BE­LLE­ZA FAS­CI­NAN­TE MER­CE­DES CLS 350 CDI 4MATIC SHOO­TING BRA­KE

Mer­ce­des rom­pe mol­des y lan­za al mer­ca­do un ex­ce­len­te vehícu­lo fa­mi­liar, par­tien­do de la ba­se de un gran cu­pé. Una com­bi­na­ción dis­tin­ta, una osa­día, una idea muy atre­vi­da pe­ro que a la vis­ta del re­sul­ta­do ob­te­ni­do es­tá des­ti­na­da a ser un ro­tun­do éxi­to

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - Ramon Or­tiz

Cuan­do to­do pa­re­ce in­ven­ta­do, Mer­ce­des lan­za un nue­vo mo­de­lo ca­paz de sor­pren­der. Es una per­fec­ta co­mu­nión en­tre el gran cu­pé CLS y el con­cep­to de vehícu­lo fa­mi­liar. Se lla­ma CLS Shoo­ting Bra­ke y cau­sa fu­ror por su atrac­ti­va ima­gen, ca­paz de agra­dar a los con­duc­to­res más de­por­ti­vos y a los ne­ce­si­ta­dos de es­pa­cio pa­ra via­jar con la fa­mi­lia.

Es un vehícu­lo muy es­ti­li­za­do, do­ta­do de unas pro­por­cio­nes de gran cu­pé, pe­ro con una za­ga de co­che fa­mi­liar, aun­que siem­pre man­te­nien­do una apa­rien­cia di­ná­mi­ca, muy ex­pre­si­va y de­por­ti­va. En el apar­ta­do es­té­ti­co y fren­te al CLS Coupé, es­te Shoo­ting Bra­ke se di­fe­ren­cia por te­ner una caí­da di­fe­ren­te en la lí­nea des­cen­den­te de la par­te tra­se­ra, ha­bi­li-

Al­gu­nas de las mo­to­ri­za­cio­nes del CLS Shoo­ting Bra­ke tie­nen la po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de trac­ción in­te­gral per­ma­nen­te

tan­do así unas ven­ta­ni­llas la­te­ra­les adi­cio­na­les y un por­tón tra­se­ro de no­ta­bles di­men­sio­nes.

En su lu­jo­so in­te­rior, es­te ex­clu­si­vo mo­de­lo mez­cla la ha­bi­tual ca­li­dad de ma­te­ria­les de un Mer­ce­des, con su ele­gan­cia y con de­ta­lles in­no­va­do­res. Una di­fe­ren­cia res­pec­to al CLS Coupé es la dis­po­ni­bi­li­dad de tres pla­zas tra­se­ras, aun­que cier­ta­men­te la cen­tral es es­ca­sa­men­te re­co­men­da­ble pa­ra com­ple­tar en ella lar­gos tra­yec­tos. De cual­quier ma­ne­ra, sean dos o tres los ocu­pan­tes de es­tas pla­zas tra­se­ras, la ga­nan­cia en al­tu­ra in­te­rior per­mi­te via­jar con ma­yor co­mo­di­dad en el Shoo­ting Bra­ke.

Los asien­tos de­lan­te­ros ofre­cen un con­fort y una ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción so­bre­sa­lien­tes, des­ta­can­do una pos­tu­ra fren­te al vo­lan­te ex­qui­si­ta y per­fec­ta pa­ra dis­fru­tar de su con­duc­ción. El ma­le­te­ro tie­ne una ca­pa­ci­dad es- pec­ta­cu­lar que ro­za los 600 li­tros de vo­lu­men útil y su ac­ce­so, a pe­sar de unas for­mas del vehícu­lo que li­mi­tan las di­men­sio­nes del por­tón, es más que acep­ta­ble. Co­mo de­ta­lle di­fe­ren­cia­dor, el pi­so del es­pa­cio de car­ga pue­de es­tar re­ma­ta­do en ma­de­ra de ce­re­zo.

En el in­te­rior se res­pi­ra una at­mós­fe­ra de ex­clu­si­vi­dad que re­fle­ja los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad crea­dos a ba­se de una ex­qui­si­ta aten­ción por el de­ta­lle. Mer­ce­des ofre­ce pa­ra es­te lu­jo­so ha­bi­tácu­lo una gran va­rie­dad de op­cio­nes de per­so­na­li­za­ción, con di­fe­ren­tes to­na­li­da­des, eje­cu­cio­nes pa­ra las mol­du­ras, va­rios ti­pos de cue­ro pa­ra los ta­pi­za­dos, et­cé­te­ra. El equi­pa­mien­to es ex­clu­si­vo y ex­ten­so, con ele­men­tos

dis­tin­ti­vos co­mo la tec­no­lo­gía led en to­das las fun­cio­nes di­ná­mi­cas de alum­bra­do del vehícu­lo.

Mer­ce­des ha tra­ba­ja­do con es­me­ro en la ae­ro­di­ná­mi­ca y ha uti­li­za­do ma­te­ria­les li­ge­ros pa­ra la cons­truc­ción de es­te vehícu­lo, so­lu­cio­nan­do así el ha­bi­tual con­flic­to exis­ten­te en lo­grar un ba­jo pe­so com­bi­na­do con una ca­rro­ce­ría do­ta­da de la ri­gi­dez y se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias. Así, equi­pa una puer­ta de alu­mi­nio sin mar­co que per­mi­te un aho­rro apro­xi­ma­do de 32 ki­los. El por­tón tra­se­ro, ca­pó, las ale­tas de­lan­te­ras, va­rios per­fi­les de so­por­te y una par­te con­si­de­ra­ble de la sus­pen­sión y los mo­to­res es­tán tam­bién rea­li­za­dos en es­te ma­te­rial.

La ga­ma me­cá­ni­ca del Shoo­ting Bra­ke se com­po­ne de tres mo­to­res de ga­so­li­na y dos dié­sel. La ver­sión 350 CDI co­rres­pon­de al mo­tor dié­sel de 265 CV y se pue­de com­bi­nar con la trac­ción in­te­gral per­ma­nen­te 4Matic de Mer­ce­des. Se tra­ta de un pro­pul­sor que mez­cla con éxi­to el di­na­mis­mo y la efi­cien­cia, am­bos muy des­ta­ca­bles en un au­to­mó­vil de su ta­ma­ño y pe­so. Las ace­le­ra­cio­nes son muy enér­gi­cas en cual­quier zo­na del cuen­ta­vuel­tas y la ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca de sie­te re­la­cio­nes, de­no­mi­na­da 7G-Tronic Plus, mues­tra siem­pre una óp­ti­ma con­jun­ción con un pro­pul­sor po­de­ro­so y si­len­cio­so. El con­duc­tor pue­de prac­ti­car una re­la­ja­da con­duc­ción en fa­mi­lia, pe­ro a la vez dis­po­ne de un vehícu­lo ca­paz de trans­mi­tir di­ver­sión y máxima se­gu­ri­dad al vo­lan­te.

El sis­te­ma de trac­ción in­te­gral re­sul­ta idó­neo pa­ra con­duc­to­res que tran­si­tan a me­nu­do por zo­nas de es­ca­sa ad­he­ren­cia, aun­que re­sul­ta de cual­quier ma­ne­ra re­co­men­da­ble pa­ra to­do ti­po de su­per­fi­cies. Pa­ra lo­grar el me­jor com­por­ta­mien­to, cal­za neu­má­ti­cos de ma­yor an­chu­ra y me­nor per­fil en el eje pos­te­rior. La trac­ción in­te­gral 4Matic de Mer­ce­des ha evo­lu­cio­na­do pa­ra no aña­dir más pe­so del ne­ce­sa­rio y su sis­te­ma elec­tró­ni­co de trac­ción per­mi­te pres­cin­dir de blo­queos de di­fe­ren­cial con­ven­cio­na­les. El sis­te­ma ac­túa de for­ma per­ma­nen­te y no ne­ce­si­ta, por tan­to, un tiem­po de reac­ción, sino que es in­me­dia­ta. Fun­cio­na en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con los con­tro­les de trac­ción y de es­ta­bi­li­dad del vehícu­lo.

Es­te ex­clu­si­vo fa­mi­liar ex­hi­be un di­se­ño ex­qui­si­to, fas­ci­nan­te y de signo muy de­por­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.