do con fran­que­za, que un miem­bro de la pa­re­ja pue­de es­tar har­to del otro; como te di­go, son fa­ses. Sin em­bar­go, de­ben res­pe­tar­se los tres es­pa­cios: el tu­yo, el mío y el nues­tro, y no ato­si­gar a la otra per­so­na ni car­gar­le el far­do de nues­tra ex­ce­si­va de­pen­den­cia. Si tu mu­jer pa­re­ce que aho­ra se re­sien­te por tu pre­sen­cia, pon cier­ta dis­tan­cia sa­lu­da­ble, cier­to es­pa­cio emo­cio­nal­men­te hi­gié­ni­co. Tam­bién pue­des ha­blar­lo con ella, pe­ro con diá­lo­go cons­truc­tui­vo. Como di­cen los taoís­tas, por lo sua­ve se ven­ce lo fuer­te. O sea, no pre­sio­nes. Otra co­sa es si es­ta si­tua­ción se pro­lon­ga­se mu­cho en el tiem­po y no se tra­ta­se sim­ple­men­te de una fa­se. A ve­ces en la con­vi­ven­cia, se dan los lla­ma­dos

amor pe­rro y amor ga­to. Y am­bos se in­ter­cam­bian y unas ve­ces uno es­tá más pró­xi­mo y otras quie­re sen­tir­se me­nos pre­sio­na­do y más in­de­pen­dien­te. In­clu­so al­guien que nos ama mu­cho, pue­de sen­tir­se en un mo­men­to har­to de no­so­tros o no­so­tros de di­cha per­so­na. Lo me­jor es sol­tar y no ato­si­gar, es­tar en dis­po­ni­bi­li­dad sin pre­sio­nar. Es una asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra mu­chas pa­re­jas. La con­vi­ven­cia exi­ge su diez­mo, pe­ro si las per­so­nas lle­gan a en­ca­jar y se aman, brin­da hermosas y pro­fun­das com­pen­sa­cio­nes. Nin­gun ár­bol, como in­sis­tía Gir­bán, pue­de cre­cer flo­ri­do a la som­bra de otro ár­bol. No só­lo se tra­ta de que­rer, sino de que­rer con sa­bi­du­ría.

EL DIÁ­LO­GO Y EL ES­PA­CIO EN­TRE LA PA­RE­JA ES ESEN­CIAL PA­RA CON­VI­VIR DE FOR­MA PRO­LON­GA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.