Más ve­lo­ci­dad con cohe­ren­cia

La Vanguardia - Motor - - RELATOS - Pe­re Prat

Aun­que las cues­tio­nes que en­vuel­ven la pro­ble­má­ti­ca re­la­cio­na­da con la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca se ha­yan adue­ña­do ac­tual­men­te del de­ba­te so­cial que ata­ñe al sec­tor del au­to­mó­vil, si­guen exis­tien­do otros in­tere­san­tes pun­tos la­ten­tes de in­te­rés re­la­cio­na­dos con el uni­ver­so de la mo­vi­li­dad in­di­vi­dual. Tiem­po atrás, co­rrie­ron ríos de tin­ta car­ga­dos con las más di­ver­sas opi­nio­nes so­bre la po­si­bi­li­dad de in­cre­men­tar en Es­pa­ña la ve­lo­ci­dad má­xi­ma per­mi­ti­da en vías rá­pi­das, una so­lu­ción que no me­re­ce pa­sar a for­mar par­te del ol­vi­do y que de­be­ría se­guir sien­do dis­cu­ti­da.

So­bre es­te te­ma, no se ha ha­bla­do ja­más de un au­men­to de los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad des­me­su­ra­dos ni fue­ra de la ra­zón. Ca­si to­dos los de­fen­so­res de tal in­cre­men­to han coin­ci­di­do en se­ña­lar que se­ría ló­gi­co es­ta­ble­cer una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 130 km/h en au­to­pis­tas, des­ta­can­do que la pro­pia evo­lu­ción téc­ni­ca de los au­to­mó­vi­les em­pu­ja a la nor­ma­ti­va ha­cia arriba. Gra­cias a la me­teó­ri­ca me­jo­ra en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad de los co­ches, es­te cam­bio se­ría per­fec­ta­men­te plau­si­ble, es­pe­cial­men­te si se tie­ne en cuen­ta que los ín­di­ces de ac­ci­den­ta­li­dad re­fle­jan que las muer­tes se pro­du­cen ca­si siem­pre en ca­rre­te­ras se­cun­da­rias.

Pe­ro si vol­ve­mos a de­ba­tir so­bre la op­ción de ga­nar en­te­ros en tér­mi­nos de ve­lo­ci­dad, se­ría bueno apro­ve­char la

Se­ría ne­ce­sa­rio que el sal­to ha­cia la li­mi­ta­ción de 130 km/h se die­ra de for­ma acom­pa­sa­da jun­to con otras me­di­das de ca­rác­ter edu­ca­ti­vo

oca­sión pa­ra im­pul­sar un cier­to cam­bio de pa­ra­dig­ma so­bre la si­tua­ción de la se­gu­ri­dad vial que ri­ge en nues­tro país. Pa­ra ac­tuar con cier­ta cohe­ren­cia, se­ría ne­ce­sa­rio que el sal­to ha­cia los 130 km/h se die­ra acom­pa­sa­do con otras me­di­das de ca­rác­ter edu­ca­ti­vo. Sen­tar la ma­te­ria de unas bases ade­cua­das pa­ra im­po­ner una asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria de mo­vi­li­dad en las es­cue­las pa­ra que los es­tu­dian­tes de pri­ma­ria asi­mi­la­ran con na­tu­ra­li­dad la pre­sen­cia de vehícu­los por do­quier se­ría un mag­ní­fi­co signo de ma­du­rez co­lec­ti­va.

Lle­va­mos to­da la vi­da per­dien­do la opor­tu­ni­dad de en­se­ñar a nues­tros hi­jos la im­por­tan­cia que tie­ne man­te­ner la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad, ade­más de otras me­di­das tan úti­les co­mo acos­tum­brar­se a cir­cu­lar por la de­re­cha en au­to­pis­ta o an­ti­ci­par­se a la po­si­ble in­cor­po­ra­ción de vehícu­los pro­ce­den­tes de ca­rri­les de ace­le­ra­ción pa­ra fa­ci­li­tar su ac­ce­so. Tam­bién se­ría fan­tás­ti­co te­ner me­ca­ni­za­da la ne­ce­si­dad de usar los in­ter­mi­ten­tes con an­te­la­ción su­fi­cien­te pa­ra ad­ver­tir a tiem­po de nues­tras ma­nio­bras a los de­más con­duc­to­res, y tam­po­co es­ta­ría de más fis­go­near a me­nu­do por el re­tro­vi­sor con el fin de con­tro­lar el trá­fi­co que cir­cu­la por de­trás y ser cons­cien­te de la si­tua­ción que nos ro­dea en to­do mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.