To­ca­rá pa­gar, como siem­pre

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Po­co tiem­po de man­da­to, ape­nas un pu­ña­do de mi­nu­tos, han si­do ne­ce­sa­rios pa­ra que los nue­vos in­qui­li­nos del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya ha­yan tra­za­do una de sus pri­me­ras di­rec­tri­ces en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Des­afor­tu­na­da­men­te, tal ini­cia­ti­va vuel­ve a po­ner en el pun­to de mi­ra a los pro­pie­ta­rios de au­to­mó­vi­les, que des­de tiem­po in­me­mo­rial acu­mu­lan la des­gra­cia de ser la ca­te­go­ría so­cial más per­se­gui­da por las ar­cas de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

Su­po­ne­mos que el anun­cio per­pe­tra­do la semana pa­sa­da se tra­ta de un glo­bo son­da pa­ra cap­tar el pul­so ciu­da­dano so­bre un te­ma tan can­den­te como el de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y sus hi­po­té­ti­cas vías plau­si­bles de so­lu­ción. Pe­ro lo ma­lo de la cues­tión es que se vuel­ven a pro­po­ner al­ter­na­ti­vas tan po­co ló­gi­cas como téc­ni­ca­men­te dis­cu­ti­bles, y que si fi­nal­men­te se im­plan­tan van a sig­ni­fi­car una vez más un cas­ti­go in­jus­to a los su­fri­dos usua­rios de co­ches.

Des­de la fla­man­te ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na se pro­po­ne im­plan­tar un nue­vo im­pues­to, a par­tir del año 2018, des­ti­na­do a gra­var las emi­sio­nes de CO de los au­to­mó­vi­les. Que la co­sa va muy en se­rio y que for­ma­ba par­te de un plan pen­sa­do por al­guien des­de ha­ce tiem­po que­da cla­ro a tra­vés de la de­ta­lla­da lis­ta de pla­zos y ni­ve­les de emi­sio­nes que con­tem­pla. Por lo que di­cen, al prin­ci­pio pa­ga­rían úni­ca­men­te los co­ches que emi­ten más de 160 g/km, pe­ro en el ho­ri­zon­te de 2020 se re­ba­ja­ría el lis­tón has­ta los 120 g/km.

Re­cor­de­mos que en la ac­tua­li­dad, aque­llos co­ches ven­di­dos en Es­pa­ña que emi­ten más de 120 g/km ya que­dan pe­na­li­za­dos a ni­vel im­po­si­ti­vo a tra­vés del pa­go de dis­tin­tos tra­mos del Im­pues­to de Ma­tri­cu­la­ción. Pe­ro la car­ga pro­pues­ta aho­ra no se re­fie­re al mo­men­to de com­pra, sino que se­ría un pa­go anual per­ma­nen­te a lo lar­go de to­da la vi­da útil de los vehícu­los im­pli­ca­dos. Aunque se cal­cu­la que se po­drían re­cau­dar unos 70 mi­llo­nes de eu­ros anua­les por tal con­cep­to, sus im­pul­so­res ase­gu­ran que el ob­je­ti­vo es re­ba­jar los ni­ve­les de ga­ses con­ta­mi­nan­tes ver­ti­dos a la at­mós­fe­ra.

Sin dis­cu­tir las loa­bles in­ten­cio­nes de tal ini­cia­ti­va, se­ría desea­ble que al­guien con po­der re­fle­xio­na­ra so­bre sus consecuencias. Como sue­le su­ce­der, se vol­ve­rá a pre­sio­nar a los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos de la so­cie­dad, aque­llos que no tie­nen di­ne­ro pa­ra cam­biar su ve­tus­to co­che por un mo­de­lo eco­ló­gi­co de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Es­pe­re­mos, como mí­ni­mo, que la re­cau­da­ción ob­te­ni­da sir­va pa­ra in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción en el sec­tor del au­to­mó­vil y en la me­jo­ra del trans­por­te pú­bli­co, en vez de des­ti­nar­se a re­lle­nar los de­pó­si­tos de la po­ten­te flo­ta de co­ches ofi­cia­les que cir­cu­lan por do­quier.

El nue­vo im­pues­to afec­ta­ría a un sec­tor so­cial que no tie­ne di­ne­ro pa­ra cam­biar su co­che por un mo­de­lo eco­ló­gi­co re­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.