“SIEM­PRE HE TE­NI­DO PRO­BLE­MAS CON LA AU­TO­RI­DAD”

RO­GER CO­MA, in­ter­pre­ta a un mos­so d’es­qua­dra en ‘Gran Nord’ (TV3)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Aun­que, an­te­rior­men­te, le ha­bía­mos vis­to en se­ries de éxi­to, co­mo El co­mi­sa­rio, El cor de la ciu­tat y Jet Lag, fue con Por­ca Mi­sè­ria cuan­do se con­vir­tió en uno de los ros­tros más co­no­ci­dos de la fic­ción te­le­vi­si­va ca­ta­la­na. Tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en pro­yec­tos co­mo Les veus del Pa­mano o Er­mes­sen­da, Ro­ger Co­ma re­gre­sa, es­te pró­xi­mo lu­nes, a la pe­que­ña pan­ta­lla, de la mano de la nue­va co­me­dia de TV3, Gran Nord, se­rie en la que in­ter­pre­ta a un mos­so d’es­qua­dra des­ta­ca­do en un pe­que­ño pue­blo de El Pa­llars. ¿Có­mo se ve ha­cien­do de po­li­cía? Te­nía mis re­pa­ros [ri­sas]. ¿Por qué? Por pre­jui­cios. Di­ga­mos que siem­pre he te­ni­do pro­ble­mas con la au­to­ri­dad. No me gus­ta que me man­den, aun­que he de re­co­no­cer que me gus­ta man­dar. ¿Aca­so ha pa­sa­do al­gu­na no­che en el ca­la­bo­zo? ¡No! [ri­sas]. Pe­ro ad­mi­to que aho­ra mi­ro a la Po­li­cía con otros ojos, co­mo si fue­ran ac­to­res: ese an­dar tan pro­pio de John Way­ne... De al­gún mo­do, les ad­mi­ro. No ha es­ta­do en el ca­la­bo­zo, pe­ro ¿ha pa­sa­do al­gún tiem­po en una co­mi­sa­ría tra­ba­jan­do el per­so­na­je? Tam­po­co. Du­ran­te años me han pues­to tan­tas mul­tas que ya he he­cho su­fi­cien­te tra­ba­jo de cam­po [ri­sas]. Por otro la­do, los de po­li­cía y mé­di­co, co­mo ac­tor, son pa­pe­les que, en el Ins­ti­tut del Tea­tre, es­tás obli­ga­do a ha­cer. ¡Po­li­cías y mé­di­cos son una fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción de se­ries de televisión! Efec­ti­va­men­te, son personajes que, co­mo ac­tor, de un mo­do u otro, te acom­pa­ñan a lo lar­go de to­da tu tra­yec­to­ria. Sin em­bar­go, ten­go que de­cir que mi per­so­na­je, en Gran Nord, jue­ga un po­co con la am­bi­va­len­cia de ese he­cho de ha­ber aca­ba­do tra­ba­jan­do de mos­so d’es­qua­dra de for­ma ac­ci­den­tal. Eso me ha per­mi­ti­do crear el per­so­na­je a par­tir de un ele­men­to más cí­ni­co. Po­dría­mos de­cir que es un ti­po gra­cio­so cu­yo úni­co ob­je­ti­vo en la vi­da es es­ca­quear­se del tra­ba­jo. Ex­pli­ca que uno de los fac­to­res que más le han atraí­do de Gran Nord han si­do los guio­nes, ¿es cier­to? To­tal­men­te. Han in­ten­ta­do crear un tono di­fe­ren­te al que nor­mal­men­te se ve en las fic­cio­nes de TV3, y eso le apor­ta un gra­do de ries­go. Gran Nord no es una se­rie que jue­gue con la evo­lu­ción sen­ti­men­tal de los personajes, sino que va más por li­bre. Son tra­mas au­to­con­clu­yen­tes, con un hu­mor muy blan­co y naif, un po­co co­mo en la pe­lí­cu­la Amé­lie, pe­ro que tam­bién tie­ne su do­sis de ma­la le­che. Y és­te era el re­to, que una es­pe­cie de cuen­to pa­ra adul­tos aca­ba­ra re­sul­tan­do creí­ble. Gran Nord es co­mo una pi­ru­le­ta en­ve­ne­na­da. Gran Nord Bien­ve­ni­dos al nor­te y Doc­tor en Alas­ka. Sí, por­que son historias que tra­tan de ex­pli­car una co­sa idí­li­ca: esa uto­pía de la hui­da. En es­te ca­so, mar­char­se a El Pa­llars y ex­pli­car el mun­do ru­ral des­de un pun­to de vis­ta ur­ba­ni­ta, pe­ro sin caer en tó­pi­cos. Una se­rie en la que todos los personajes son bas­tan­te ca­fres, unos au­tén­ti­cos desas­tres, y tie­nen un ele- Ha ci­ta­do Amé­lie, pe­ro otros re­fe­ren­tes con los que se ha com­pa­ra­do a

son men­to de exa­ge­ra­ción, co­mo si pu­sie­ras una lu­pa que au­men­ta­ra la vi­sión de la reali­dad. ¿Us­ted hui­ría y se iría a vi­vir a El Pa­llars? Sin du­dar­lo. El Pa­llars es in­creí­ble, un pa­raí­so, un lu­gar pa­ra per­der­se. Afor­tu­na­da­men­te, que­da le­jos de Bar­ce­lo­na, por­que, si no, ya es­ta­ría tan ex­plo­ta­do co­mo La Cer­dan­ya. Y sus ha­bi­tan­tes, ¿tie­nen un ca­rác­ter tan… sin­gu­lar co­mo los personajes que vi­vían en aquel en­tra­ña­ble Ci­cely de Doc­tor en Alas­ka? Tal vez se idea­li­za su ca­rác­ter, en la se­rie, pe­ro sí que tie­nen un ele­men­to más ru­do y di­rec­to y me­nos edul­co­ra­do del que te­ne­mos en Bar­ce­lo­na. A mí me gus­ta mu­cho. En la se­rie re­pre­sen­ta que la gen­te del pue­blo se ri­ge por unas le­yes pro­pias, un có­di­go an­ti­guo he­re­da­do de la épo­ca de Car­lo­magno. Co­mo en As­té­rix y Obé­lix, son el úl­ti­mo nú­cleo de irre­du­ci­bles que se go­bier­na a sí mis­mo. Una es­pe­cie de anar­quía or­ga­ni­za­da. ¿De­mo­cra­cia real, aho­ra que es­tá de mo­da la ex­pre­sión? Po­dría ser una es­pe­cie de me­tá­fo­ra des­de la co­me­dia y la in­te­li­gen­cia de la iro­nía, sí. Re­cien­te­men­te, tam­bién he­mos po­di­do ver­le en la mi­ni­se­rie his­tó­ri­ca Tor­na­rem. Se tra­ta de una his­to­ria con un tono ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­te al de Gran Nord. Par­tien­do de una idea del di­rec­tor, Fe­lip So­lé, y de to­da la in­for­ma­ción que ha ido re­co­pi­lan­do so­bre los exi­lia­dos re­pu­bli­ca­nos y su vi­da en cam­pos co­mo el de Ar­ge­lers, en los mu­chos do­cu­men­ta­les que ha rea­li­za­do so­bre la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ha crea­do una fic­ción con un tono mu­cho más de dra­ma bé­li­co. Una his­to­ria que, de un mo­do u otro, nos afec­ta a todos, y que es muy in­tere­san­te, por­que el go­bierno fran­cés tra­tó de ocul­tar­la du­ran­te mu­cho tiem­po: la de los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les de la com­pa­ñía La Nue­ve, que li­be­ra­ron Pa­rís en agos­to de 1944. En par­te, la pe­lí­cu­la tra­ta de rea­li­zar un ejer­ci­cio de jus­ti­cia his­tó­ri­ca con todos ellos. ¿No le re­sul­ta cu­rio­so que, con to­das las pe­lí­cu­las que se han ro­da­do so­bre la Gue­rra Ci­vil, aún no ha­ya nin­gu­na su­per­pro­duc­ción del ci­ne es­pa­ñol que abor­de una his­to­ria co­mo és­ta? No sé el por­qué, pe­ro es así. Aun­que, con Tor­na­rem, por pri­me­ra vez se han ro­da­do las es­ce­nas bé­li­cas ba­jo un con­cep­to de ci­ne mains­tream. El re­sul­ta­do in­tere­sa­rá más o me­nos, pe­ro creo que el ma­te­rial es real­men­te bueno. ¡Y ro­dar en Pa­rís, don­de us­ted am­bien­tó su pri­me­ra no­ve­la, Si ai­xò és Pa­rís! No só­lo ro­dar en Pa­rís, sino en el Hô­tel de Vi­lle, ¡con una plaza del Ayun­ta­mien­to to­da lle­na de tan­ques! ¿Qué más le pue­des pe­dir a la vi­da? Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.