EL CO­CHE DE ___ JOAN PE­RA

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Mo­reno CO­CHE-OFI­CI­NA

Joan Pe­ra es una per­so­na muy ca­ris­má­ti­ca, por su ca­rác­ter, ex­pre­si­vi­dad, as­pec­to y, so­bre to­do, por su voz. Cuan­do lo es­cu­cho ha­blar, si cie­rro los ojos, en mi ima­gi­na­rio apa­re­ce el ros­tro de Woody Allen. Y es que el ac­tor ca­ta­lán lo ha do­bla­do en sus apa­ri­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, tal co­mo ha he­cho con Ro­wan At­kin­son –más co­no­ci­do co­mo Mr. Bean–.

Si bien es un re­fe­ren­te en el sec­tor del do­bla­je, no se que­da atrás en el in­ter­pre­ta­ti­vo. De he­cho, pa­sa­rá a la his­to­ria por ha­ber ba­ti­do el ré­cord Gui­ness de es­pec­ta­do­res de pa­go en una so­la fun­ción tea­tral. Fue jun­to a Pa­co Mo­rán, en el Pa­lau Sant Jor­di, an­te más de 13.000 per­so­nas, con La ex­tra­ña pa­re­ja, obra que es­tu­vo en car­tel na­da me­nos que cin­co años.

“He es­ta­do mar­ca­do pro­fe­sio­nal­men­te por es­tos éxi­tos”, ad­mi­te Pe­ra, que, li­cen­cia­do en ma­gis­te­rio, es­tu­vo tra­ba­jan­do de pro­fe­sor en Ma­ta­ró an­tes de de­di­car­se ple­na­men­te a su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca, que ha he­re­da­do uno de sus seis hi­jos, Ro­ger.

Mo­ver a to­da la fa­mi­lia no era ta­rea fá­cil, más aún si tam­bién via­ja­ban con las abue­las. Pe­ro ha­ce dé­ca­das las co­sas eran muy di­fe­ren­tes en ma­te­ria de trá­fi­co. ¡Ay si ha­bla­ra el Seat 131 que tu­vie­ron lar­gos años! “Era co­mo un tan­que, íba­mos a to­das par­tes con él y siem­pre fun­cio­na­ba”, re­cuer­da el ac­tor, dis­tin­gui­do es­te año con la Creu de Sant Jor­di y ac­tual­men­te in­mer­so en la pre­pa­ra­ción de L’avar de Mo­liè­re (Tea­tro Go­ya).

Más que un pla­cer, con­du­cir es una ne­ce­si­dad pa­ra Joan Pe- ra, que se sa­có el car­net pa­ra evi­tar tras­no­char en Bar­ce­lo­na es­pe­ran­do el pri­mer tren que le lle­va­ra a su ca­sa, en Ma­ta­ró, tras tra­ba­jar en el tea­tro. Los pri­me­ros tra­yec­tos los hi­zo al vo­lan­te de un Ci­troën 2 CV de se­gun­da

Si el ac­tor hu­bie­se si­do ri­co, hu­bie­ra via­ja­do siem­pre con chó­fer. “Ir al vo­lan­te im­pli­ca es­tar muy con­cen­tra­do y tien­do a dis­per­sar­me pen­san­do en mis co­sas; ade­más, ten­go la sen­sa­ción de que no do­mino el vehícu­lo a más de 100 km/h”, ad­mi­te el ac­tor, quien uti­li­za el co­che co­mo ofi­ci­na: es­tu­dia los pa­pe­les en los atas­cos, rea­li­za ano­ta­cio­nes mien­tras espera en los se­má­fo­ros, apro­ve­cha pa­ra ha­cer lla­ma­das de te­lé­fono…

Tan­to el BMW co­mo el Opel duer­men en la ca­lle por­que el ga­ra­je del do­mi­ci­lio del do­bla­dor es­tá ocu­pa­do por dos Volks­wa­gen clá­si­cos de sus hi­jos. Se tra­ta de una uni­dad de la mí­ti­ca fur­go­ne­ta hip­pie ale­ma­na y un Es­ca­ra­ba­jo. Nin­guno de los dos fun­cio­na y, co­mo sus pro­pie­ta­rios aho­ra no tie­nen po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas pa­ra arre­glar­los, to­do apun­ta a que per­ma­ne­ce­rán mu­cho tiem­po en el mis­mo lu­gar. Pe­ro el in­tér­pre­te de El ar­te de ha­cer reír no se en­fa­da por­que “no me sé en­fa­dar”. Pa­re­ce que en­fa­dar­se, pa­ra el ac­tor, tam­bién es un ar­te.

SER­GI AL­CÁ­ZAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.