Que­jas no, gra­cias

Hay per­so­nas que ha­cen de la que­ja un há­bi­to de vida. Se la­men­tan de la pa­re­ja, de los hi­jos, del tra­ba­jo… Tie­nen una vida du­ra y los otros o las cir­cuns­tan­cias siem­pre es­tán en su con­tra. ¿Y ellos? ¿Qué ha­cen pa­ra cam­biar­lo?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

Vi­vi­mos ins­ta­la­dos en la cul­tu­ra de la que­ja... tal vez ten­dría­mos que ir aban­do­nán­do­la

To­do el mun­do, en ma­yor o me­nor me­di­da, se que

ja. Es nor­mal. Y en los úl­ti­mos tiem­pos más, por­que la que­ja es la ex­pre­sión de un ma­les­tar –fí­si­co o men­tal– o de un en­fa­do por una ex­pec­ta­ti­va no cum­pli­da o por una pér­di­da, y la cri­sis y la co­rrup­ción si al­go han pro­vo­ca­do son frus­tra­cio­nes, ma­les­ta­res y pér­di­das. Pe­ro hay per­so­nas que se pa­san el día que­ján­do­se, que vi­ven ins­ta­la­das en el la­men­to per­ma­nen­te, que no tie­nen re­pa­ro en de­ta­llar a to­dos sus des­di­chas y ha­cen de ello un es­ti­lo de vida. Es­cu­chán­do­les uno di­ría que el mun­do se ccon­fa­bu­la con­tra ellos y no pue­den sino re­sig­nar­se y es­pe­rar que el res­to les com­pa­dez­ca y les dé la ra­zón. Son los vic­ti­mis­tas. Es muy pro­ba­ble que co­noz­ca a al­guno, o qui­zá se sien­ta iden­ti­fi­ca­do al co­no­cer su per­fil. Per­fil vic­ti­mis­ta Son per­so­nas que tien­den a exa­ge­rar lo ne­ga­ti­vo y so­bre­di­men­sio­nar­lo, que dra­ma­ti­zan el día que sa­le el agua fría de la du­cha, que se les es­tro­pea el co­che o no han po­di­do dor­mir y no se dan cuen­ta de to­dos los días que se du­chan con agua ca­lien­te, que con­du­cen có­mo­da­men­te o que des­can­san como ben­di­tos. Y, en­fo­ca­dos en lo ma­lo, su vida pa­re­ce un sin­fín de des­di­chas que ali­men­ta su po­si­ción de víc­ti­mas. Son per­so­nas que cul­pan a su pa­re­ja de ha­cer­les des­gra­cia­dos, a sus pa­dres de sus trau­mas, a su je­fe de no pros­pe­rar en el tra­ba­jo, a sus hi­jos de su des­or­ga­ni­za­ción y que ha­cen del su­fri­mien­to su for­ma de vida.

“Hay per­so­nas a las que real­men­te les va to­do mal en la vida o que tie­nen un pro­ble­ma se­rio en la fa­mi­lia o en el tra­ba­jo; pe­ro si tie­nes tra­ba­jo, ami­gos, pa­re­ja, fa­mi­lia, sa­lud y, aún así, no­tas que te que­jas to­do el día o que te que­jas más que tu en­torno o por co­sas que son nor­ma­les, de la vida co­ti­dia­na, si es­tás to­do el día des­po­tri­can­do o pen­san­do que la cul­pa de tus ma­les es­tá siem­pre fue­ra, de­be­rías pa­rar­te a pen­sar si no te ha­brás ins­ta­la­do en una in­sa­tis­fac­ción per­ma­nen­te y se­rás una per­so­na vic­ti­mis­ta”, ex­pli­ca En­ri­que Gar­cía Hue­te, di­rec­tor de Qua­lity Psi­có­lo­gos. Y sub­ra­ya que es­te ti­po de per­so­nas sue­len ser muy emo­cio­na­les, vi­ven to­do lo que les ocu­rre de for­ma más in­ten­sa que la me­dia y, ade­más, tie­nen ten­den­cia a pen­sar de for­ma ne­ga­ti­va, de mo­do que an­te la vi­sión de lo que les ha pa­sa­do en el día en vez de ex­traer lo que ha ido bien la aten­ción se les va a lo que no ha fun­cio­na­do, y como sis­te­má­ti­ca­men­te per­ci­ben lo más ne­ga­ti­vo su es­ta­do de áni­mo sue­le es­tar por los sue­los, y en­tran en una es­pe­cie de es­pi­ral de la­men­tos. Bor­ja Vi­la­se­ca, co­di­rec­tor del mas­ter en Desa­rro­llo Per­so­nal y Li­de­raz­go de la UB, ase­gu­ra que hay tres ras­gos do­mi­nan­tes que per­mi­ten iden­ti­fi­car si uno es vic­ti­mis­ta: el ego­cen­tris­mo, la so­bre­rreac­ción y la cul­pa. “El vic­ti­mis­ta, el que se pa­sa el día que­ján­do­se, es una per­so­na que vi­ve cen­tra­da en sus ne­ce­si­da­des, que es­pe­ra que la reali­dad sea de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra que le be­ne­fi­cie y que los os de­más se com­por­ten como a ella le in­tere­sa; y cuan­do no es así, so­bre­rreac­cio­na, se de­ja lle­var por la emo­ción, se in­dig­na y cul­pa a los otros”, de­ta­lla. Y sub­ra­ya que es­te cul­par a los otros es muy ca­rac­te­rís­ti­co por­que el vic­ti­mis­ta no asu­me su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal y quie­re que sean los otros quie­nes cam­bien. “La ven­ta­ja de ser vic­ti­mis­ta es que no tie­nes que asu­mir las rien­das de tu vida emo­cio­nal, de­le­gas en los otros pa­ra que te ha­gan fe­liz o re­suel­van los pro­ble­mas y no te sien­tes res­pon­sa­ble de tu su­fri­mien­to ni de tu fe­li­ci­dad”, apun­ta Vi­la­se­ca. La con­tra­par­ti­da, aña­de, es que su­fren mu­cho por­que es­pe­ran que los de­más cam­bien o que so­lu­cio­nen sus des­di­chas.

Las ra­zo­nes Pau Obiol, psi­có­lo­go de Isep Clí­nic Bar­ce­lo­na, ase­gu­ra que pa­ra al­gu­nas per­so­nas el vic­ti­mis­mo es pa­to­ló­gi­co, un tras­torno de per­so­na­li­dad paranoide o his­trió­ni­co (su­fren de for­ma muy exa­cer­ba­da y bus­can pro­ta­go­nis­mo), pe­ro a me­nu­do es un pa­trón de con­duc­ta y una for­ma de re­la­cio-

LA PER­SO­NA VIC­TI­MIS­TA VI­VE TO­DO DE FOR­MA MUY IN­TEN­SA Y NE­GA­TI­VA ES­PE­RA QUE LOS OTROS O LA REALI­DAD CAM­BIEN EN VEZ DE CO­GER LAS RIEN­DAS DE SU VIDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.