LA NUE­VA ALI­CIA FLO­RRICK

Ali­cia Flo­rrick cul­mi­na su evo­lu­ción de mu­jer su­mi­sa a mu­jer in­de­pen­dien­te en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de The Good Wi­fe, que se es­tre­na ma­ña­na en FOX España. El per­so­na­je se ha con­ver­ti­do en un icono de la li­be­ra­ción fe­me­ni­na y ha da­do un pa­so más en la nor­ma

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

No pa­re­ce la mis­ma. In­de­pen­dien­te, de­ci­di­da, se­gu­ra de sí mis­ma, Ali­cia Flo­rrick es­tá a las an­tí­po­das de la mu­jer que co­no­ci­mos al prin­ci­pio de The Good Wi­fe. El per­so­na­je sur­gió ins­pi­ra­do por la re­cu­rren­te es­ce­na de la mu­jer que aguan­ta es­toi­ca­men­te los fo­cos de las cá­ma­ras y el flash de los fo­tó­gra­fos mien­tras su ma­ri­do se de­fien­de de un es­cán­da­lo se­xual en una rue­da de pren­sa. Ca­sos co­mo el de Bill Clin­ton y otros si­mi­la­res lla­ma­ron la aten­ción de los guio­nis­tas de la se­rie, que se fi­ja­ron en la es­po­sa del po­lí­ti­co, que, con la mi­ra­da ba­ja, per­ma­ne­ce al la­do de un hom­bre que es­tá más preo­cu­pa­do por las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de su in­fi­de­li­dad que por cual­quier otra co­sa. ¿Qué es lo que le pa­sa por la ca­be­za? ¿Có­mo pue­de per­ma­ne­cer ca­lla­da an­te esa hu­mi­lla­ción pú­bli­ca? La ne­ce­si­dad de res­pon­der a es­tas pre­gun­tas ori­gi­nó la his­to­ria de Ali­cia Flo­rrick.

The Good Wi­fe ha per­mi­ti­do a los es­pec­ta­do­res en­trar en la vi­da de es­ta mu­jer, ver lo que su­ce­de cuan­do la rue­da de pren­sa ter­mi­na y el po­lí­ti­co y su es­po­sa vuel­ven a ca­sa. Y, len­ta­men­te, epi­so­dio a epi­so­dio, he­mos si­do tes­ti­gos de la evo­lu­ción de un per­so­na­je que ha pa­sa­do de ser in­ca­paz de de­jar a su ma­ri­do, a pe­sar de las in­fi­de­li­da­des, y que per­mi­te que to­do el mun­do le pa­se por en­ci­ma, a con­ver­tir­se en una mu­jer que sa­be po­ner lí­mi­tes y de­fien­de su au­to­no­mía. En la ter­ce­ra tem­po­ra­da de The Good Wi­fe, que se es­tre­na ma­ña­na en FOX, el per­so­na­je ya ha lle­ga­do al ce­nit de su trans­for­ma­ción. Nos en­con­tra­mos con una nue­va Ali­cia, que sa­be lo que quie­re: fuer­te, au­tó­no­ma y ca­paz de po­ner di­rec­ción a su pro­pia vi­da. De es­te mo­do, la his­to­ria de la mu­jer su­mi­sa se ha con­ver­ti­do en me­tá­fo­ra de la li­be­ra­ción de una mu­jer que ha de­ci­di­do de­cir bas­ta. BE­BIEN­DO DE ‘SE­XO EN NUE­VA YORK’ El te­ma cen­tral de la se­rie en­cuen­tra sus raíces en una se­rie tan re­le­van­te pa­ra el rol de la mu­jer en la televisión co­mo Se­xo en Nue­va York. De he­cho, en am­bas se­ries el ac­tor que en­car­na al hom­bre egoís­ta es Ch­ris Noth, una elec­ción ab­so­lu­ta­men­te in­ten­cio­nal, por par­te de los guio­nis­tas de The Good Wi­fe. Pe­ro, mien­tras Ca­rrie per­sis­tía has­ta el fi­nal, en su ob­se­sión con Mr. Big, la nue­va Ali­cia aban­do­na de­fi­ni­ti­va­men­te a su ma­ri­do y de­ci­de se­guir ade­lan­te por su cuenta. Cual­quier otra se­rie ha­bría cam­bia­do al ma­ri­do (el hom­bre que no la ama) por un nue­vo per­so­na­je (el hom­bre que sí la ama), que, en es­te ca­so, es­tá en­car­na­do por su je­fe, Will. Pe­ro, en cam­bio, The Good Wi­fe de­ci­de lle­var el ca­mino de Ali­cia Flo­rrick ha­cia una li­be­ra­ción que va más allá de un cam­bio de pie­zas. La res­pues­ta no con­sis­te en cam­biar un com­pa­ñe­ro peor por uno me­jor.

En la ter­ce­ra tem­po­ra­da hay una nue­va Ali­cia, que sa­be lo que quie­re, fuer­te y au­tó­no­ma

La pro­pues­ta de The Good Wi­fe es una mu­jer que no de­be, ne­ce­sa­ria­men­te, es­tar en los bra­zos de un hom­bre. Que pue­de ser au­tó­no­ma y fe­liz. De es­te mo­do, Ali­cia Flo­rrick da un pa­so más en la fun­ción que desem­pe­ña la mu­jer en la fic­ción te­le­vi­si­va, sien­do el fi­nal de un re­co­rri­do que ha du­ra­do va­rias dé­ca­das. De la mu­jer ama de ca­sa de los años 50 y 60 ( Em­bru­ja­da) a la mu­jer ob­je­to de los 70 y los 80 ( Los Án­ge­les de Char­lie), pa­san­do por la mu­jer gue­rre­ra de los 90 ( Ni­ki­ta) y la mu­jer ex­tre­ma­da­men­te fe­me­ni­na de prin­ci­pios del 2000 (Se­xo en Nue­va York o Mu­je­res de­ses­pe­ra­das) has­ta la mu­jer te­le­vi- si­va ac­tual, mar­ca­da por la na­tu­ra­li­dad. El per­so­na­je de Ali­cia Flo­rrick es el nue­vo icono de un nue­vo mo­de­lo de mu­jer ca­tó­di­ca que se ca­rac­te­ri­za por una per­so­na­li­dad fuer­te y por la reivin­di­ca­ción de las vir­tu­des fe­me­ni­nas sin caer en la exa­ge­ra­ción o el tó­pi­co.

UNA SÓ­LI­DA ABO­GA­DA

Así, Ali­cia Flo­rrick se ha con­ver­ti­do en una abo­ga­da que rea­li­za su tra­ba­jo con la mis­ma ca­pa­ci­dad que cual­quie­ra de sus com­pa­ñe­ros, y que uti­li­za ha­bi­li­da­des co­mo la em­pa­tía y la in­tui­ción pa­ra re­sol­ver los ca­sos. Eso no sig­ni­fi­ca que el he­cho de ser mu­jer sea un ele­men­to di­fe­ren­cial de la se­rie. The Good Wi­fe no jue­ga en nin­gún mo­men­to esa car­ta y las tra­mas no es­tán mar­ca­das por el he­cho de que la pro­ta­go­nis­ta sea mu­jer. Lo que se­pa­ra a es­ta se­rie del res­to es que es­tá muy bien es­cri­ta, que es ca­paz de com­bi­nar múl­ti­ples ar­cos ar­gu­men­ta­les de lar­go re­co­rri­do (los ca­sos ju­di­cia­les, la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, los jue­gos de po­der del bu­fe­te de abo­ga­dos y la his­to­ria per­so­nal de Ali­cia) con una fa­ci­li­dad sor­pren­den­te y que tie­ne un re­par­to de una so­li­dez ex­cep­cio­nal. En ese sen­ti­do, se­ría in­jus­to con­si­de­rar a The Good Wi­fe una se­rie fe­mi­nis­ta. Pre­ci­sa­men­te, su gran acier­to con­sis­te en que no ne­ce­si­ta en­vol­ver­se en la ban­de­ra del fe­mi­nis­mo.

El úni­co as­pec­to en el que la se­rie es rotundamente fe­mi­nis­ta es en la elec­ción del re­par­to. The Good Wi­fe ha con­ver­ti­do en cos­tum­bre con­tra­tar a ac­tri­ces con su­fi­cien­te ta­len­to co­mo pa­ra tener una se­rie pro­pia, pe­ro que han lle­ga­do a una edad, la ba­rre­ra de los 40, en la que ya no es tan fá­cil, pa­ra una mu­jer, ob­te­ner un pa­pel in­tere­san­te en televisión. Co­mo se­cun­da­rias pue­den eclip­sar al pro­ta­go­nis­ta, y co­mo protagonistas no en­cuen­tran pro­yec­tos dis­po­ni­bles. Al fin y al ca­bo, Ju­lian­na Mar­gu­lies aca­bó su eta­pa en Ur­gen­cias en el año 2000 y, cuan­do le ofre­cie­ron in­ter­pre­tar el per­so­na­je de Ali­cia Flo­rrick, lle­va­ba nue­ve años es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad. La es­pe­ra ha va­li­do la pe­na, pues ha si­do la se­rie con la que ha ob­te­ni­do el re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co, en for­ma de un Emmy y un Glo­bo de Oro. Lo mis­mo se pue­de de­cir de sus com­pa­ñe­ras de re­par­to, Ar­chie Pan­ja­bi y Ch­ris­ti­ne Ba­rans­ki, o de ac­tri­ces in­vi­ta­das co­mo Li­sa Edels­tein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.