DE­FEN­SOR DEL SEN­TI­DO CO­MÚN

El Su­zu­ki Swift re­pre­sen­ta una mag­ní­fi­ca al­ter­na­ti­va pa­ra los con­duc­to­res ur­ba­nos que bus­can un com­pa­ñe­ro so­bre rue­das fia­ble y con per­so­na­li­dad

La Vanguardia - Motor - - OCASIÓN - Pe­re Prat

Con­di­cio­na­dos por los es­tu­dios so­bre los fac­to­res que tie­nen ma­yor in­ci­den­cia en el pro­ce­so de com­pra de un au­to­mó­vil, la ma­yo­ría de los fa­bri­can­tes de­di­ca es­fuer­zos des­me­su­ra­dos a la bús­que­da del di­se­ño más ade­cua­do pa­ra triun­far en el mer­ca­do. No en vano, la ima­gen de los co­ches si­gue sien­do el prin­ci­pal mo­ti­vo de ven­ta, tan­to en Es­pa­ña co­mo en mul­ti­tud de paí­ses. Pe­ro de vez en cuan­do sur­gen mo­de­los co­mo el Su­zu­ki Swift que, sin re­nun­ciar a ex­hi­bir una ima­gen bas­tan­te su­ge­ren­te, son obras maes­tras en cual­quie­ra de los ca­pí­tu­los que se pue­dan re­la­cio­nar con ar­gu­men­tos car­ga­dos de sen­ti­do co­mún.

Ajeno a las es­tri­den­cias vi­sua­les que ca­rac­te­ri­zan a al­gu­nos de sus teó­ri­cos ri­va­les co­mer­cia­les, el Swift apues­ta por una es­tam­pa bas­tan­te dis­cre­ta, aun­que sus de­fen­so­res man­tie­nen que no se tra­ta en nin­gún ca­so de un co­che ano­dino. Sal­van­do las dis­tan­cias de en­fo­que y de ta­lla, su ca­rro­ce­ría cuen­ta con unas pro­por­cio­nes que la acer­can a la si­lue­ta del Mi­ni. A su fa­vor, me­re­ce la pe­na in­di­car que el mo­de­lo desa­rro­lla­do por Su­zu­ki des­ta­ca por su dis­cre­ción, un fac­tor esen­cial pa­ra so­por­tar el pa­so del tiem­po sin ca­du­car pre­ma­tu­ra­men­te.

Fiel a la fi­lo­so­fía que im­pe­ra en­tre los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les ja­po­ne­ses, cu­ya prin­ci­pal prio­ri­dad es la bús­que­da de la sa­tis­fac­ción de los clien­tes, el Swift apues­ta por ser un mo­de­lo que ja­más cau­sa­rá una de­cep­ción. Con un ta­ma­ño pen­sa­do pa­ra cu­brir la ma­yor par­te de su vida útil deam­bu­lan­do por las ca­lles de las gran­des ciu­da­des, el uti­li­ta­rio de Su­zu­ki sor­pren­de muy gra­ta­men-

Do­ta­do con una ge­ne­ro­sa su­per­fi­cie acris­ta­la­da, el Su­zu­ki Swift des­ta­ca por su agra­da­ble lu­mi­no­si­dad in­te­rior

Ideal pa­ra cir­cu­lar por el den­so trá­fi­co de las gran­des ciu­da­des, sor­pren­de por su gran com­por­ta­mien­to en ca­rre­te­ra

te cuan­do se tie­ne la oca­sión de pro­bar­lo en ca­rre­te­ra.

Per­fec­to pa­ra de­fen­der­se en el den­so trá­fi­co ur­bano y con una ta­lla que fa­ci­li­ta las ma­nio­bras, el Swift es un mo­de­lo ideal pa­ra las per­so­nas que sue­len rea­li­zar tra­yec­tos de lar­go al­can­ce los fi­nes de se­ma­na. Có­mo­do pa­ra via­jar por au­to­pis­ta, sus me­jo­res vir­tu­des di­ná­mi­cas aflo­ran cuan­do se dis­cu­rre por una ca­rre­te­ra se­cun- da­ria si­nuo­sa, un es­ce­na­rio en el que ad­quie­re es­pe­cial im­por­tan­cia la agra­da­ble sen­sa­ción de aplo­mo del co­che que pre­do­mi­na en to­do mo­men­to.

Sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, la ga­ma de es­te mo­de­lo de ori­gen ja­po­nés se ha ido es­truc­tu­ran­do con el pa­so del tiem­po, has­ta con­fi­gu­rar una ofer­ta de versiones des­ti­na­das a cu­brir múl­ti­ples ne­ce­si­da­des de uso y muy re­co­men­da- bles cuan­do se pien­sa en las gan­gas que ofre­ce el mer­ca­do de oca­sión. La ge­ne­ra­ción actual des­em­bar­có en el mer­ca­do na­cio­nal con una so­la ver­sión de ga­so­li­na, pe­ro un año más tar­de lle­gó la eco­nó­mi­ca con­fi­gu­ra­ción tur­bo­dié­sel. Dis­po­ni­ble con ca­rro­ce­rías de tres y cin­co puer­tas, la fa­mi­lia se com­ple­tó en el 2012 con el ru­ti­lan­te pro­pul­sor 1.6 de ga­so­li­na, que des­ta­ca por pres­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.