Pi­dien­do otra opor­tu­ni­dad

FOX Cri­me apues­ta por la can­ce­la­da ‘Te­rriers’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Te­rriers es­tá pro­ta­go­ni­za­da por dos personajes que pi­den una opor­tu­ni­dad. Pe­ro los es­pec­ta­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos no se la die­ron y la se­rie fue sus­pen­di­da tras la pri­me­ra tem­po­ra­da, a cau­sa de unas ci­fras de au­dien­cia in­su­fi­cien­tes. De na­da sir­vió que la crí­ti­ca se des­hi­cie­ra en elo­gios an­te la fic­ción, por­que, en televisión, los da­tos son los que de­ci­den. Sin em­bar­go, el tiem­po le ha da­do la ra­zón a Te­rriers, que ha si­do des­cu­bier­ta len­ta­men­te, a tra­vés de ser­vi­cios de vi­deo on-li­ne co­mo Net­flix y, so­bre to­do, a par­tir de su edi­ción en DVD. En muy po­co tiem­po, ha al­can­za­do cier­to es­ta­tus de se­rie de cul­to, y en FOX Cri­me han de­ci­di­do es­tre­nar­la el pró­xi­mo vier­nes, en nues­tro país, a pe­sar de sa­ber que su con­di­ción de se­rie can­ce­la­da echa­rá pa­ra atrás a mu­chos es­pec­ta­do­res.

El es­treno de Te­rriers tie­ne, en­ton­ces, al­go de jus­ti­cie­ro, de re­sar­cir un error que se re­pi­te de­ma­sia­do a me­nu­do, en televisión. Si de­ci­den ig­no­rar las ci­fras de au­dien­cia y acer­car­se a es­ta se­rie crea­da por Ted Grif­fin, des­cu­bri­rán una fic­ción que tar­da en ca­lar en el es­pec­ta­dor. Pe­ro, cuan­do lo ha­ce, es im­po­si­ble de­jar­la, por­que trans­mi­te con gran trans­pa­ren­cia la amis­tad de los dos ac­to­res que la pro­ta­go­ni­zan. Do­nal Lo­gue y Mi­chael Ray­mon­dJa­mes son amigos den­tro y fue­ra de la pan­ta­lla. De he­cho, los dos com­par­tie­ron pi­so du­ran­te el ro­da­je de Te­rriers, un he­cho que re­sul­ta cru­cial en una se­rie cu­yo pun­to fuer­te es la ca­ma­ra­de­ría mas­cu­li­na que une a los protagonistas: un ex po­li­cía y un ex de­lin­cuen­te que de­ci­den tra­ba­jar jun­tos co­mo de­tec­ti­ves pri­va­dos.

Los dos em­pe­za­ron sus vi­das des­de pun­tos dis­tin­tos. Uno del la­do de la ley, el otro del la­do del cri­men. Pe­ro, al fi­nal, am­bos han aca­ba­do en un si­tio pa­re­ci­do: sien­do un par de per­de­do­res, ti­ra­dos en la cu­ne­ta de la vi­da. Co­mo un par de pe­rros vie­jos, in­ten­tan dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción uni­dos en un ne­go­cio ile­gal (no tie­nen li­cen­cia de de­tec­ti­ve) y pa­ra el que ape­nas es­tán pre­pa­ra­dos. Su úni­co re­cur­so es una fur­go­ne­ta, con la que deam­bu­lan por Ca­li­for­nia bus­can­do po­si­bles clien­tes, y sus ha­bi­li­da­des, más bien nu­las. De he­cho, ellos mis­mos se sor­pren­den cuan­do em­pie­zan a re­sol­ver los pri­me­ros ca­sos. La bue­na sin­to­nía en­tre am­bos es la cla­ve de Te­rriers, una se­rie que aca­ba sien­do sor­pren­den­te­men­te en­tra­ña- ble y que se ha ga­na­do a pul­so que le den una opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.