El boom de una le­yen­da ur­ba­na

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Ra­mon Bal­mes

Na­ció en 1916 en Nue­va York. Ha cum­pli­do un si­glo de vida y si­gue sien­do lo úl­ti­mo en trans­por­te ur­bano. Co­no­ce to­dos los si­tios de la ciu­dad y la for­ma más fá­cil de lle­gar a ellos. Es el es­cú­ter: si­len­cio­sa, prác­ti­ca, eco­friendly, ágil e in­ter­cla­sis­ta. To­da una le­yen­da ur­ba­na que revolucionó la mo­vi­li­dad per­so­nal en la ciu­dad. Un fe­nó­meno úni­co del mun­do de la mo­to­ri­za­ción que re­fle­ja muy bien la evo­lu­ción de las for­mas de vida ur­ba­na.

La ex­po­si­ción del cen­te­na­rio del es­cú te re­ne­lM use u Mo­to Bar­ce­lo­na nos in­vi­ta a via­jar a tra­vés de la his­to­ria so­cial de es­ta mo­to­ci­cle­ta des­de sus orí­ge­nes en el Nue­va York pre­vio a los años del jazz has­ta nues­tros días. Pa­ra ello Mu­seu Mo­to Bar­ce­lo­na ha se­lec­cio­na­do una mues­tra de 30 mo­de­los que van des­de los pri­me­ros apa­ra­tos del pe­rio­do de en­tre­gue­rras has­ta los mo­de­los más ac­tua­les, ca­rac­te­ri­za­dos por un look ge­nui­na­men­te ur­bano.

En la mues­tra el vi­si­tan­te po­drá con­tem­plar los mo­de­los pio­ne­ros en Eu­ro­pa co­mo la fa­mo­sa ABC Skoo­ta­mo­ta bri­tá­ni­ca de 1920 o la Bruck­hou­se Cor­gi de 1944 uti­li­za­da por las tro­pas alia­das en el des­em­bar­co de Nor­man­díay­la li­be­ra­ción de Eu­ro­pa. La fun­cio­na­li­dad de la ex­po­si­ción per­mi­te que se pue­dan com­pa­rar es­tos pri­me­ros mo­de­los con los que lle­ga­rían des­pués con la po­pu­la­ri­za­ción del es­cú­ter en los años cin­cuen­ta.

Así, el vi­si­tan­te po­drá ver la Hon­da Su­per Cub (1971), el es­cú­ter más ven­di­do de la his­to­ria, con más de 90 mi­llo­nes de uni­da­des. No fal­ta, por su­pues­to, los po­pu­la­res mo­de­los ita­lia­nos: la Ves­pa, pri­me­ro, y la Lam­bre­ta, des­pués. Hay sor­pre­sas in­tere­san­tes. Por ejem­plo, la ex­hi­bi­ción de una pie­za úni­ca: la pri­me­ra Ves­pa­ven­di­da enBar­ce­lo­na en 1953 a la que Sal­va­dor Da­lí es­tam­pó su fir­ma con un pin­ta­la­bios.

La mues­tra re­co­ge tam­bién una Lam­bre­ta que re­zu­ma el más pu­ro es­ti­lo mod in­glés de los años 60 cuan­do la beat

mu­sic era se­ña cul­tu­ral de la ju­ven­tud bri­tá­ni­ca. Se ex­hi­be tam­bién una sin­gu­lar KTM Mi­ra­bell (1957) ce­di­da di­rec­ta­men­te al mu­seo bar­ce­lo­nés por la pres­ti­gio­sa em­pre­sa aus­tria­ca.

Los fa­bri­can­tes es­pa­ño­les cuen­tan con un es­pa­cio en el Mu­seu Mo­to Bar­ce­lo­na con mo­de­los que en su mo­men­to, hay que de­cir­lo, pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos por el gran pú­bli­co. En­tre ellos des­ta­can la Ron­di­ne Scoo­ter (1951), Hu­sor (1953), Iru­ña (1954), Rie­ju Isard (1959), Mon­te­sa (1963), Der­bi Scot­ma­tic (1967) o la Bul­ta­co Ga­vio­ta (1970). De to­das ellas, Rie­ju es la úni­ca que ha so­bre­vi­vi­vo en el mer­ca­do es­pa­ñol.

No es ca­sua­li­dad que sea Bar­ce­lo­na la ciu­dad que em­pren­de la ini­cia­ti­va en es­te sin­gu­lar ho­me­na­je al es­cú­ter. No en vano cir­cu­lan a dia­rio por la ca­pi­tal ca­ta­la­na 300.000 mo­to­ci­cle­tas, lo que la con­vier­te en la ur­be eu­ro­pea con ma­yor vo­lu­men de trá­fi­co de vehícu­los de dos rue­das.

Cli­ma­to­lo­gía apar­te, las ra­zo- nes por las que el es­cú­ter tie­ne tan­to éxi­to en Bar­ce­lo­na son se­gu­ra­men­te las mis­mas que se­du­je­ron a los neo­yor­ki­nos. Cier­to es­que­las co­sas han cam­bia­do mu­cho des­de que Au­to- ped Com­pany, de Long Is­land, pu­so en cir­cu­la­ción los pri­me­ros es­cú­ters en Man­hat­tan en 1916. El en­jam­bre hu­mano que en­tra­ba y sa­lía de­los gran­des al­ma­ce­nes de la Quinta y la Sex­ta Ave­ni­da era tes­ti­go fiel de co­mo aque­llas nue­vas má­qui­nas sor­tea­ban los em­bu­dos de au­to­bu­ses y co­ches de lu­jo de la épo­ca des­de Washington Squa­re has­ta el Ho­tel Pla­za y Cen­tral Park.

Hoy co­mo ayer las ne­ce­si­da­des en cues­tio­nes de mo­vi­li­dad ur­ba­na, sea en Bar­ce­lo­na o Nue­va York, se cen­tran en aho­rrar tiem­po, di­ne­ro y ener­gía. Es­ta era la fi­lo­so­fía de los crea­do­res de la Au­to­ped en la fe­bril Nue­va York de co­mien­zos del si­glo XX, a la sa­zón la ma­yor me­tró­po­li de los Es­ta­dos Uni­dos, in­mer­sa en la cons­truc­ción de ras­ca­cie­los y aje­na a la Gran Gue­rra. Yes­te es hoy el prin­ci­pio que ri­ge en el usua­rio que op­ta por un es­cú­ter en cual­quier ciu­dad del mun­do.

La Au­to­ped, fa­bri­ca­da con li­cen­cia en los años 20 por Krupp en Ale­ma­nia y por CAS en Che­cos­lo­va­quia, al­can­za­ba los 35 km/hy se pu­bli­ci­ta­ba en Man­hat­tan con es­te es­lo­gan: “El nue­vo vehícu­lo de mo­tor pa­ra usos ili­mi­ta­dos”. Hoy el es­cú­ter pue­de ser clá­si­co o de­por­ti­vo, con lí­neas an­gu­lo­sas o afi­la­das. Pue­de desa­rro­llar 650cc e igua­lar y su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de un co­che. Hoy co­mo ayer los fa­bri­can­tes in­ci­den en el va­lor del es­cú­ter pa­ra aho­rrar tiem­po, cos­tes y ga­nar ca­li­dad de

vida. “Prue­ba de dar una vuel­ta y la ciu­dad ya nun­ca se­rá lo mis­mo”, ani­ma hoy un fa­bri­can­te.

La Au­to­ped dio pa­so a mo­de­los bri­tá­ni­cos más evo­lu­cio­na­dos. La sim­pli­ci­dad me­cá­ni­ca y las di­men­sio­nes re­du­ci­das per­mi­tió que fue­ra uti­li­za da por las tro­pas ae­ro­trans­por­ta­das alia­das en laII Gue­rra Mun­dial. Des­ta­ca­ron los mo­de­los ame­ri­ca­nos Cush­man y Cooper y la bri­tá­ni­ca Cor­gi. La Cush­man, fa­bri­ca­da en Lin­coln (Ne­bras­ka) a pe­ti­ción del De­par­ta­men­to de Gue­rra, apa­re­ció en abril de 1943. Un año más tar­de, en fe­bre­ro de 1944, Cooper Mo­tors, de Los An­ge­les, sa­ca­ba al mer­ca­do la Cooper de gue­rra.

Pe­ro el boom del es­cú­ter se pro­du­ce des­pués de­la II Gue­rra Mun­dial de la mano de Ita­lia y Ja­pón, co­mo pue­de apre­ciar el vi­si­tan­te del Mu­seu Mo­to Bar­ce­lo­na. Des­ta­can tres nom­bres pro­pios: los her­ma­nos Ar­man­do y En ri­co Pi ag­gio­yFerd in an­do In­no­cen­ti. Los dos pri­me­ros le­van­ta­ron la fac­to­ria Piag­gio de las ce­ni­zas tras ha­ber si­do bom­bar­dea­da por los B1 ame­ri­ca­nos por su co­la­bo­ra­ción mi­li­tar con el Eje. Ellos in­ven­ta­ron la Ves­pa. El se­gun­do sa­có la Lam­bre­ta en Mi­lan en 1946 pa­ra com­pe­tir con Ves­pa.

La sa­ga de los Piag­gio tu­vo el a cier­to de fi­cha­ra Co­rra dino D’ As­ca­nio, que en fe­bre­ro de 1945 diseñó los pri­me­ros bo­ce­tos del aVes­pa, lla­ma­da a con­ver­tir­se en me­dio de trans­por­te de ma­sas, pri­me­ro en Ita­lia, y des­pués en otros mu­chos paí­ses. Pe­ro tam­bién en un fe­nó­meno del di­se­ño muy apre­cia­do en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. En 1956 En­ri­co Piag­gio de­cla­ra­ba a

Ti­me: “De la mis­ma for­ma que Henry Ford pu­so a los tra­ba­ja­do­res ame­ri­ca­nos so­bre rue­das en Amé­ri­ca, no­so­tros he­mos pues­to el trans­por­te mo­to­ri­za­do al al­can­ce de gen­te que ja­más es­pe­ró via­jar de esa for­ma”. En1956 en las ca­lles de Ita­lia ha­bía más de 1,5 mi­llón de Ves­pas.

La se­gun­da olea­da de es­cú­ters vino del Ja­pón ocu­pa­do de la pos­gue­rra que re­co­gió la in­fluen­cia de la fie­bre es­cú­ter en­lo­sa­ños­vein­tey trein­ta en Amé­ri­ca. En 1946 apa­re­ció en es­ce­na la Fu­ji Rab­bit, con­si­de­ra­da uno de los mo­de­los más prác­ti­cos y fia­bles del mun­do. Otro gi­gan­te ja­po­nés pa­só de fa­bri­car los avio­nes de com­ba­te Ze­ro al es­cú­te­rC-11 Pi­geon. To­dou­né­xi­toen el país del sol na­cien­te, aun­que na­die ha su­pe­ra­do aún el fe­nó­meno de la Hon­da Su­per Cub.

El ho­me­na­je bar­ce­lo­nés al es­cú­ter es, sin du­da, to­da una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra los mi­les de aman­tes del trans­por­te mo­to­ri­za­do. Y pa­ra to­dos los afi­cio­na­dos al mun­do del mo­tor, que en Ca­ta­lun­ya son le­gión.

FO­TOS: LAU­RA GUE­RRE­RO

ARCHIVO MU­SEU MO­TO BAR­CE­LO­NA

1 y 2. La Cor­gi bri­tá­ni­ca en el Mu­seu Mo­to y en el des­em­bar­co de Normandía, uti­li­za­da por los pa­ra­cai­dis­tas aliados (1944) 3. La Hon­da Su­per Cub (1971) 4. La ABC Skoo­ta­mo­ta (1920) 5. La Lam­bre­ta es­ti­lo mod (1974) 6. La pri­me­ra Ves­pa de Bar­ce­lo­na...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.