El he­re­de­ro de las dos rue­das

Apro­ve­chan­do su ex­pe­rien­cia en el uni­ver­so de las mo­to­ci­cle­tas, Ya­maha fan­ta­sea con un au­to­mó­vil de­por­ti­vo bi­pla­za

La Vanguardia - Motor - - CONCEPT CAR - Pe­re Prat

Aun­que exis­tan em­pre­sas que se de­di­can tan­to a los co­ches como a las mo­to­ci­cle­tas, fir­mas tan ca­ris­má­ti­cas co­moHon­da, BMW y Su­zu­ki, es­ta com­ple­ja com­bi­na­ción de ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les no sue­le ser una nor­ma ha­bi­tual en el sec­tor del mo­tor, in­va­di­do por mar­cas es­pe­cia­li­za­das en vehícu­los de dos o cua­tro rue­das. Pe­se a que to­da­vía no ha­ya anun­cia­do que pre­ten­da am­pliar su ra­dio de ac­ción ha­cia los au­to­mó­vi­les, Ya­maha ha op­ta­do por crear un es­pec­ta­cu­lar con­cept car de­no­mi­na­do Sports Ri­de, des­ti­na­do a sor­pren­der a los afi­cio­na­dos que asis­ten es­ta tem­po­ra­da a los sa­lo­nes de mo­tos más im­por­tan­tes del mun­do.

La in­ten­ción de los di­ri­gen­tes de la mar­ca de los tres dia­pa­so­nes ha si­do tras­la­dar la esen­cia fun­da­men­tal que tie­nen sus mo­to­ci­cle­tas a un vehícu­lo de cua­tro rue­das. Or­gu­llo­sos de la de­por­ti­vi­dad que ha ca­rac­te­ri­za­do la tra­yec­to­ria de Ya­maha como fa­bri­can­te de mo­tos, los res­pon­sa­bles del pro­yec­to han apos­ta­do por un co­che bi­pla­za de ge­né­ti­ca ne­ta­men­te di­ná­mi­ca. Se tra­ta­ba, fun­da­men­tal­men­te, de in­ten­tar ex­por­tar las ex­ci­tan­tes sen­sa­cio­nes que trans­mi­te una ru­ti­lan­te mo­to de al­tas pres­ta­cio­nes a un for­ma­to au­to­mo­vi­lís­ti­co.

Pe­ro lo me­jor del ca­so es que no se tra­ta de un­sim­ple ejer­ci­cio de es­ti­lo, pues­to que al ana­li­zar­lo sa­len a re­lu­cir in­tere­san­tes as­pec­tos des­ti- na­dos a pro­mo­ver la po­si­bi­li­dad de que al­gún día se fa­bri­que en se­rie un mo­de­lo de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Sin me­nos­pre­ciar las su­ge­ren­tes for­mas de la ca­rro­ce­ría, quea­traen las mi­ra­das de los fa­ná­ti­cos del mo­tor, el prin­ci­pal pun­to fuer­te del Sports Ri­de es el cha­sis, com­pues­to por una es­truc­tu­ra de se­gu­ri­dad ins­pi­ra­da en los bólidos que par­ti­ci­pan en el Cam­peo­na­to del Mun­do de F-1.

Con el fin de sor­pren­der a cual­quie­ra, se ha op­ta­do por dar for­ma a un­ru­ti­lan­te de­por­ti­vo. Pe­ro el pro­yec­to de la fir­ma ja­po­ne­sa con­tem­pla el hi­po­té­ti­co desa­rro­llo de una fa­mi­lia de au­to­mó­vi­les com­pues­ta por tres ti­pos de ca­rro­ce­ría dis­tin­ta. Apro­ve­chan­do la mis­ma es­truc­tu­ra bá­si- ca, Ya­maha es­ta­ría en con­di­cio­nes de dar vi­da a un de­por­ti­vo pa­re­ci­do al Sports Ri­de, que com­par­ti­ría pla­ta­for­ma con un uti­li­ta­rio de vo­ca­ción ur­ba­na y un SUV de ta­lla pe­que­ña. Los aman­tes de la pres­tan­cia au­to­mo­vi­lís­ti­ca y la tec­no­lo­gía que­da­rán enamo­ra­dos cuan­do ten­gan la oca­sión de­con­tem­plar con sus pro­pios ojos el Spor­tsRi­de. Es­ta jo­ya del di­se­ño des­ta­ca asi­mis­mo por la se­lec­ta elec­ción de los ma­te­ria­les des­ti­na­dos a for­mar par­te de su es­pa­cio in­te­rior. Sen­tar­se al vo­lan­te de un co­che que de­ja a la vis­ta y al tac­to abun­dan­tes pie­zas de fi­bra de car­bono, com­bi­na­das con ta­pi­za­dos de piel y ele­men­tos me­tá­li­cos, es un pla­cer di­fí­cil de ol­vi­dar.

Las muscu­losas for­mas de la ca­rro­ce­ría po­nen de re­lie­ve a sim­ple vis­ta la vo­ca­ción ne­ta­men­te de­por­ti­va del pro­to­ti­po fir­ma­do por Ya­maha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.