Pro­ce­di­men­ta­les por en­tre­gas

Las se­ries de re­so­lu­ción de ca­sos han de­ja­do de que­dar en­ce­rra­das en la es­truc­tu­ra de un úni­co ca­pí­tu­lo, aho­ra las tra­mas que se alar­gan

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIASTV -

En un ex­tre­mo, te­ne­mos el mo­de­lo CSI o el de cual­quier otra se­rie de po­li­cías o abo­ga­dos que nos re­ga­lan un ca­so y su re­so­lu­ción ca­da se­ma­na. Po­co im­por­ta, en reali­dad, si sa­be­mos o no si Gris­som ( CSI) si­gue al man­do del equi­po de in­ves­ti­ga­ción o si vi­mos los dos ca­pí­tu­los an­te­rio­res de esa tem­po­ra­da.

Igual que siem­pre es un buen mo­men­to pa­ra mi­rar un epi­so­dio de Ley y or­den y ob­te­ner una gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea con su re­so­lu­ción fi­nal. En el ex­tre­mo opues­to, po­dría­mos en­con­trar Per­di­dos, una oda a la na­rra­ción te­le­vi­si­va por en­tre­gas, don­de ca­si to­do pa­re­ce tener una ra­zón de ser y don­de las historias no se con­tie­nen en un úni­co epi­so­dio, ni si­quie­ra en una úni­ca tem­po­ra­da. Per­der­se un ca­pí­tu­lo po­dría im­pli­car de­jar de en­ten­der de­ma­sia­das co­sas. La gra­ti­fi­ca­ción de des­cu­brir el por­qué de to­do, a me­nu­do, es­tá re­le­ga­da al fi­nal de la se­rie.

En me­dio de es­tos dos mo­de­los tan dis­tin­tos de ha­cer televisión, ha sur­gi­do un nue­vo sub­gé­ne­ro que pa­re­ce que­rer mez­clar lo me­jor de am­bos mun­dos. Una tra­di­ción que al­gu­nos ven sur­gi­da de Ex­pe­dien­te X y que, úl­ti­ma­men­te, go­za de mu­chos ejem­plos en la pa­rri­lla.

‘The Good Wi­fe’

‘Jus­ti­fied: La ley de Ray­lan’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.