Lo­pez lla­ma a Ant­hony ‘cer­do’ en un pro­gra­ma en di­rec­to

Sal­tan ten­sio­nes en la ex pa­re­ja pe­se em­pren­der jun­tos un pro­yec­to

La Vanguardia - Vivir TV - - EN EL FOCO -

La vi­da da mu­chas vuel­tas. Un día, Marc Ant­hony y Jen­ni­fer Lo­pez son la pa­re­ja la­ti­na del mo­men­to y, al día si­guien­te, es­tán se­pa­ra­dos pe­ro se em­bar­can jun­tos en un nue­vo pro­yec­to pro­fe­sio­nal.

El pro­gra­ma Q’vi­va: The Cho­sen, que se emi­te en Es­ta­dos Uni­dos, en cas­te­llano (Univision) y en in­glés (FOX TV), tie­ne co­mo ob­je­ti­vo en­con­trar ta­len­to en Amé­ri­ca La­ti­na. Via­jan­do por 21 paí­ses, y con la ayu­da de Ja­mie King, que ha­ce las ve­ces de pro­duc­tor, co­reó­gra­fo y di­rec­tor del tour, el pro­gra­ma se pro­po­ne des­cu­brir los me­jo­res can­tan­tes, bai­la­ri­nes, mú­si­cos y per­for­mers, en ge­ne­ral, y lle­var­se a los es­co­gi­dos (nom­bre del pro­gra­ma en in­glés) a Holly­wood, pa­ra en­se­ñar­les to­do lo que les que­de por apren­der del mun­do del es­pec­tácu­lo.

En el pro­ce­so de apren­di­za­je de los es­co­gi­dos, los in­te­gran­tes de la aho­ra ex pa­re­ja pa­san mu­cho tiem­po jun­tos, así que no es de ex­tra­ñar que las “di­fe­ren­cias irre­con­ci­lia­bles” que sur­gie­ron du­ran­te su ma­tri­mo­nio se pa­seen oca­sio­nal­men­te por los es­ce­na­rios del set te­le­vi­si­vo. La ten­sión en­tre Marc Ant­hony y Jen­ni­fer Lo­pez es pal­pa­ble, pe­se a que la su­ya es una se­pa­ra­ción amis­to­sa, y fue la cau­sa de la exas­pe­ra­ción de la can­tan­te en la ac­tua­ción de unas bai­la­ri­nas a las que Ant­hony se re­fi­rió de mo­do ca­ri­ño­so, pe­ro tam­bién con cier- to in­te­rés de ti­po se­xual. La po­li­fa­cé­ti­ca ar­tis­ta no tar­dó en es­pe­tar­le que era “un cer­do”, mo­men­to tras el cual se edi­tó par­te del pro­gra­ma, pa­ra no emi­tir nin­gún con­flic­to en­tre los pro­fe­sio­na­les que in­vo­lu­cra­ra su vi­da per­so­nal. Antes de em­pe­zar la ac­tua­ción de di­chas bai­la­ri­nas, el con­flic­to era evi­den­te, pe­se a no ha­ber pre­sen­cia­do la dis­cu­sión en sí. Un mo­les­to Ant­hony es­pe­tó, des­ga­na­do, que la ac­tua­ción po­día em­pe­zar en cuan­to las ar­tis­tas es­tu­vie­ran pre­pa­ra­das, de mo­do que el cho­que en­tre am­bos no pa­só de ese pe­que­ño in­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.