Muy cer­ca de la per­fec­ción

Rá­pi­do y muy efi­caz en ca­rre­te­ra, el TTS es ade­más un cu­pé que des­ta­ca por su ele­va­do con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co, co­mo el vir­tual cock­pit de Au­di

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - Fran­cesc Pla

Con­ce­bi­do y crea­do pa­ra di­ver­tir­se al vo­lan­te, pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de la con­duc­ción, el nue­vo Au­di TTS es de esos au­to­mó­vi­les que per­mi­ten ex­pe­ri­men­tar al vo­lan­te un cú­mu­lo de sen­sa­cio­nes ex­ci­tan­tes, pe­ro siem­pre den­tro de unos enor­me­men­te fia­bles pa­rá­me­tros de se­gu­ri­dad. Por­que la con­fian­za es el ele­men­to que más ve­ces flu­ye en la men­te del con­duc­tor del TTS, ha­ga lo que ha­ga.

No es un co­che ba­ra­to y pue­de que tam­po­co re­sul­te prác­ti­co en ex­ce­so, aun­que a di­fe­ren­cia de otros de­por­ti­vos del mer­ca­do sí per­mi­te un uso dia­rio bas­tan­te de­cen­te. Eso sí, si nos acos­tum­bra­mos a en­trar y sa­lir de un ha­bi­tácu­lo ba­jo y un hue­co de la puer­ta con­di­cio­na­do por el di­se­ño del co­che.

En el in­te­rior en­con­tra­mos cua­tro pla­zas, bas­tan­te más am­plias las de­lan­te­ras, y muy es­tre­chas las tra­se­ras. Es­tas úl­ti­mas, ca­si es mejor usar­las pa­ra de­jar ob­je­tos co­mo bol­sos o cha­que­tas, por­que ca­ben so­lo ni­ños y que no ten­gan que usar si­llas de re­ten­ción ho­mo­lo­ga­das.

Del equi­pa­mien­to des­ta­ca el Au­di vir­tual cock­pit que sus­ti­tu­ye a los ins­tru­men­tos analó­gi­cos. La pre­sen­ta­ción y ca­li­dad de los grá­fi­cos in­for­ma­ti­vos y ma­pas es sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­lar. No hay pan­ta­lla en la par­te cen­tral o su­pe­rior del sal­pi­ca­de­ro y to­da la in­for­ma­ción se con­cen­tra en la pan­ta­lla de 12,3 pul­ga­das ubi­ca­da de­trás del vo­lan­te. El ma- ne­jo pue­de ser des­de el vo­lan­te o bien des­de el man­do cir­cu­lar que hay en­tre los asien­tos del sis­te­ma MMI Touch. Exi­ge cier­to pe­rio­do de adap­ta­ción, aun­que a la lar­ga es­te sis­te­ma es con­vin­cen­te, ya que per­mi­te con­cen­trar la mi­ra­da só­la­men­te en el cua­dro, sin apar­tar ape­nas por lo tan­to la vis­ta de la ca­rre­te­ra.

Es­ta ver­sión TTS Roads­ter mon­ta el co­no­ci­do mo­tor 2.0 TFSI de ga­so­li­na, pe­ro po­ten­cia­do has­ta los 310 CV, y con el so­ber­bio cam­bio S Tro­nic de seis ve­lo­ci­da­des y trac­ción Quat­tro. Mo­tor, cam­bio y trac­ción for­man un cóc­tel real­men­te fan­tás­ti­co. Un tri­ple­te del que el con­duc­tor se enamo­ra des­de el pri­mer ki­ló­me­tro. El mo­tor del TTS es muy com­ple­to. Lo tie­ne to­do. Em­pu­ja de ma­ne­ra cons­tan­te y en­vuel­ve al con­duc­tor en una má­gi­ca at­mós­fe­ra con un so­ni­do su­ma­men­te es­ti­mu­lan­te. Muy es­ti­mu­lan­te, di­ría­mos. So­bre to­do con el pro­gra­ma Dy­na­mic del sis­te­ma Au­di dri­ve se­lect. La agi­li­dad y pre­ci­sión en cur­va –en­tra con mu­cha fa­ci­li­dad- for­man par­te de las vir­tu­des del TTS. Ade­más, in­cor­po­ra una fun­ción que frena las rue­das in­te­rio­res en una cur­va pa­ra con­se­guir una tra­za­da per­fec­ta.

Es un co­che muy fá­cil de lle­var, que per­mi­te erro­res de tra­za­da y que siem­pre vuel­ve al si­tio co­rrec­to. Cual­quier con­duc­tor me­dia­na­men­te ex­per­to po­drá cir­cu­lar de­pri­sa, siem­pre que se pue­da, con un al­to gra­do de efi­ca­cia. Ade­más, frena bien y trac­cio­na con mu­cha efi­ca­cia aun­que el as­fal­to es­té hú­me­do o ten­ga po­ca ad­he­ren­cia.

La guin­da la po­ne una ca­rro­ce­ría re­ba­ja­da, el pa­que­te de equi­pa­mien­to S Li­ne y la sus­pen­sión Au­di Mag­ne­tic Ri­de, ca­paz de va­riar la du­re­za cons­tan­te­men­te en fun­ción del pro­gra­ma de con­duc­ción ele­gi­do.

La trac­ción Quat­tro per­mi­te una ma­yor ca­pa­ci­dad de trac­ción y au­men­ta la se­gu­ri­dad. El mo­tor TFSI, po­ten­te y re­fi­na­do, fa­ci­li­ta mu­cho las ma­nio­bras de ade­lan­ta­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.