El ca­rác­ter se que­da en la pis­ta de te­nis

EL CO­CHE DE NI­CO­LÁS AL­MA­GRO

La Vanguardia - Motor - - MOTOS - So­nia Mo­reno

Re­cien­te­men­te, el te­nis­ta mur­ciano Ni­co­lás Al­ma­gro pro­ta­go­ni­zó la se­gun­da subida más gran­de den­tro del Top 100 del ran­king de la ATP al es­ca­lar 23 po­si­cio­nes de una ta­ca­da. Es­te sal­to le sir­vió pa­ra co­lo­car­se co­mo nú­me­ro 48 del mun­do tras con­quis­tar el tor­neo de Es­to­ril (Por­tu­gal), su de­ci­mo­ter­cer tro­feo ATP, con el que rom­pió la se­quía de tí­tu­los que lle­va­ba arras­tran­do des­de el 2012.

Du­ran­te cua­tro años, el de­por­tis­ta español se man­tu­vo en­tre los quin­ce me­jo­res del mun­do, lle­gan­do a ocu­par el no­veno pues­to. Pa­ra al­can­zar­lo de nue­vo, de­be re­mon­tar mu­chas po­si­cio­nes, pe­ro “es al­go que no me qui­ta el sue­ño”, ad­mi­te Al­ma­gro, un ju­ga­dor co­no­ci­do por su ca­rác­ter fuer­te en com­pe­ti­ción. De he­cho, se ha en­fa­da­do mu­chí­si­mas más ve­ces en la pis­ta que en el co­che por al­gu­na si­tua­ción de trá­fi­co: “Mien­tras dispu­to un par­ti­do hay una gran ten­sión que al vo­lan­te no ten­go”.

Co­mo con­duc­tor se mues­tra cal­ma­do y pre­ca­vi­do, y ja­más ha su­fri­do nin­gún ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en la ca­rre­te­ra. Aun­que lle­va un Peugeot 308 GTi do­ta­do de una ge­ne­ro­sa ca­ba­lle­ría, no aprie­ta el ace­le­ra­dor más de lo de­bi­do. Nun­ca ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­rrer en un cir­cui­to, pe­ro le gus­ta­ría po­der ha­cer­lo en al­gún co­che de com­pe­ti­ción.

Nor­mal­men­te, Al­ma­gro uti­li­za su po­ten­te ber­li­na com­pac­ta pa­ra rea­li­zar re­co­rri­dos ur­ba­nos por Mur­cia, su lo­ca­li­dad na­tal y lu­gar de re­si­den­cia. Po­ner­se al vo­lan­te no es una ac­ti­vi­dad que le apa­sio­ne. Tan­to es así que si le de­jan es­co­ger en­tre con­du­cir o que le lle­ven pre­fie­re lo se­gun­do.

Y así su­ce­dió el día de su en­la­ce ma­tri­mo­nial con Ra­fi Lar­dín, en el Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos, el pa­sa­do mes de di­ciem­bre. “Uti­li­za­mos un co­che in­glés muy an­ti­guo”, ex­pli­ca Ni­co –así le lla­man en el cir­cui­to- pa­ra re­fe­rir­se al fla­man­te Triumph 1800 Sa­loon de fi­na­les de los años cua­ren­ta con el que se des­pla­zó al par­ti­do más tras­cen­den­tal de su vi­da, su pro­pia bo­da: “Al prin­ci­pio es­ta­ba un po­co ner­vio­so por­que no con­tro­la­ba la si­tua­ción, pe­ro des­pués fue una fies­ta in­creí­ble que siem­pre re­cor­da­ré”.

Y una fies­ta de me­nor ran­go, por su­pues­to, es la que tam­bién se mon­ta en el ha­bi­tácu­lo cuan­do quie­re via­jar ani­ma­do. Nor­mal­men­te, es­cu­cha mú­si­ca es­pa­ño­la, co­mo Ale­jan­dro Sanz y Da­ni Mar­tín, pe­ro siem­pre tie­ne pre­pa­ra­das can­cio­nes de ba­cha­ta y reg­gae­ton pa­ra los mo­men­tos en los que quie­re ac­ti­var el es­pí­ri­tu mien­tras con­du­ce.

Al­ma­gro ob­tu­vo el per­mi­so de con­du­cir ha­ce al­go más de nue­ve años, es de­cir, con 21 pri­ma­ve­ras. Al prin­ci­pio de te­ner el car­né uti­li­za­ba el co­che de su pa­dre o el de su her­mano has­ta que se com­pró un vehícu­lo. No con­ser­va nin­gún apre­cio es­pe­cial por nin­guno de es­tos au­to­mó­vi­les ni por nin­gún otro de la fa­mi­lia. “En ca­sa, siem­pre que he­mos cam­bia­do de co­che es por­que nos ha fa­lla­do o es­tá em­pe­zan­do a dar pro­ble­mas”, ex­pli­ca el de­por­tis­ta español, quien de pe­que­ño se pa­sa­ba to­do el ve­rano en el club de te­nis ju­gan­do con los ami­gos. “Aho­ra no ten­go va­ca­cio­nes, ya las dis­fru­ta­ré el día que me­re­ti­re”, al­go pa­ra lo que to­da­vía le que­dan unos cuan­tos añi­tos, siem­pre y cuan­do las le­sio­nes no le de­ten­gan la mar­cha.

MA­NUEL QUEIMADELOS

PEUGEOT 308 GTI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.