Lu­jo asiá­ti­co

El SUV de Bentley se lla­ma Ben­tay­ga y cons­ti­tu­ye una ex­hi­bi­ción de ca­li­dad y re­fi­na­mien­to só­lo al al­can­ce de un fa­bri­can­te ar­te­sa­nal de es­te pres­ti­gio. Su­per­la­ti­vo en to­do, mon­ta un mo­tor W12 de 608 CV con trac­ción a las cua­tro rue­das

La Vanguardia - Motor - - COCHE DE LA SEMANA - Fran­cesc Pla

Au­di, BMW, Ja­guar, Mer­ce­des, Pors­che o Ran­ge Ro­ver tie­nen en su ga­ma un SUV­de­lu­jo de al­tas pres­ta­cio­nes. Es de­cir, un Sport Uti­lity Vehi­cle. Y Rolls-Roy­ce, di­cen, lo ten­drá enun fu­tu­ro pró­xi­mo. Es inevi­ta­ble. Manda el mer­ca­do.

El ca­so de Bentley es di­fe­ren­te por­que Bentley es di­fe­ren­te. En es­te sen­ti­do, el Ben­tay­ga, el pri­mer to­do­ca­mino de la mar­ca bri­tá­ni­ca pro­pie­dad de Volks­wa­gen, na­ce sin un­ri­val di­rec­to. Nohay­com­pe- ten­cia ac­tual­men­te pa­ra un au­to­mó­vil que su­pera los cin­co me­tros de lon­gi­tud, es­tá fa­bri­ca­do de for­maar­te­sa­nal y, en­tre otros de­ta­lles téc­ni­cos, mon­ta un exu­be­ran­te mo­tor de seis mil cen­tí­me­tros cú­bi­cos re­par­ti­dos en do­ce ci­lin­dros.

En cual­quier ca­so, es­te ne­go­cio gi­ra al­re­de­dor de una sim­ple pre­mi­sa: ven­der co­ches. Y como no hay otro seg­men­to que crez­ca tan­to como los SUV, no to­ca más re­me­dio que es­tar pre­sen­te con uno de esos desea­dos co­ches ca­pa­ces de­to­do. Se­tra­ta, por­tan­to, deo­fre­cer al pú­bli­co lo que pi­de, aun­que es­te­mos ha­blan­do de un vehí­cu- lo cu­yo cos­te medio ron­de los 500.000 eu­ros.

Par­tien­do de un con­tro­ver­ti­do pro­to­ti­po (EXP 9F) apa­re­ci­do ha­ce tres años en Gi­ne­bra, el fa­bri­can­te de Cre­we ha sa­bi­do fi­nal­men­te dar­le un as­pec­to más de­li­ca­do, me­nos rompe­dor y abrup­to que el mos­tra­do en el con­cep­to ori­gi­nal. Bentley apues­ta por una ma­jes­tuo­sa ca­rro­ce­ría que des­pren­de esa ele­gan­cia in­tem­po­ral que tan­to se­du­ce a sus adi­ne­ra­dos clien­tes, con una po­de­ro­sa par­te fron­tal re­co­no­ci­ble y una par­te tra­se­ra al­go más im­per­so­nal. Los res­pon­sa­bles de la mar­ca afir­man que es­ta­mos an­te la apa­ri­ción de un nue­vo seg­men­to de lu­jo y pue­de que es­tén en lo cier­to.

Lo que es del to­do evi­den­te es que el Ben­tay­ga protagoniza un en­fo­que iné­di­to has­ta la fe­cha en es­te ti­po de au­to­mó­vi­les lú­di­cos. Y to­do, siem­pre des­de el lu­jo y la ex- clu­si­vi­dad más ex­qui­si­ta. Por­que Bentley re­pre­sen­ta la ex­ce­len­cia y mu­cho más. Y no hay du­da de que el Ben­tay­ga es un co­che ex­cep­cio­nal des­de mu­chos pun­tos de vis­ta.

AL­FOM­BRA MÁ­GI­CA

Uti­li­zan­do la pla­ta­for­ma del A udi Q 7, el 80% de los com­po­nen­tes son nue­vos y ex­clu­si­vos. Con el in­ti­mi­dan­te ob­je­ti­vo de si­tuar­lo como el SUV más po­ten­te y rá­pi­do del mun­do, el mo­tor, por sí so­lo, cons­ti­tu­ye to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Se tra­ta del W12de

Volks­wa­gen, aho­ra con 608 CV y un par mo­tor es­pec­ta­cu­lar: 900 Nm. De he­cho, las pres­ta­cio­nes ha­blan de un co­che real­men­te rá­pi­do a pe­sar de su pe­so: 301 km/h de pun­ta y 4,1 se­gun­dos pa­ra al­can­zar los 100 km/h. Con sus­pen­sión neu­má­ti­ca de se­rie, el Ben­tay­ga in­tro­du­ce el Bentley Dy­na­mic Ri­de, un sis­te­ma que uti­li­za dos mo­to­res eléc­tri­cos pa­ra en­du­re­cer las ba­rras es­ta­bi­li­za­do­ras. De es­te mo­do, se mi­ti­gan los ba­lan­ceos en cur­va de un­co­che gran­de y pe­sa­do y, por otro la­do, se man­tie­ne un com­por­ta­mien­to ex­tre­ma­da­men­te sua­ve y de­li­ca­do pa­ra los ocu­pan­tes en rec­ta. Por su­pues­to, la trac­ción es per­ma­nen­te a las cua­tro rue­das, con di­fe­ren­cial cen­tral Tor­sen y un re­par­to de la trac­ción 40/60 en­tre los ejes de­lan­te­ro y tra­se­ro.

Al­tu­ra del co­che, du­re­za de sus­pen­sión, con­trol de ba­lan­ceo, es­ta­bi­li­dad elec­tró­ni­ca, con­trol de trac­ción, ges­tión de mo­tor y cam- bio se pue­den con­fi­gu­rar me­dian­te un man­do gi­ra­to­rio en la con­so­la. In­cor­po­ra, ob­via­men­te, un­gran nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad ac­ti­va y pa­si­va. En­tre ellos des­ta­can: con­trol de des­cen­so, con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo, asis­ten­te de trá­fi­co pos­te­rior, vi­sión pe­ri­fé­ri­ca o vi­sión noc­tur­na.

Una vez en el in­te­rior es fá­cil com­pren­der por­que se ne­ce­si­tan 130 ho­ras y 53 ar­tes anos pa­ra fa­bri­car ca­da uni­dad. Ca­da vehícu­lo se pin­ta a mano y las to­le­ran­cias de los guar­ne­ci­dos in­te­rio­res se mi­den en dé­ci­mas de mi­lí­me­tro. Piel se­lec­cio­na­da (has­ta 15 co­lo­res pa­ra ele­gir), ma­de­ra no­ble, asien­tos con 20 ajus­tes eléc­tri­cos con ca­le­fac­ción y cli­ma­ti­za­ción, man­dos cro­ma­dos o el vi­drio mi­ne­ral en la ins­tru­men­ta­ción (como en la al­ta re­lo­je­ría) ha­blan del par­ti­cu­lar uni­ver­so de ca­li­dad de Bentley.

El Ben­tay­ga W12, ha­brá ver­sio­nes V8, dié­sel y has­ta una hí­bri­da, vie­ne con la es­pe­ci­fi­ca­ción Mu­lli­ner que in­clu­ye llan­tas de 21’, em­ble­mas bor­da­dos en los asien­tos, pe­da­les de­por­ti­vos fo­rra­dos o ta­pón-jo­ya del de­pó­si­to.

En­tre las op­cio­nes que Bentley ha crea­do pa­ra sus clien­tes hay un re­loj de la mar­ca Breitling de oro rosa va­lo­ra­do en 150.000 eu­ros. Y tra­tán­do­se de unBentley, la per­so­na­li­za­ción es sim­ple­men­te fas­ci­nan­te: es­ca­lo­nes re­trác­ti­les eléc­tri­cos, jau­las pa­ra trans­por­tar ani­ma­les, ces­ta de pic­nic de tres pie­zas y un lar­go, lu­jo­so y gla­mu­ro­so et­cé­te­ra.

Par­te fun­da­men­tal de su im­po­nen­te as­pec­to, las llan­tas pue­den ser de 20, 21 o 22 pul­ga­das. Hay dis­po­ni­ble una es­pe­ci­fi­ca­ción To­do­te­rreno con cua­tro mo­dos de con­duc­ción off-road

Bentley pre­su­me del ha­bi­tácu­lo más re­fi­na­do del mun­do por sus ele­men­tos ar­te­sa­na­les en piel y ma­de­ra y por la per­fec­ción de los ajus­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.