Cuan­do lo que im­por­ta es la ima­gen y la es­té­ti­ca

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Mo­reno

Cuan­do al­guien char­la con Cris­ti­na Ro­drí­guez en­se­gui­da se per­ca­ta de que es una mu­jer apa­sio­na­da de la vi­da en ge­ne­ral y de su pro­fe­sión en­par­ti­cu­lar. Lo vi­ve todo con una gran intensidad. Así lo cuen­ta y así lo trans­mi­te. Ase­so­ra de ima­gen, ac­triz y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión, esta ali­can­ti­na ha si­do no­mi­na­da en va­rias oca­sio­nes en los pre­mios Go­ya por el di­se­ño al me­jor ves­tua­rio .“To­da­vía sue­ño con ga­nar­lo. Co­mo bue­na tauro, soy muy ca­be­zo­na y es­pe­ro con­se­guir­lo”, ad­mi­te la es­ti­lis­ta del pro­gra­ma Cám­bia­me.

Ade­más de par­ti­ci­par en es­te for­ma­to de te­le­vi­sión, tam­bién ha da­do las cam­pa­na­das de fin de año pa­ra Telecinco (2015), se ha subido al es­ce­na­rio en pe­que­ñas sa­las tea­tra­les, ha he­cho ca­meos en al­gu­nas pe­lí­cu­las… Sin du­da, se atre­ve con todo. Has­ta con di­se­ñar un Fiat 500X, el mis­mo mo­de­lo que con­du­ce en su día a día. Ylo ha he­cho mu­ya su es­ti­lo, con pai­llet­tes.

Y es que la dis­cre­ción y el cla­si­cis­mo no son pre­ci­sa­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen me­jor la ima­gen de Cris­ti­na. A ella le en­ca­ja la so­fis­ti­ca­ción y el gla­mour: “Co­mo me de­ja­ron li­ber­tad ab­so­lu­ta crea­ti­va, que­ría di­se­ñar el co­che que me de­fi­nie­ra y si al­go me de­fi­ne son las len­te­jue­las”. Se­gún ex­pli­ca ella mis­ma, es­te au­to- mó­vil le iría co­mo ani­llo al de­do a Lady Ga­ga o Mónica Na­ran­jo.

A pe­sar de que le gus­ta con­du­cir, no tu­vo pri­sa pa­ra sa­car­se el per­mi­so. Lo hi­zo con 24 años. De eso ha pa­sa­do po­co más de dos dé­ca­das, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra cam­biar de vehícu­lo en di­ver­sas oca­sio­nes. Y cuan­do los eli­ge­se fi­ja en la es­té­ti­ca: “Igual que­la ro­pa cuen­ta co­sas de ti, el co­che tam­bién ha­bla desu con­duc­tor”.

El pri­me­ro que lle­vó fue un Fiat Pan­da pe­ro el vehícu­lo por el que con­ser­va ma­yor gra­to re­cuer­do es la Ves­pino que tu­vo con 14 años. Con esta mo­to se re­co­rrió su Be­ni­dorm na­tal (en la ac­tua­li­dad re­si­de en Madrid). Siem­pre que pue­de re­gre­sa a esta lo­ca­li­dad ali­can­ti­na. Nor­mal­men­te lo ha­ce en co­che, so­la, con la mú­si­ca a to­pe de vo­lu­men y can­tan­do sin mi­ra­mien­tos. “Cuan­do es­toy lle­gan­do y veo los ras­ca­cie­los pien­so: ya es­toy en­ca­sa”.

Ade­más de can­tar, esta es­ti­lis­ta, que­de pe­que­ña con­fec­cio­na­ba ves­ti­dos alas mu­ñe­cas con tro­zos de te­la, ha­bla mu­cho por te­lé­fono mien­tras con­du­ce. Con el ma­nos libres, eso sí. Dees­te mo­do, no ha pa­ga­do nin­gu­na mul­ta por uti­li­zar el mó­vil in apro­pia­da­men­te. Sin em­bar­go, no pue­de de­cir­lo mis­mo cuan­do se re­fie­re al apar­ca­mien­to. “Me han pues­to mu­chas por su­pe­rar la ho­ra de es­ta­cio­na­mien­to li­mi­ta­do”, ad­mi­te.

Cris­ti­na Ro­drí­guez se con­si­de­ra una bue­na con­duc­to­ra, con un es­ti­lo de­por­ti­vo al vo­lan­te. A pe­sar de ser pre­ca­vi­da en la ca­rre­te­ra, ha te­ni­do un ac­ci­den­te de trá­fi­co que jus­to la no­che an­tes ha­bía so­ña­do que su­ce­de­ría. Des­de en­ton­ces ha­ce mu­cho ca­so a sus sue­ños. A los noc­tur­nos, me re­fie­ro, por­que al­gu­nos de los que ima­gi­na des­pier­ta to­da­vía es­tán por cum­plir: “Quie­ro es­cri­bir una no­ve­la, ga­nar un Go­ya y ca­sar­me”.

RO­BER­TO GARVER

FIAT 500X

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.