Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Raúl

Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na lu­ce de nue­vo con una lec­ción ma­gis­tral, es­ta vez so­bre la in­tui­ción

De la in­tui­ción se ha ha­bla­do du­ran­te si­glos como de al­go mis­te­rio­so o má­gi­co, pe­ro só­lo aho­ra em­pe­za­mos a sa­ber de qué se tra­ta en reali­dad. La pa­la­bra pro­ce­de del la­tín in­tue­ri. Tue­ri sig­ni­fi­ca­ba mi­rar, e in, den­tro. Era, pues, mi­rar en el in­te­rior de las co­sas o de las per­so­nas. Tra­di­cio­nal­men­te, de­sig­na­ba un mo­do de co­no­cer opues­to al ra­zo­na­mien­to. Es­te es un pro­ce­so que ne­ce­si­ta tiem­po, mien­tras que la in­tui­ción es in­me­dia­ta. El ra­zo­na­mien­to ana­li­za, la in­tui­ción sin­te­ti­za. Ya he es­cri­to en es­ta sec­ción so­bre el te­ma y si lo ha­go de nue­vo es por­que el asun­to se ha pues­to de mo­da. Neu­ró­lo­gos y psi­có­lo­gos –como Ap Dijks­ter­huis, de la Uni­ver­si­dad de Áms­ter­dam– lo han es­tu­dia­do con ri­gor, y al­gu­nos au­to­res lo han di­fun­di­do con éxi­to. Ci­ta­ré como ejem­plo el li­bro de Mal­colm Glad­well, In­te­li­gen­cia in­tui­ti­va ¿por qué sa­be­mos la ver­dad en dos se­gun­dos?, o de Jo­nah Leh­rer,

¿Có­mo de­ci­di­mos?. Hay un as­pec­to que me pa­re­ce más lla­ma­ti­vo y alar­man­te: em­pie­za a re­pe­tir­se con fre­cuen­cia que las de­ci­sio­nes in­tui­ti­vas son más de fiar que las ra­zo­na­das. Es una afir­ma­ción que pue­de re­sul­tar pe­li­gro­sa, si no se acla­ra. Lo que lla­ma­mos in­tui­ción es un mo­do ve­loz de ma­ne­jar mu­cha in­for­ma­ción en pa­ra­le­lo. Nues­tro ce­re­bro pue­de tra­ba­jar li­neal­men­te – cuan­do si­gue el hi­lo del pen­sa­mien­to– o en pa­ra­le­lo – cuan­do tra­ba­ja en va­rios ca­na­les a la vez, como ocu­rre en los sen­ti­mien­tos–. Lo ha­ce con mu­cha ra­pi­dez y de ma­ne­ra no cons­cien­te. Por eso, la reivin­di­ca­ción de la in­tui­ción tie­ne que ver con la reivin­di­ca­ción del in­cons­cien­te cog­ni­ti­vo. Es ver­dad que las de­ci­sio­nes no cons­cien­tes son muy rá­pi­das y que en oca­sio­nes de­be­mos fiar­nos de ellas, por­que no te­ne­mos tiem­po pa­ra ana­li­zar op­cio­nes. Por eso, to­das las pro­fe­sio­nes que tie­nen que to­mar ese ti­po de de­ci­sio­nes de­ben guiar­se por sus co­ra­zo­na­das. Sin em­bar­go, no to­das son de fiar. Pre­ci­sa­men­te por­que pue­den es­tar equi­vo­ca­das, es ne­ce­sa­rio el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Es­ta­mos, pues, an­te un pro­ble­ma. La so­lu­ción: la in­tui­ción se pue­de edu­car. Pa­ra ello, una per­so­na de­be te­ner en su me­mo­ria una bue­na in­for­ma­ción y ma­ne­jar­la ade­cua­da­men­te. Pri­me­ro de for­ma cons­cien­te y li­neal y des­pués de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, ve­loz y no cons­cien­te. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rre con los bue­nos ju­ga­do­res de te­nis o los bue­nos con­duc­to­res. Mar­tin Se­lig­man –un fa­mo­so psi­có­lo­go que ha es­tu­dia­do es­te te­ma– se po­ne a sí mis­mo de ejem­plo. Con­fie­sa que ha ju­ga­do más de 250.000 par­ti­das de bridge, lo que le ha per­mi­ti­do au­to­ma­ti­zar un nú­me­ro enor­me de de­ci­sio­nes. “Lo que di­fe­ren­cia a un gran ju­ga­dor de bridge o a un gran ci­ru­jano o a un gran pi­lo­to del res­to de los mor­ta­les es la can­ti­dad de in­for­ma­ción que tie­ne au­to­ma­ti­za­da. Cuan­do un ex­per­to tie­ne au­to­ma­ti­za­da la ma­yor par­te de las co­sas que ha­ce, la gen­te di­ce que po­see una gran in­tui­ción”. Pa­ra ser más exac­tos, to­do el mun­do au­to­ma­ti­za mu­cha in­for­ma­ción. Lo que que­re­mos de­cir al elo­giar la in­tui­ción es que al­gu­nas per­so­nas han cons­trui­do me­jor su in­cons­cien­te. Aun­que la ex­pre­sión en sí mis­ma sue­ne ra­ra, es muy ade­cua­da. La in­tui­ción se pue­de en­se­ñar. For­ma par­te de la nue­va fron­te­ra edu­ca­ti­va.

LA IN­TUI­CIÓN ES UN MO­DO AU­TO­MÁ­TI­CO, VE­LOZ Y NO CONS­CIEN­TE DE MA­NE­JAR MU­CHOS DA­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.