Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Con­se­jos y en­se­ñan­zas so­bre bie­nes­tar de Ra­mi­ro Ca­lle.

Na­mas­té maes­tro

La en­fer­me­ra re­co­men­dó a Vík­tor que ca­mi­na­ra, pe­ro él ne­ce­si­ta­ba una mo­ti­va­ción. Po­día ha­ber es­co­gi­do una apli­ca­ción que sim­ple­men­te le die­ra pun­tos por des­pla­zar­se por la ciu­dad, pe­ro se de­ci­dió por In­gress. Pa­ra ju­gar só­lo se ne­ce­si­ta una cuen­ta en Goo­gle+ y un te­lé­fono in­te­li­gen­te. Cuan­do se ac­ce­de por pri­me­ra vez, un ví­deo en in­glés ex­pli­ca que unos cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que la tie­rra es­tá sem­bra­da de una ma­te­ria exó­ti­ca aso­cia­da a sha­pers, un fe­nó­meno mis­te­rio­so del que po­co se co­no­ce. Al­gu­nas per­so­nas, las que ac­ce­den a In­gress, son co­no­ce­do­ras de es­ta si­tua­ción y to­man par­ti­do. Por una par­te hay los iluminados, que son de co­lor verde y creen que es­ta nue­va in­te­li­gen­cia es po­si­ti­va pa­ra la hu­ma­ni­dad; pe­ro tam­bién hay los que creen que se­rá per­ju­di­cial y , agru­pa­dos ba­jo el nom­bre de la re­sis­ten­cia, se dis­tin­guen el co­lor azul. El ju­ga­dor de­be­rá unir­se a una fac­ción, des­pués ac­ce­de­rá a un ma­pa que mues­tra don­de hay por­ta­les a su al­re­de­dor. La me­cá­ni­ca es sen­ci­lla: hay que des­pla­zar­se has­ta es­tos por­ta­les e in­ten­tar con­se­guir que sean del co­lor de su fac­ción. Cuan­do un ju­ga­dor se acer­ca a él pue­de pi­ra­tear­lo y co­ger ele­men­tos que hay en su in­te­rior (no ten­gan mie­do a pi­ra­tear por­ta­les pro­pios, es­to no ha­ce que se de­bi­li­ten). Allí se pue­den ob­te­ner re­so­na­do­res que for­ta­le­cen a sus por­ta­les, vi­rus que los trans­for­man de co­lor, lla­ves que per­mi­ten en­la­zar­los, bom­bas pa­ra des­truir re­so­na­do­res enemi­gos, cu­bos de ener­gía pa­ra re­car­gar­la y mods, que fa­vo­re­cen a los por­ta­les pro­pios de di­fe­ren­tes for­mas. Un por­tal es­tá com­ple­to cuan­do tie­ne ocho re­so­na­do­res. De mo­do que un ju­ga­dor pue­de co­lo­car uno si no es­tá com­ple­to, aña­dir­le ener­gía, su­bir­le el ni­vel pa­ra que sea más po­ten­te o en­la­zar­lo con otros por­ta­les pa­ra crear una zo­na con­tro­la­da por el pro­pio equi­po. En In­gress los par­ti­ci­pan­tes pue­den mo­ver­se so­los o en gru­po, pe­ro siem­pre de­ben mi­rar que ca­da ac­ción que ha­gan sea pa­ra con­se­guir el bien de su fac­ción. De vez en cuan­do se crean acon­te­ci­mien­tos don­de se reúnen mi­les de per­so­nas en un pun­to del mun­do y de­ben su­pe­rar re­tos jun­tos. Cuan­do se par­ti­ci­pa en una de es­tas reu­nio­nes, que se lla­man ano­ma­lías, se ve el po­ten­cial de tra­ba­jo coo­pe­ra­ti­vo que pue­de te­ner un jue­go usan­do la tec­no­lo­gía: los in­te­gran­tes pac­tan es­tra­te­gias con­jun­tas, es­tán en con­tac­to con ju­ga­do­res que con­tro­lan sus mo­vi­mien­tos des­de otra par­te del pla­ne­ta y ce­le­bran las vic­to­rias con gri­tos y aplau­sos. No crean que só­lo es un jue­go. To­dos los por­ta­les es­tán en lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de las ciu­da­des, los usua­rios tam­bién pue­den su­ge­rir nuevos por­ta­les que son va­li­da­dos des­de el cen­tro de con­trol y pu­bli­ca­dos me­ses des­pués. Así que exis­ten ru­tas te­má­ti­cas na­ve­gan­do a tra­vés de dis­tin­tos por­ta­les y un usua­rio pue­de lle­gar a des­cu­brir lu­ga­res po­co co­no­ci­dos de su po­bla­ción mien­tras ha­ce ejer­ci­cio. Un año des­pués de la re­co­men­da­ción mé­di­ca, Vík­tor ca­mi­nó unos 1.500 km, hi­zo va­rias ru­tas y par­ti­ci­pó en la úl­ti­ma anomalía que tu­vo lu­gar en Bar­ce­lo­na el pa­sa­do mes de di­ciem­bre. In­gress es un buen ejem­plo de lu­di­fi­ca­ción ya que ca­mi­nar no es el ob­je­ti­vo, es el me­dio pa­ra par­ti­ci­par en un jue­go. ¿Se apun­tan?

IN­GRESS, CREA­DO POR GOO­GLE, IN­NO­VA Y CON­VIER­TE EL EN­TORNO

FÍ­SI­CO EN TE­RRENO DE

JUE­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.