“LAS CO­SAS SA­LEN ME­JOR SI TRA­BA­JAS UNA HO­RA MÁS”

PA­BLO MO­TOS, pre­sen­ta y di­ri­ge ‘El Hor­mi­gue­ro’ (An­te­na 3)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENPORTADA -

Pa­blo Mo­tos con­fie­sa sen­tir­se co­mo un ni­ño ma­yor, al­guien a quien le pa­gan por ha­cer to­do aque­llo por lo que a un crío le re­ñi­rían y le cas­ti­ga­rían. Un chi­qui­llo tra­vie­so de bar­ba pe­li­rro­ja y acen­tua­das ab­do­mi­na­les que, des­de ha­ce seis tem­po­ra­das, vie­ne di­ri­gien­do, a tran­cas y a ba­rran­cas, El hor­mi­gue­ro (de lu­nes a jue­ves, a las 21.45 h, en An­te­na 3), su po­pu­lar es­pa­cio de hu­mor, en­tre­vis­tas y ex­pe­ri­men­tos… ¿cien­tí­fi­cos? Lla­ma la aten­ción la so­no­ri­dad de su nom­bre. Va­ya, que al­guien que se lla­ma Pa­blo Mo­tos pa­re­ce es­tar pre­des­ti­na­do a ha­cer al­go en la vi­da. Es cier­to que pa­re­ce que el ape­lli­do me lo ha­yan pues­to de bro­ma. Al prin­ci­pio pen­sé que era ja­po­nés, pe­ro lue­go in­ves­ti­gué, y re­sul­ta que es un ape­lli­do gitano. Tal vez soy una es­pe­cie de gitano al­bino [ri­sas]. Siem­pre le ha ido bien, allí por don­de ha pa­sa­do, em­pe­zan­do por sus co­la­bo­ra­cio­nes con Ju­lia Ote­ro, y lue­go en El club de la co­me­dia y El hor­mi­gue­ro... ¿Cuál es su fór­mu­la? Si su­pie­ra cuál es el se­cre­to del éxi­to, ha­ría más pro­gra­mas. Sí que creo en otra co­sa mu­cho me­nos gla­mu­ro­sa, que es el es­fuer­zo cons­tan­te, el kai­zen, que di­cen los ja­po­ne­ses. Las co­sas sa­len me­jor si tra­ba­jas una ho­ra más. Us­ted ha con­ta­do al­gu­na vez que, de pe­que­ño, ¡in­cen­dió dos ve­ces su ca­sa! A ve­ces in­ven­ta­ba co­sas y sa­lían mal [ri­sas]. En el fon­do, ya es­ta­ba ha­cien­do una ver­sión do­més­ti­ca de El hor­mi­gue­ro, aun­que sin me­dios. Y ¿qué pa­só con aquel te­le­vi­sor en blan­co y ne­gro que te­nían en ca­sa, cuan­do qui­so uno en co­lor? Que lo ti­ré al sue­lo. Mi pa­dre me zu­rró du­ran­te unos trein­ta se­gun­dos y com­pra­ron uno nue­vo. A mí no me pa­re­ció un mal ne­go­cio. A cam­bio, ten­go que de­cir que, en la ac­tua­li­dad, in­ten­to com­pen­sar a mis pa­dres con to­do lo que se me ocu­rre por to­do lo que me tu­vie­ron que aguan­tar. ¿Ya por aquel en­ton­ces so­ña­ba con sa­lir al­gún día en televisión? ¡No! ¿Cuá­les eran sus pro­gra­mas fa­vo­ri­tos? Jo­sé María Iñi­go era mi ído­lo y, por su­pues­to, Ki­ko Led­gart y el Un, dos, tres. Em­pe­zó en el mun­do de la ra­dio, ¿qué si­gue man­te­nien­do del me­dio, hoy en día? Que lo más im­por­tan­te que tie­nes que en­tre­nar ca­da día es el cri­te­rio. Apren­der a to­mar de­ci­sio­nes de lo que es con­ve­nien­te en ca­da mo­men­to pa­ra que el show fun­cio­ne, sea el que sea, es un tra­ba­jo que lle­va to­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.