“He te­ni­do mu­cha suer­te”

JON HAMM PRO­TA­GO­NI­ZA ‘MAD MEN’

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

“En es­ta tem­po­ra­da, va­mos a ex­plo­rar los cam­bios que hay en la vi­da de un hom­bre cuan­do cum­ple los 40”

Antes de Mad Men, na­die ha­bía oí­do ha­blar de­ma­sia­do de Jon Hamm, un atrac­ti­vo ac­tor de trein­ta y tan­tos que ha­bía tra­ba­ja­do bas­tan­te co­mo ca­ma­re­ro. Con la fron­te­ra de los cua­ren­ta ya pa­sa­da y tras el éxi­to in­ter­na­cio­nal de la se­rie que pro­ta­go­ni­za, las co­sas han cam­bia­do mu­cho pa­ra Hamm. Ade­más de apre­ciar su la­do te­le­vi­si­vo más có­mi­co pre­sen­tan­do Sa­tur­day Night Li­ve o co­mo no­vio oca­sio­nal de Ti­na Fey en Roc­ke­fe­ller Plaza, es­te año he­mos po­di­do ver a la ver­sión con­tem­po­rá­nea de Don Dra­per tam­bién en la pan­ta­lla gran­de. Con sus pa­pe­les en pe­lí­cu­las co­mo La bo­da de mi me­jor ami­ga y Friends with Kids –di­ri­gi­da por su com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal, Jen­ni­fer West­feldt–, pa­re­ce bas­tan­te evi­den­te que a Hamm le gus­ta po­ner­se la ca­ra sim­pá­ti­ca cuan­do no es­tá en el set de su dra­ma de los se­sen­ta. ¿Qué pue­de avan­zar­nos de la quin­ta tem­po­ra­da? En el epi­so­dio ini­cial he­mos po­di­do ver a Don bas­tan­te ri­sue­ño... Yo no me ca­sa­ría de­ma­sia­do con la idea de esa son­ri­sa. Ya sa­be­mos que Don pue­de ser un ti­po bas­tan­te os­cu­ro y que tie­ne mu­chos de­mo­nios con los que lu­char, tam­bién del pa­sa­do. Ése es un tra­yec­to que tie­ne que re­co­rrer. Con un po­co de suer­te, el fi­nal del tra­yec­to

lo lle­va­rá a un si­tio fe­liz, pe­ro no va a ser un ca­mino de rosas. Si no, se­ría una se­rie bas­tan­te abu­rri­da. Va­mos a ex­plo­rar un po­co los cam­bios que hay en la vi­da de un hom­bre cuan­do cum­ple los cua­ren­ta. Un po­co, ten­go la sen­sa­ción de que te ha­ces ma­yor pa­ra al­gu­nas co­sas que antes so­lían ser un gran pro­ble­ma, y pien­sas: “Eso es una ton­te­ría, ya no me preo­cu­pa”. Al fi­nal, se tra­ta de vi­vir la vi­da que tie­nes en es­tos mo­men­tos. ¿ Mad Men le ha con­ver­ti­do en un fu­ma­dor em­pe­der­ni­do? Fu­mo un mon­tón, en la se­rie. Creo que al­guien con­tó los ci­ga­rri­llos que fu­mé en el pi­lo­to y fue al­go así co­mo 74. Ho­rro­ro­so. Hay que re­cor­dar, ade­más, que una es­ce­na no se rue­da en una so­la to­ma, te­ne­mos cua­tro o cin­co po­si­cio­nes de cá­ma­ra y tres o cua­tro to­mas por po­si­ción. Ca­da vez que se me ve en­cen­dien­do un ci­ga­rri­llo, he te­ni­do que ha­cer­lo cin­co, seis... diez ve­ces. Se pue­de oír en la voz, es un es­fuer­zo de­bi­li­tan­te. Pe­ro, a la vez, es ve­ro­sí­mil, es lo que la gen­te ha­cía en­ton­ces. He leí­do ar­tícu­los de gen­te que mi­ra la se­rie y di­ce: “Quie­ro fu­mar un ci­ga­rro y be­ber al­go”. ¡Ade­lan­te! La cues­tión es que no se con­vier­ta en una cos­tum­bre. Es­ta tem­po­ra­da, ade­más de ac­tuar, pro­du­ce la se­rie e in­clu­so ha di­ri­gi­do un ca­pí­tu­lo. Sí, pe­ro creo que me plan­ta­ré ahí. Di­ri­gir televisión y di­ri­gir ci­ne son dos ex­pe­rien­cias com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver a mi no­via [West­feldt] di­ri­gien­do una pe­lí­cu­la que ella mis­ma ha­bía es­cri­to, y que pro­ta­go­ni­zó, y tam­bién vi có­mo lo ha­cía Ben Af­fleck. Es una ex­pe­rien­cia sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te dis­tin­ta a di­ri­gir televisión. La televisión es un tren en mo­vi­mien­to y la vía ya es­tá co­lo­ca­da, so­bre to­do si es­tás en la quin­ta tem­po­ra­da. Mi tra­ba­jo co­mo di­rec­tor fue, bá­si­ca­men­te, no ha­cer des­ca­rri­lar el tren. Es­pe­ro ha­ber­lo he­cho bien. Me pi­die­ron que di­ri­gie­ra el fi­nal de la ter­ce­ra tem­po­ra­da, pe­ro no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar el re­to. Cuan­do vol­vie­ron a plan­teár­me­lo al fi­nal de la cuar­ta, sen­tí que sí que es­ta­ba lis­to. Fue ge­nial po­der ver la se­rie des­de una pers­pec­ti­va que no ha­bía te­ni­do antes, fue muy es­ti­mu­lan­te, so­bre to­do des­pués de la lar­ga pau­sa que tu­vi­mos en­tre tem­po­ra­das. Fue una for­ma muy gra­ti­fi­can­te de vol­ver a la se­rie y, de­fi­ni­ti­va­men­te, vol­ve­ría a ha­cer­lo, en el mun­do de la televisión. ¿Có­mo le ha cam­bia­do Mad Men la vi­da a Jon Hamm? Ha te­ni­do un gran im­pac­to en mi ca­rre­ra, en el sen­ti­do de que antes no te­nía nin­gu­na. Ha si­do una ex­pe­rien­cia in­creí­ble­men­te po­si­ti­va, en ese as­pec­to, que me ha da­do mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer co­sas. Ha per­mi­ti­do que se vea lo que pue­do ha­cer. Es un tra­ba­jo de en­sue­ño. Ésa es la úni­ca for­ma en la que pue­do des­cri­bir­lo. Co­mo ac­tor, es muy di­fí­cil tener la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go que te apa­sio­na y que, a la vez, aca­ba re­sul­tan­do una gran ayu­da pa­ra tu ca­rre­ra. Una ca­rre­ra, en Mad Men, que al me­nos du­ra­rá has­ta la sép­ti­ma tem­po­ra­da. Sí, nos en­can­ta el tra­ba­jo y he­mos fir­ma­do pa­ra dos tem­po­ra­das más. Es ge­nial sa­ber que vas a se­guir ha­cien­do ese tra­ba­jo en el fu­tu­ro, y es do­ble­men­te ge­nial que te ape­tez­ca mu­cho ha­cer­lo y que es­tés muy or­gu­llo­so de él. Me en­can­ta tra­ba­jar con mis com­pa­ñe­ros y me gus­ta la idea de que to­do em­pe­za­ra don­de lo hi­zo. Na­die era una gran es­tre­lla ni su­per­fa­mo­so. Todos nos jun­ta­mos en un es­tu­dio de Queens, en Nue­va York, pa­ra ha­cer el pi­lo­to de la se­rie, y no creo que na­die cre­ye­ra que

“‘Mad Men’ es una ex­pe­rien­cia in­creí­ble­men­te po­si­ti­va que ha per­mi­ti­do que se vea lo que pue­do ha­cer”

tu­vié­ra­mos nin­gu­na po­si­bi­li­dad... Cin­co tem­po­ra­das des­pués, só­lo pue­do de­cir que ha si­do in­creí­ble. ¿Tie­ne al­gún in­con­ve­nien­te, tan­to éxi­to? Siem­pre hay cier­ta ex­tra­ñe­za en el he­cho de que la gen­te se fi­je en lo que ha­ces. Pe­ro he te­ni­do la suer­te de que no me aco­sen de­ma­sia­do, y tam­po­co lo bus­co ac­ti­va­men­te. Es­toy muy agra­de­ci­do, na­tu­ral­men­te, por to­das las opor­tu­ni­da­des que me ha da­do es­ta mag­ní­fi­ca se­rie, in­clu­so me ha per­mi­ti­do via­jar por to­do el mun­do, al­go que no ha­bía po­di­do ha­cer en mi épo­ca uni­ver­si­ta­ria. Re­cien­te­men­te, he po­di­do via­jar a mu­chos lu­ga­res pa­ra pro­mo­ver la se­rie, y he co­no­ci­do a gen­te de to­das par­tes. De al­gu­na ma­ne­ra, com­pen­sa el he­cho de que ha­ya pa­pa­raz­zi fue­ra de mi ca­sa ha­cién­do­me fotos cuan­do sa­co al pe­rro a pa­sear. Lo acep­to por la opor­tu­ni­dad de ha­cer la se­rie. ¿Cuán­to se pa­re­ce Jon a Don? La verdad es que no mu­cho, en nin­gún as­pec­to. Cla­ro que pue­do sen­tir­me iden­ti­fi­ca­do con él, por­que mi tra­ba­jo es ha­cer de él. Y tam­bién pue­do en­ten­der la idea de es­tar en un si­tio en un mo­men­to de la vi­da y pen­sar: “¿Ya es­tá? ¿Eso es to­do?”. Ese has­tío, esa in­sa­tis­fac­ción pue­de ser un fac­tor de mo­ti­va­ción en la vi­da de la gen­te. Tam­bién pue­de ha­cer que la gen­te se que­de an­cla­da. Y creo que Don lu­cha cons­tan­te­men­te en­tre am­bas in­fluen­cias. Cuan­do no lle­va el tra­je de Don Dra­per, le he­mos vis­to in­ter­pre­tan­do pa­pe­les bas­tan­te có­mi­cos. Tener a Don Dra­per co­mo tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to es una opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa, co­mo ac­tor, y hay mu­chos co­lo­res que in­ter­pre­tar, pe­ro tam­bién pue­de ser bas­tan­te du­ro. Y, sí, he po­di­do in­ter­pre­tar otros pa­pe­les bas­tan­te más li­ge­ros. Me en­can­ta la co­me­dia. Me gus­ta reír­me, es te­ra­péu­ti­co. Ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con gen­te co­mo Ti­na Fey y Kris­ten Wiig y los ti­pos de Sa­tur­day Night Li­ve ha si­do fan­tás­ti­co. Mi­ra­ba SNL des­de pe­que­ño y, si con diez años me hu­bie­ran di­cho que iba a pre­sen­tar el pro­gra­ma tres ve­ces, no me lo hu­bie­ra creí­do. He te­ni­do mu­cha suer­te. Pa­trí­cia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.