Les­bia­nas de Glas­gow

Ani­max es­tre­na la se­rie bri­tá­ni­ca ‘Lip Ser­vi­ce’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIASTV -

Só­lo 2 mi­nu­tos de 40 ho­ras te­le­vi­si­vas es­tán pro­ta­go­ni­za­dos por les­bia­nas. Un por­cen­ta­je mi­núscu­lo que de­mues­tra que la ho­mo­se­xua­li­dad fe­me­ni­na si­gue sien­do un ta­bú en la pe­que­ña pan­ta­lla, es­pe­cial­men­te en la fic­ción, don­de, en la ma­yo­ría de ca­sos, for­man par­te de tra­mas se­cun­da­rias o de los de­no­mi­na­dos con­flic­tos so­cia­les que una se­rie uti­li­za co­mo con­tex­to, pe­ro no co­mo ma­te­ria pro­ta­go­nis­ta.

Que la pro­ta­go­nis­ta de una se­rie sea les­bia­na si­gue sien­do un acon­te­ci­mien­to, y eso no di­ce mu­cho a fa­vor de la nor­ma­li­za­ción de la reali­dad te­le­vi­si­va. En es­te con­tex­to, el es­treno de Lip Ser­vi­ce ayu­da un po­co más a rom­per pre­jui­cios y a asen­tar la reali­dad de la ho­mo­se­xua­li­dad fe­me­ni­na en la fic­ción ca­tó­di­ca. La se­rie, crea­da por Ha­rriet Braun (guio­nis­ta de Mis­tres­ses) a par­tir de un en­car­go de la BBC, se es­tre­na es­te lu­nes, en Ani­max.

Con un es­ti­lo ín­ti­mo pe­ro, al mis­mo tiem­po, mo­derno, la se­rie ha­ce un re­tra­to de la vi­da de un gru­po de les­bia­nas de Glas­gow a par­tir de dos historias que se aca­ban cru­zan­do. La pri­me­ra, la de Fran­kie (in­ter­pre­ta­da por Ru­ta Ged­min­tas, a quien ya ha­bía­mos vis­to en Los Tu­dor), una chi­ca que re­gre­sa a la ciu­dad tras la muer­te de su abue­la. Por lo que pa­re­ce, le ha de­ja­do un men­sa­je que es­tá li­ga­do con su he­ren­cia. En su re­gre­so, Fran­kie vol­ve­rá a en­trar, aun­que in­vo­lun­ta­ria­men­te, en la vi­da de su ex no­via Cat (la ac­triz es­co­ce­sa Lau­ra Fra­ser, que ha­bía par­ti­ci­pa­do en va­rias TV mo­vies de la BBC, jun­to a Da­vid Ten­nant y Ru­pert Penry-jo­nes), a la que de­jó con el co­ra­zón ro­to años atrás. La se­gun­da es la his­to­ria de Tess (Fio­na But­ton, de la ex­tin­ta Out­casts), que des­cu­bre de una for­ma un tan­to hu­mi­llan­te que su pa­re­ja le ha es­ta­do po­nien­do los cuer­nos.

A par­tir de es­tas dos tra­mas, Lip Ser­vi­ce cons­tru­ye un re­tra­to del am­bien­te en el que se mue­ven esos personajes. In­tere­sa ver a qué lo­ca­les van, de qué con­ver­san, có­mo en­tien­den las re­la­cio­nes y, so­bre to­do, có­mo vi­ven el se­xo, que es una par­te fun­da­men­tal de una se­rie que tie­ne co­mo prio­ri­dad rom­per ta­búes. Co­mo ya su­ce­dió en su mo­men­to con la re­cor­da­da The L Word (de la que Lip Ser­vi­ce es una cla­ra he­re­de­ra) o con Queer As Folk, pio­ne­ra de la ho­mo­se­xua­li­dad te­le­vi­sa­da, el acen­to en las es­ce­nas con al­to con­te­ni­do eró­ti­co sir­ve pa­ra en­trar en la in­ti­mi­dad de los personajes y co­no­cer có­mo se sien­ten, de mo­do que la fic­ción ad­quie­re rá­pi­da­men­te un tono muy emo­cio­nal. Así, las chi­cas de Lip Ser­vi­ce dan un pa­so más en el ca­mino ini­cia­do por Cag­ney y La­cey, se­gún di­ce la le­yen­da, las pri­me­ras les­bia­nas protagonistas de una se­rie de televisión. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.