So­bre fí­si­ca y se­gu­ri­dad

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Ha­ce unos días se de­di­ca­ba es­ta mis­ma co­lum­na de opi­nión a po­ner so­bre la me­sa el te­ma de las prue­bas au­to­mo­vi­lís­ti­cas de cho­que efec­tua­das en la­bo­ra­to­rios es­pe­cia­li­za­dos. En esa oca­sión, se tra­ta­ba de re­la­ti­vi­zar los da­tos ob­te­ni­dos por los co­ches ra­dio­gra­fia­dos, de­bi­do a que el he­cho de co­no­cer de an­te­mano los re­qui­si­tos del exa­men per­mi­te que los fa­bri­can­tes sa­quen ca­si siem­pre bue­na no­ta. Hoy, en cam­bio, la ma­te­ria del ar­tícu­lo va a gi­rar al­re­de­dor de los pa­rá­me­tros dic­ta­mi­na­dos por la fí­si­ca, la cien­cia más im­por­tan­te cuan­do se tra­ta de ana­li­zar el gra­do de se­gu­ri­dad que ca­rac­te­ri­za­rá a cual­quier ar­ti­lu­gio mo­to­ri­za­do ca­paz de ejer­cer como me­dio de trans­por­te por ca­rre­te­ra.

Mu­chas per­so­nas se afe­rran a la erró­nea idea de que los au­to­mó­vi­les van ga­nan­do en­te­ros pro­gre­si­va­men­te en cues­tión de se­gu­ri­dad en pro­por­cio­nes si­mi­la­res a las que vie­nen aso­cia­das al ta­ma­ño de sus ca­rro­ce­rías. Si el pris­ma ele­gi­do pa­ra con­tem­plar la cues­tión es el de un ca­so de cho­que en­tre dos co­ches de dis­tin­tos ta­ma­ños, es­ta afir­ma­ción po­dría acep­tar­se como par­cial­men­te cier­ta, pues­to que el mo­de­lo de me­nor ma­sa se­rá en la ma­yo­ría de los ca­sos el que sal­drá peor pa­ra­do. El se­cre­to re­si­de en la can­ti­dad de ener­gía que de­be­rá ab­sor­ber ca­da uno de los vehícu­los im­pli­ca­dos, un fac­tor que otor­ga una ne­ta ven­ta­ja al ac­ci­den­ta­do de pe­so su­pe­rior.

Sin me­nos­pre­ciar las es­ta­dís­ti­cas de cho­ques, la se­gu­ri­dad es un gi­gan­tes­co uni­ver­so re­gi­do por la fí­si­ca que va mu­cho más allá de las consecuencias que tie­ne una sim­ple co­li­sión en­tre vehícu­los. Pro­ba­ble­men­te, en la ac­tua­li­dad no exis­te una ca­te­go­ría tan fia­ble como los SUV de ta­lla ma­yor fren­te a un im­pac­to con­tra otro co­che. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que el au­to­mó­vil más se­gu­ro ha si­do siem­pre aquel que es ca­paz de res­pon­der me­jor a las ór­de­nes dic­ta­das por el con­duc­tor cuan­do se tra­ta de intentar evi­tar un ac­ci­den­te. Y en es­ta te­si­tu­ra, se an­to­jan más fia­bles los mo­de­los li­via­nos y ma­ne­ja­bles del mer­ca­do, los maes­tros del di­na­mis­mo que fo­men­tan el ar­te del es­ca­pis­mo an­te el pe­li­gro.

De­bi­do a los ca­pri­chos de la fí­si­ca, ade­más, re­sul­ta in­dis­cu­ti­ble que el ni­vel de se­gu­ri­dad de un co­che es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el pun­to en el que se en­cuen­tra su cen­tro de gra­ve­dad. Cuan­to más aba­jo es­té, me­jor se­rá su res­pues­ta di­ná­mi­ca en cual­quier con­di­ción de uso, y por con­si­guien­te, tam­bién se in­cre­men­ta­rá su es­ta­bi­li­dad. Por mu­cho que ayu­den los sis­te­mas elec­tró­ni­cos de asis­ten­cia al con­duc­tor, esos duen­des que im­pi­den el blo­queo de las rue­das y que evi­tan los de­rra­pa­jes, la fí­si­ca si­gue im­po­nien­do las le­yes re­la­cio­na­das con el pe­so y la al­tu­ra al fre­nar y gi­rar.

Los co­ches más se­gu­ros son aque­llos que des­ta­can por su no­ble res­pues­ta en ca­rre­te­ra y que per­mi­ten evi­tar el pe­li­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.