Ge­ne­ra­ción Ins­ta­gram

Fo­to­gra­fío, lue­go exis­to. Ins­ta­gram, la red so­cial pa­ra com­par­tir imá­ge­nes, ha se­du­ci­do a mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, con­vir­tién­do­se en el ál­bum di­gi­tal de la so­cie­dad ac­tual

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

La pla­ta­for­ma fo­to­grá­fi­ca tie­ne ca­da vez más adep­tos que apor­tan tra­ba­jos de mu­cha ca­li­dad

Lu­ga­res de en­sue­ño en blan­co y ne­gro, me­nús que lu­cen como en el ca­tá­lo­go de un res­tau­ran­te, atuen­dos de mo­da o es­ce­nas co­ti­dia­nas son al­gu­nas de las imá­ge­nes que se in­mor­ta­li­zan con la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca del te­lé­fono mó­vil, se edi­tan me­dian­te la apli­ca­ción de Ins­ta­gram y se com­par­ten en és­ta y otras re­des so­cia­les. Crea­da en el 2010, pue­de con­ver­tir cual­quier ins­tan­tá­nea ru­ti­na­ria en un re­tra­to ar­tís­ti­co gra­cias a los fil­tros que trans­for­man y me­jo­ran el as­pec­to de las imá­ge­nes y que ya han cau­ti­va­do a más de 300 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos en to­do el mun­do.

De la a la co­mu­ni­dad so­cial Como mu­chas de las apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les que han re­vo­lu­cio­na­do nues­tra ac­ti­vi­dad so­cial, Ins­ta­gram na­ció del in­ge­nio de un jo­ven es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (EE.UU.), Ke­vin Sys­tröm. Di­ce la le­yen­da que en los ini­cios de Fa­ce­book re­cha­zó una ofer­ta de su crea­dor, Mark Zuc­ker­berg. Lo cier­to es que Sys­tröm era un afi­cio­na­do a la fo­to­gra­fía y un vi­sio­na­rio del po­der del te­lé­fono mó­vil en nues­tra so­cie­dad. En un primer mo­men­to ideó una apli­ca­ción que per­mi­tía la lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca me­dian­te imá­ge­nes y, gra­cias a la ins­pi­ra­ción de su no­via, in­cor­po­ró fil­tros pa­ra em­be­lle­cer las fo­to­gra­fías. Los usua­rios rá­pi­da­men­te po­drían abrir una cuen­ta, to­mar una fo­to­gra­fía y pu­bli­car­la; al­go sen­ci­llo y prác­ti­co que en tan só­lo dos me­ses se­du­jo a un mi­llón de per­so­nas. En el úl­ti­mo año ha doblado su au­dien­cia, con­vir­tién­do­se en la se­gun­da red so­cial tras Fa­ce­book. Su unión con la em­pre­sa de Zuc­ker­berg, el im­pul­so de cuen­tas de per­so­na­jes fa­mo­sos como Jus­tin Bie­ber, Be­yon­cé o Cris­tiano Ro­nal­do jun­to con la in­cor­po­ra­ción de nue­vas he­rra­mien­tas, ex­pli­can su rá­pi­do au­ge. Ins­ta­gram ape­nas ocu­pa lu­gar en el mó­vil pe­ro tie­ne un dis­co du­ro ili­mi­ta­do por el que pa­san a dia­rio 70 mi­llo­nes de imá­ge­nes de to­dos los rin­co­nes del mun­do. Un es­pe­jo con vis­tas al mun­do Phi­lip­pe González (@ phi­lgon­za­lez) fue uno de los pri­me­ros afi­cio­na­dos en nues­tro país, cau­ti­va­do por una app que “te per­mi­te re­tra­tar tu es­ti­lo de vida; lo que vis­tes, tus me­jo­res mo­men­tos y de­ci­dir con quién los com- par­tes”. Co­no­cer en car­ne y hue­so a su co­mu­ni­dad vir­tual fue el mo­ti­vo que le lle­vó en el 2011 a or­ga­ni­zar en­cuen­tros pre­sen­cia­les de afi­cio­na­dos o Igers (@igers) en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, y que tie­nen su ré­pli­ca en 400 lu­ga­res de to­do el mun­do. Los mo­men­tos fo­to­grá­fi­cos van acom­pa­ña­dos de eti­que­tas con hash­tags o al­moha­di­llas que de­fi­nen las imá­ge­nes y la pro­pia esen­cia de la red y per­mi­ten uni­fi­car y se­guir el con­te­ni­do re­la­cio­na­do con una te­má­ti­ca con­cre­ta. Las de #MeRigh­tNow (yo aquí y aho­ra), #pets, #cats, #dogs (mas­co­tas, pe­rros

y ga­tos), #fas­hion (mo­da) y #Foo­dporn (co­mi­da) dan pis­tas so­bre el ob­je­to pre­fe­ri­do de las imá­ge­nes.

Las cap­tu­ras es­tre­lla del 2014 fue­ron las sel­fies o au­to­rre­tra­tos, que de­jan en­tre­ver el afán de sus usua­rios por mos­tra­se al mun­do. Ga­brie­lla Pe­dran­ti (@gpe­dran­ti), ana­lis­ta cul­tu­ral y pro­fe­so­ra del Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign (IED) de Bar­ce­lo­na cree que Ins­ta­gram res­pon­de al cé­le­bre va­ti­ci­nio de Andy War­hol acer­ca de los 15 mi­nu­tos de fa­ma que to­do el mun­do ten­dría en un fu­tu­ro: “El ‘¡Mí­ra­me, es­toy aquí!’ apa­re­ce de for­ma com­pul­si­va y se

vuel­ve ne­ce­sa­rio, no im­por­ta tan­to la vi­ven­cia en sí, sino su in­me­dia­to re­gis­tro y el he­cho de com­par­tir­la”. Lo que, en opi­nión de Pe­dran­ti, plantea una di­co­to­mía: “Te­ne­mos una vida fí­si­ca y otra di­gi­tal y las dos son igual­men­te reales”. Ver y ser vis­to pa­re­ce ser la mi­sión prin­ci­pal de Ins­ta­gram, don­de una re­co­men­da­ción de otro usua­rio con una bue­na au­dien­cia pue­de ali­men­tar la pro­pia de for­ma su­ma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va. Es el ca­so de Tan­ya Kh­vo­ros­tia­na (@tan­ya­ta­co), ucra­nia­na de die­ci­nue­ve años, es­tu­dian­te de mo­da y re­si­den­te en Bar­ce­lo­na que en la ac­tua­li­dad cuen­ta con cer­ca de 40.000 se­gui­do­res gra­cias a la sugerencia de un ami­go, que en­ca­be­za a su vez la lis­ta de usua­rios en su país de ori­gen. Tan­ya, que en la red com­par­te su ru­ti­na dia­ria en la ciu­dad, pue­de lle­gar a re­vi­sar su cuen­ta 30 ve­ces al día: “Me gus­ta em­pe­zar la jor­na­da ins­pi­rán­do­me con imá­ge­nes be­llas y soy fe­liz si mis fo­to­gra­fías pue­den cau­sar el mis­mo efec­to en otras per­so­nas”, cuen­ta.

Lar­ga vida a la jo­ven Ins­ta­gram Tan­ya se de­can­ta por Ins­ta­gram fren­te a otros ca­na­les, for­man­do par­te del 75% de usua­rios que no su­pera los 34 años. Ins­ta­gram es la red por ex­ce­len­cia de los más jó­ve­nes por­que ofre­ce una co­mu­ni­ca­ción vi­sual y sim­ple, se­gún opi­na el ex­per­to en So­cial Me­dia Juan Me­ro­dio (@juan­me­ro­dio): “Rá­pi­da­men­te se pue­de ob­te­ner la in­for­ma­ción y re­vi­sar el ti­me­li­ne o ca­len­da­rio de no­ti­cias, al con­tra­rio de Fa­ce­book don­de hay una so­bre­car­ga de in­for­ma­ción”, com­pa­ra Me­ro­dio. Char­lie Ste­ge­mann (@char­lies­te­ge­mann) es uno de los jó­ve­nes que se can­só de re­ci­bir no­ti­fi­ca­cio­nes de even­tos y jue­gos en Fa­ce­book y pro­bó suer­te

PA­RA LOS MÁS JÓ­VE­NES, INS­TA­GRAM ES UN RE­FU­GIO “ANTIPADRES”

en Ins­ta­gram, don­de ha des­cu­bier­to una nue­va suer­te de dia­rio per­so­nal: “Es una red muy útil pa­ra re­tra­tar tu vida dia­ria y ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se por­que el nar­ci­sis­mo nun­ca mo­ri­rá”. Ade­más de se­guir las cuen­tas de sus ami­gos, le gus­ta es­tar al día de la ac­tua­li­dad de las pu­bli­ca­cio­nes de sus mar­cas pre­fe­ri­das. Pe­ro no só­lo la sim­pli­ci­dad es lo que cau­ti­va a los más jó­ve­nes, sino tam­bién su ma­yor es­pa­cio de li­ber­tad, se­gún apun­ta Phi­lip­pe González: “Pa­ra los ado­les­cen­tes su­po­ne una al­ter­na­ti­va a Fa­ce­book, don­de coin­ci­den con sus pa­dres y se sien­ten más con­tro­la­dos”. La fo­to­gra­fía cam­bia de ob­je­ti­vo Po­cos de los jó­ve­nes usua­rios de Ins­ta­gram ha­brán te­ni­do en sus ma­nos la mí­ti­ca cá­ma­ra de fo­tos Po­la­roid, ob­je­to de cul­to vin­ta­ge que sus res­pon­sa­bles se afa­nan en re­lan­zar al mer­ca­do. Y no to­dos sa­brán que es­te le­gen­da­rio apa­ra­to ha ins­pi­ra­do el icono de la apli­ca­ción y su en­fo­que cua­dra­do, que re­sul­ta ser muy in­tui­ti­vo, se­gún ex­pli­ca Al­ber­to Tog­naz­zi, di­rec­tor cien­tí­fi­co del área de co­mu­ni­ca­ción vi­sual del IED de Bar­ce­lo­na: “El for­ma­to se adap­ta a la ma­ne­ra ha­bi­tual de ha­cer fo­tos con el mó­vil: en ver­ti­cal y sos­te­nien­do el dis­po­si­ti­vo con una mano. Es dis­tin­to a la fo­to­gra­fía tra­di­cio­nal y da un re­sul­ta­do de­cen­te, in­clu­so en­tre los me­nos há­bi­les”. Pa­ra Jor­di Pou (@jor­div­pou_), fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal que em­plea las re­des so­cia­les pa­ra di­fun­dir sus tra­ba­jos, Ins­ta­gram y otras re­des so­cia­les pue­den ser un es­ca­pa­ra­te don­de los ro­les se in­ter­cam­bian. “Los que son o quie­ren ser fo­tó­gra­fos son muy abu­rri­dos y los afi­cio­na­dos sin nin­gu­na pre­ten­sión aca­ban sien­do los más in­tere­san­tes” ex­pli­ca. Ins­ta­gram no só­lo pa­re­ce des­di­bu­jar las lí­neas en­tre lo pro­fe­sio­nal y lo ama­teur sino tam­bién en­tre el ni­vel de los dis­po­si­ti­vos. Pa­ra Ga­briel Sam­per (@ kainx), abo­ga­do de pro­fe­sión y fo­tó­gra­fo afi­cio­na­do, la red ha de­mo­cra­ti­za­do la fo­to­gra­fía: “An­tes go­ber­na­ban los que te­nían me­jo­res cá­ma­ras, aho­ra triun­fan los que sa­ben con­tar his­to­rias”. Él ha ca­na­li­za­do to­da la crea­ti­vi­dad de la red or­ga­ni­zan­do el primer con­gre­so de te­le­fo­nía mó­vil, que se ce­le­bró en el 2012 en To­rre­vie­ja y que es­te año cum­pli­rá su cuar­ta edi­ción. Por su par­te, el fo­tó­gra­fo ru­so Dan Poz (@dust­hing Dpoz53.wix.com/dpoz) cree que Ins­ta­gram es un buen es­ca­pa­ra­te pa­ra los pro­fe­sio­na­les, pues “per­mi­te po­ner en con­tac­to a fo­tó­gra­fos con po­ten­cia­les clien­tes, que pue­den ad­qui­rir las imá­ge­nes di­rec­ta­men­te a tra­vés del au­tor”. Poz mues­tra su tra­ba­jo, rea­li­za­do con cá­ma­ra Re­flex, y si­gue las cuen­tas de otros co­le­gas.

Una nue­va na­rra­ti­va vi­sual El uso del te­lé­fono mó­vil ha li­be­ra­do a la fo­to­gra­fía de sus li­mi­ta­cio­nes de uso y es­pa­cio y se ha eri­gi­do con fuer­za en el re­la­to de lo co­ti­diano. Jor­di Pou no du­da en afir­mar que “la ima­gen es ya una par­te in­se­pa­ra­ble de la ex­pe­rien­cia dia­ria y esa es la au­tén­ti­ca revolución”. Una co­ti­dia­ni­dad re­gis­tra­da que pa­re­ce res­pon­der a los de­seos que ha­ce un si­glo te­nían los da­daís­tas y el di­rec­tor de ci­ne ru­so Dzi­ga Ver­tov, que pro­mo­vía un ci­ne hi­per­rea­lis­ta sin guión. Un pa­ra­le­lis­mo que Al­ber­to Tog­naz­zi de­fi­ne como “una ma­ne­ra de ver la frag­men­ta­ción tem­po­ral: un ci­ne-ojo sub­yu­ga­do a la má­qui­na, que nos ofre­ce una mi­ra­da que de otra for­ma no po­dría­mos al­can­zar”. Las re­des so­cia­les son tes­ti­go y so­por­te de una nue­va na­rra­ti­va co­ti­dia­na don­de las imá­ge­nes es­cri­ben un re­la­to emo­cio­nal e im­pul­si­vo. Ins­ta­gram re­pre­sen­ta el triun­fo de la in­me­dia­tez vi­sual, com­po­nien­do el ál­bum di­gi­tal y glo­bal de nues­tros tiem­pos, en el que no hay que ol­vi­dar dar­le al Me gus­ta, aun­que só­lo sea de vez en cuan­do.

Tex­to An­na Tomàs Cris­ti­na Un­gil

Una se­lec­ción de imá­ge­nes de Dan Poz

Tra­ba­jos fo­to­grá­fi­cos

de la ins­ta­gra­mer Tan­ya Kho­vo­ros­tia­na

Ba­jos es­tas lí­neas, tra­ba­jos de dis­tin­tas te­má­ti­cas obra de Dan Poz

En es­ta pá­gi­na, tra­ba­jos en blan­co y ne­gro del

ins­tra­gra­mer Jor­di V Pou

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.