El aris­tó­cra­ta del mo­tor

EL CO­CHE DE MANFREDO ROS­SI DI MONTELERA

La Vanguardia - Motor - - PRUEBA - So­nia Moreno

El Pa­seo de Re­co­le­tos es una de las vías ur­ba­nas más con­cu­rri­das de Ma­drid. Sin em­bar­go, el pa­sa­do do­min­go se cor­tó al trá­fi­co du­ran­te unas ho­ras, des­de la Pla­za de Co­lón has­ta la Pla­za de Ci­be­les. El mo­ti­vo va­lía la pe­na, pues­to que­se de­jó pa­so a unaex­hi­bi­ción del ru­ti­lan­te mo­no­pla­za de Fór­mu­la 1 de Wi­lliams Mar­ti­ni Ra­cing, jun­to a dos mo­de­los de com­pe­ti­ción clá­si­cos fir­ma­dos por Brab­ham, el BT42 y el BT45, así co­mo un po­de­ro­so Mer­ce­des AMG.

Al vo­lan­te de los vehícu­los his­tó­ri­cos se pu­so Manfredo Ros­si di Montelera, hi­jo del Con­de Gre­go­rio Ros­si di Montelera, quien­jun­to a su her­mano Vit­to­rio fun­dó el equi­po Mar­ti­ni Ra­cing en 1968. “Mi ilu­sión de pe­que­ño era con­ver­tir­me en pi­lo­to pro­fe­sio­nal, pe­ro mi pa­dre pre­fi­rió que me de­di­ca­raa­laem­pre­sa­fa­mi­liar”, ex­pli­ca el aris­tó­cra­ta ita­liano, cu­yos pri­me­ros re­cuer­dos del mun­do de la com­pe­ti­ción se re­mon­tan cua­tro dé­ca­das atrás, cuan­do te­nía nue­ve años: “me lle­va­ron a Le Mans y te­nía­mos­dos­co­che­sen­pis­ta, los vic­to­rio­sos Pors­che 935 y 936; nun­ca ol­vi­da­ré las lla­ma­ra­das que ex­pul­sa­ba en mar­cha el pri­me­ro de ellos”. Su pa­sión por el mun­do del mo­tor y por el pi­lo­ta­je de vehícu­los de ca­rre­ras his­tó­ri­cos (el año pa­sa­do, por ejem­plo, ga­nó el FIA Lu­ra­ni Trophy for For­mu­la Ju­nior Cars en la ca­te­go­ría E1) le ha lle­va­do a crear su pro­pia co­lec­ción de jo­yas so­bre rue­das. En la ac­tua­li­dad, cuen­ta con una de­ce­na de ejem­pla­res, en­tre los que des­ta­can los cua­tro au­to­mó­vi­les de fór­mu­la 1 de­co­ra­dos de Mar­ti­ni que exis­tie­ron an­tes del Wi­lliams que es­tá com­pi- tien­do ac­tual­men­te en el Mun­dial.

Pa­ra con­ti­nuar am­plián­do­la, en un fu­tu­ro a cor­to pla­zo de­be­rá ad­qui­rir la uni­dad que de­fien­de ac­tual­men­te­los­co­lo­res de­laes­cu­de­ría Wi­lliams Mar­ti­ni Ra­cing en el cir­co de la F-1, al­go que le per­mi­ti- rá ob­te­ner el pla­cer de con­du­cir­la. “Po­ner­se al vo­lan­te de es­te mo­no­pla­za mo­derno de­be ser al­go in­creí­ble”, afir­ma Ros­si di Montelera, quien ad­mi­te que “el co­che que más­mehaim­pre­sio­na­do­pi­lo­ta­res el Pors­che 935, que rin­de una po­ten­cia de 800 CV sin sis­te­mas que fa­ci­li­ten la ta­rea del con­duc­tor; es una sen­sa­ción bru­tal”.

Pa­ra es­te hom­bre de ne­go­cios, re­sul­ta emo­cio­nan­te po­der com­pe­tir en­ca­rre­ras de­co­ches­his­tó­ri­cos y cree que tan­to su pa­dre co­mo su tío Vit­to­rio es­ta­rían or­gu­llo­sos deél por to­do lo quees­tá ha­cien­do. Se­gu­ra­men­te, tam­bién lo es­ta­rían el día que se im­pu­so al mí­ti­co pi­lo­to bri­tá­ni­co De­rek Bell, ga­na­dor en cin­co oca­sio­nes de las 24 Ho­ras de Le Mans. Su­ce­dió ha­ce va­rios años en el cir­cui­to de Sil­vers­to­ne: “es­ta­ba con­ven­ci­do de que me ven­ce­ría, pe­ro yo le ga­né y cuan­do Bell ba­jó del co­che di­jo quees­tá­ba­mos lo­cos por pi­lo­tar esos vehícu­los tan vie­jos y pe­li­gro­sos”.

En su fa­mi­lia, la afi­ción por el au­to­mo­vi­lis­moha­pa­sa­do­de­ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, y pa­re­ce ser que así se­gui­rá sien­do, pues su hi­jo me­nor, de­cua­tro años, ya de­mues­tra su pa­sión por es­te mun­do. A su pri­mo­gé­ni­ta, de­quin­ce, tam­bién­le gus­tan los ca­ba­llos, pe­ro no­los que se ali­men­tan con ga­so­li­na, sino los equi­nos que co­men al­fal­fa.

Manfredo Ros­si di Montelera se des­cri­be a sí mis­mo co­mo una per­so­na­muy­dis­cre­tay­sen­ci­lla. Ajeno a las gran­des os­ten­ta­cio­nes, pa­ra sus des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos re­cu­rre a un Au­di fa­mi­liar con trac­ción in­te­gral. No­du­daen­re­co­no­cer que su co­che de se­rie no le ofre­ce una gran diversión, pe­ro es­te fac­tor se lo re­ser­va pa­ra el ám­bi­to de la com­pe­ti­ción.

AR­CHI­VO

BRAB­HAM BT42

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.