¡DIOS SAL­VE A LA IRRE­VE­REN­CIA BRI­TÁ­NI­CA!

El pri­mer mi­nis­tro se ve obli­ga­do a co­pu­lar con un cer­do, en el pri­mer epi­so­dio de ‘Black Mi­rror’. Es­ta mi­ni­se­rie, que se es­tre­na ma­ña­na en TNT, es el úl­ti­mo ac­to de trans­gre­sión de una tra­di­ción te­le­vi­si­va, la bri­tá­ni­ca, que dis­fru­ta de lo po­lí­ti­ca­men­te

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

¿Se ima­gi­nan a Ar­tur Mas ba­ján­do­se los pan­ta­lo­nes pa­ra em­pi­to­nar a un cer­do? ¿Se ima­gi­nan a Ra­joy un­tán­do­se de va­se­li­na pa­ra dar­le a un go­rrino? Y, to­da­vía más di­fí­cil, ¿se ima­gi­nan que un ca­nal de televisión emi­tie­ra es­te ac­to de se­xo ani­mal en di­rec­to? Eso es lo que su­ce­de en Black Mi­rror, el nue­vo ejer­ci­cio de trans­gre­sión te­le­vi­si­va que nos lle­ga des­de el Reino Uni­do. Na­da más em­pe­zar, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co se ve obli­ga­do a co­pu­lar con un cer­do an­te las cá­ma­ras. Es la con­di­ción que ha im­pues­to un gru­po de te­rro­ris­tas pa­ra li­be­rar a la prin­ce­sa, se­cues­tra- da. Si el po­lí­ti­co in­tro­du­ce su miem­bro vi­ril en el ori­fi­cio por­cino, sal­va­rá a la prin­ce­sa. Si no acep­ta esa ve­ja­ción pú­bli­ca, los ciu­da­da­nos pen­sa­rán que po­ne sus es­crú­pu­los por en­ci­ma de la vi­da de una per­so­na.

El país en­te­ro es­tá pen­dien­te de la de­ci­sión, pues los se­cues­tra­do­res han mar­ca­do una ho­ra lí­mi­te pa­ra la trans­mi­sión del even­to. Los ciu­da­da­nos se agru­pan en los ba­res an­te el te­le­vi­sor, se reúnen en sus ca­sas pa­ra sin­to­ni­zar con el de­li­ran­te mo­men­to. Por sus men­tes, una mez­cla de ho­rror y fas­ci­na­ción. El ac­to que es­tán a pun­to de ver trans­gre­de por com­ple­to las nor­mas de la televisión. Ja­más han vis­to na­da así. Tam­po­co los es­pec­ta­do­res de Black Mi­rror, que asis­ten, ató­ni­tos, a to­do el pro­ce­so sin des­pe­gar los ojos de la pan­ta­lla. La mi­ni­se­rie, que se es­tre­na es­te lu­nes,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.