Un des­ca­po­ta­ble de pe­lí­cu­la

De es­pec­ta­cu­lar di­se­ño, el Mus­tang si­gue sien­do de los de­por­ti­vos más ad­mi­ra­dos. Es­ta ver­sión des­ca­po­ta­ble des­ta­ca por su equi­li­brio y pre­cio

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - Fran­cesc Pla

De­por­ti­vo muy po­pu­lar en los Es­ta­dos Uni­dos y un sím­bo­lo por sí so­lo, el Mus­tang lle­va 50 años ha­cien­do his­to­ria. La ca­rro­ce­ría es una mez­cla de lí­neas ac­tua­les con ras­gos de un pa­sa­do glo­rio­so. Por ejem­plo, el lar­go ca­pó es­cul­pi­do, la pa­rri­lla clá­si­ca tra­pe­zoi­dal o el le­gen­da­rio mo­rro de ti­bu­rón. La par­te tra­se­ra, real­men­te es­pec­ta­cu­lar, tie­ne unos pi­lo­tos tri­di­men­sio­na­les de tres ba­rras.

Dis­po­ni­ble en ver­sión cu­pé o des­ca­po­ta­ble, man­tie­ne la dis­po­si­ción his­tó­ri­ca de motor de­lan­te­ro lon­gi­tu­di­nal y trac­ción tra­se­ra (pro­pul­sión). Tie­ne dos am­plias pla­zas de­lan­te­ras y dos pla­zas tra­se­ras al­go es­tre­chas y no muy có­mo­das. So­bre to­do, es com­pli­ca­do el ac­ce­so por­que los asien­tos no se ade­lan­tan de for­ma au­to­má­ti­ca. Es un clá­si­co 2+2.

Es­ta ver­sión del Mus­tang Con­ver­ti­ble lle­va un motor 2.3 EcoBoost de 317 CV con cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des. Cues­ta 43.500 eu­ros, y la op­ción del cam­bio au­to­má­ti­co lo en­ca­re­ce 3.000 eu­ros. Por tan­to, el pre­cio es real­men­te com­pe­ti­ti­vo da­do to­do lo que ofre­ce.

Es un de­por­ti­vo muy ci­vi­li­za­do, su­ma­men­te agra­da­ble de con­du­cir, que per­mi­te un uso dia­rio cier­ta­men­te có­mo­do. Tie­ne de­ta­lles cu­rio­sos como la an­te­na ex­te­rior de va­ri­lla, que ya no se usa, o el gran ti­ra­dor in­te­rior pa­ra li­be­rar la ca­po­ta y po­der des­cu­brir el co­che. Una vez des­en­gan­cha­da la ca­po­ta del marco del pa­ra­bri­sas, hay que pul­sar un bo­tón si­tua­do a con­ti­nua­ción del ti­ra­dor. La ope- ra­ción es rá­pi­da, en po­cos se­gun­dos, pe­ro hay que ha­cer­la a me­nos de 5 km/h. Con­clu­sión: me­jor ha­cer­lo en pa­ra­do.

El motor 2.3 EcoBoost de cua­tro ci­lin­dros y 317 CV cum­ple muy bien, con una res­pues­ta rá­pi­da a la so­li­ci­tud del ace­le­ra­dor. No es una res­pues­ta ex­plo­si­va, por­que no es un de­por­ti­vo ra­di­cal. Pa­ra que no se dis­pa­re el con­su­mo el cam­bio tie­ne una re­la- ción muy lar­ga, tal vez de­ma­sia­do. Y se echa de me­nos un so­ni­do de es­ca­pe al­go más ex­ci­tan­te, a la al­tu­ra de la co­no­ci­da tra­di­ción de es­te co­che.

El tac­to del co­che es bueno, bas­tan­te de­por­ti­vo, so­bre to­do el em­bra­gue y el cam­bio ma­nual con una pa­lan­ca cor­ta y de rá­pi­do re­co­rri­do. El con­duc­tor pue­de ju­gar con dis­tin­tos re­gla­jes de la di­rec­ción, res­pues­ta del ace­le­ra- dor y so­ni­do del motor a tra­vés de los mo­dos de con­duc­ción Nor­mal, Sport+, Cir­cui­to y Nie­ve/ Agua. El mo­do Cir­cui­to des­co­nec­ta el con­trol de trac­ción del eje tra­se­ro.

De sus­pen­sión fir­me, pe­ro có­mo­da, el Mus­tang es bas­tan­te ágil en cur­va, a pe­sar de sus di­men­sio­nes y pe­so. Se no­ta su pues­ta a pun­to a la eu­ro­pea, con un cha­sis que trans­mi­te mu­cha con­fian­za y que di­gie­re so­bra­da­men­te los 317 CV de es­ta ver­sión. Gi­ra bas­tan­te plano, no se in­cli­na y fre­na de for­ma muy de­cen­te.

Muy bien equi­pa­do, sor­pren­de el as­pec­to po­co re­fi­na­do de al­gu­nos plás­ti­cos del ha­bi­tácu­lo como por ejem­plo los ti­ra­do­res de los asien­tos de­lan­te­ros si­tua­dos en la par­te pos­te­rior. Del equi­pa­mien­to, des­ta­ca el sis­te­ma mul­ti­me­dia de Ford SYNC, que in­clu­ye una pan­ta­lla tác­til de 8 pul­ga­das o el or­de­na­dor de via­je con múl­ti­ples in­for­ma­cio­nes y me­di­cio­nes pa­ra el con­duc­tor. Lle­va de se­rie lla­ve in­te­li­gen­te, ta­pi­ce­ría de piel, sis­te­ma de re­pos­ta­je sin ta­pón o ilu­mi­na­ción in­te­rior per­so­na­li­za­ble.

El Mus­tang Con­ver­ti­ble se des­ca­po­ta en se­gun­dos pre­via li­be­ra­ción de un ti­ra­dor si­tua­do en el marco del

pa­ra­bri­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.