Por eco­no­mía y se­gu­ri­dad

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat

Uno de los me­jo­res con­se­jos que se pue­den dar pa­ra re­ba­jar el con­su­mo de com­bus­ti­ble es ale­jar­se del vehícu­lo que nos pre­ce­de

Gra­cias a la irrup­ción de la elec­tró­ni­ca en el uni­ver­so del au­to­mó­vil, du­ran­te los úl­ti­mos años se ha pro­du­ci­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad en la ca­rre­te­ra. Con ca­da cam­bio de ge­ne­ra­ción, los co­ches ga­nan en­te­ros en ma­te­ria de sal­va­guar­dia a sus ocu­pan­tes, de­bi­do a que adop­tan fla­man­tes sis­te­mas ges­tio­na­dos elec­tró­ni­ca­men­te que ve­lan si­gi­lo­sa­men­te por evi­tar ac­ci­den­tes. Pe­ro aun­que el alu­vión de me­ca­nis­mos con ins­tin­to de pro­tec­ción si­ga ten­dien­do al in­fi­ni­to, la per­so­na que se en­cuen­tre al vo­lan­te se­gui­rá te­nien­do el pa­pel más im­por­tan­te mien­tras da­mos pa­sos ha­cia el es­ce­na­rio que nos de­pa­ra el fu­tu­ro, do­mi­na­do por la con­duc­ción au­tó­no­ma.

Ol­vi­dé­mo­nos hoy del de­sola­dor pa­no­ra­ma que nos es­pe­ra en el por­ve­nir a las per­so­nas que go­za­mos con­du­cien­do, re­gi­do por los au­to­ma­tis­mos, pa­ra cen­trar­nos en un as­pec­to fun­da­men­tal si se quie­re cir­cu­lar sin so­bre­sal­tos. Nos re­fe­ri­mos a la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de se­guir man­te­nien­do in­tac­ta la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad, por­que pe­se a que pa­rez­ca que los sis­te­mas elec­tró­ni­cos de ayu­da per­mi­tan re­la­jar­se un tan­to al con­du­cir, lo me­jor es no ba­jar la guar­dia an­te el ries­go la­ten­te que con­lle­va im­plí­ci­ta­men­te la ac­ción de con­du­cir cual­quier vehícu­lo.

Con­di­cio­na­dos por la ve­lo­ci­dad que se lle­va y las con­di­cio­nes de la vía, me­re­ce la pe­na in­sis­tir en que man­te­ner una dis­tan­cia ade­cua­da res­pec­to a los vehícu­los que cir­cu­lan por de­lan­te es la me­jor ac­ti­tud que exis­te pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes. Si se ha de­ja­do un mar­gen de me­tros idó­neo, siem­pre se po­drá reac­cio­nar a tiem­po pa­ra fre­nar o ma­nio­brar en ca­so de emer­gen­cia y sa­lir ai­ro­so de si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas. Pe­ro lo me­jor de la cues­tión es que con­du­cir de es­te mo­do es el me­jor sis­te­ma asi­mis­mo pa­ra con­ver­tir­se en un maes­tro del aho­rro en la ca­rre­te­ra.

Y es que uno de los me­jo­res con­se­jos que se pue­den dar pa­ra re­ba­jar el con­su­mo de com­bus­ti­ble es no pe­gar­se al vehícu­lo que nos pre­ce­de, pues­to que de es­te mo­do se evi­ta­rá te­ner que fre­nar fre­cuen­te­men­te y gas­tar más de lo de­bi­do. Pa­ra aho­rrar car­bu­ran­te, lo ideal es an­ti­ci­par­se al vo­lan­te y re­du­cir la ve­lo­ci­dad le­van­tan­do el pie del ace­le­ra­dor, de­jan­do una mi­sión prác­ti­ca­men­te tes­ti­mo­nial al pe­dal de freno siem­pre que sea po­si­ble.

No es por ca­sua­li­dad que uno de los úl­ti­mos in­ge­nios elec­tró­ni­cos que han apa­re­ci­do en los co­ches, un me­ca­nis­mo pre­dic­ti­vo desa­rro­lla­do pa­ra dar con­se­jos al con­duc­tor con la fi­na­li­dad de ga­nar en­te­ros en tér­mi­nos de efi­cien­cia, es­té ob­se­sio­na­do en su­ge­rir reite­ra­da­men­te ale­jar­se de los otros co­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.