“MI OB­JE­TI­VO ES HA­CER REÍR A LA GEN­TE”

AN­DIE MA­CDO­WELL, pro­ta­go­nis­ta de ‘Di­se­ñan­do a Ja­ne’ (MTV)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Es di­fí­cil no ver cier­tas sem­blan­zas en­tre Di­se­ñan­do a Ja­ne y El dia­blo vis­te de Prada o, in­clu­so, la tam­bién te­le­vi­si­va Betty. La nue­va se­rie pro­du­ci­da por ABC Fa­mily ha fi­cha­do a An­die Ma­cdo­well pa­ra dar vi­da a Blair, una na­da com­pren­si­va di­rec­to­ra de una fir­ma de mo­da de Nue­va York que aca­ba­rá, com­ple­ta­men­te por ac­ci­den­te, con una ado­les­cen­te in­ge­nua y lo­ca por el di­se­ño ha­cién­do­le de nue­va –y muy cas­ti­ga­da– asis­ten­te eje­cu­ti­va. Ma­cdo­well nos ha­bla de su pri­mer pa­pel pro­ta­go­nis­ta en una se­rie y de los re­tos de tra­ba­jar en una pro­duc­ción acer­ca de un mun­do que tan bien ha po­di­do co­no­cer a lo lar­go de su ca­rre­ra: el de la mo­da. Creo que la con­ven­cie­ron pa­ra par­ti­ci­par en el pro­yec­to ase­gu­rán­do­le que se tra­ta­ría de un pa­pel bas­tan­te pe­que­ño... La idea ori­gi­nal era que me gra­ba­rían úni­ca­men­te co­mo si apa­re­cie­ra en el or­de­na­dor, in­ter­ac­tuan­do por Sky­pe con los otros ac­to­res, por­que mi per­so­na­je es­ta­ría via­jan­do por to­do el mun­do. Pe­ro lue­go vi­ne a Los Án­ge­les a fil­mar y qui­sie­ron que si­guie­ra vi­nien­do. Les di­je que no po­día, por­que lle­va de­ma­sia­das ho­ras vo­lar de la cos­ta es­te a la oes­te. Al fi­nal, sur­gió la opor­tu­ni­dad de que­dar­me en Los Án­ge­les y tra­ba­jar aquí, fue mu­cho me­jor. Y sus es­ce­nas se in­cre­men­tan bas­tan­te, a me­di­da que avan­za la se­rie. La verdad es que eso ha aca­ba­do fun­cio­nan­do muy bien, por­que me lo pa­so mu­cho me­jor pu­dien­do ca­mi­nar por el set y tra­ba­jan­do con los protagonistas. Es un po­co du­ro tra­ba­jar en una pan­ta­lla des­de ca­sa o des­de don­de fue­ra que es­tu­vie­ra. De es­ta for­ma, me ali­men­to de la ener­gía de esos ac­to­res jó­ve­nes, fe­no­me­na­les, y pue­do ve­nir al set ca­da día. Es­toy en un pun­to de la vi­da en el que mis hi­jos se es­tán mar­chan­do de ca­sa y me gus­ta ser vi­tal. Me gus­ta tra­ba­jar. Y el guión de es­ta se­rie es fe­no­me­nal. Me lo pa­so muy bien in­ter­pre­tan­do a es­te per­so­na­je. De he­cho, nun­ca ima­gi­né que pu­die­ra ser tan di­ver­ti­do in­ter­pre­tar a una per­so­na mez­qui­na y ho­rri­ble. Y, sim­ple­men­te, es­toy agra­de­ci­da por po­der tra­ba­jar, el tra­ba­jo es muy sa­tis­fac­to­rio, pa­ra mí. He tra­ba­ja­do des­de que era muy jo­ven y es es­ti­mu­lan­te, ha­ce que la vi­da sea in­tere­san­te. ¿Se pa­re­ce mu­cho An­die Ma­cdo­well a Blair, su per­so­na­je en la se­rie, en cuan­to al ti­po de je­fa que es? No me com­por­to co­mo ella en ab­so­lu­to, aun­que a ve­ces me gus­ta­ría. De he­cho, creo que le gus­ta­ría a to­do el mun­do. Mu­chas ve­ces, lo pri­me­ro que se te pa­sa por la ca­be­za son al­gu­nas de las co­sas que di­ce. Hay que fil­trar­lo, pe­ro Gray no fil­tra na­da, di­ce exac­ta­men­te lo que pien­sa, y no siem­pre es bo­ni­to. Aun­que ella no lo ve de ese mo­do, es ho­nes­ta y quie­re que la gen­te ha­ga bien su tra­ba­jo. Y, des­de lue­go, tie­ne lí­neas de diá­lo­go bri­llan­tes, co­mo su for­ma de de­cir trá­gi­co y pa­sar a otro te­ma. Hay mu­chas op­cio­nes pa­ra el hu­mor, en to­das esas co­sas. ¿Le preo­cu­pa que la gen­te pue­da lle­var­se una im­pre­sión equi­vo­ca­da de us­ted, con la se­rie? Por mi ca­rre­ra, to­do el mun­do me per­ci­be co­mo si fue­ra só­lo una es­tre­lla o una mo­de­lo. Pe­ro, en reali­dad, si­go sien­do la mis­ma per­so­na que era cuan­do era pe­que­ña. Así es co­mo soy y nun­ca de­ja­ré de ser­lo. No pue­des ser co­mo la gen­te te per­ci­be só­lo por­que eres una ac­triz y sa­les en la pan­ta­lla gran­de. No soy eso. Soy hu­ma­na y ten­go muy bue­na re­la­ción con la gen­te que tra­ba­ja pa­ra mí. He te­ni­do ayu­dan­tes que me han du­ra­do mu­cho tiem­po, gen­te sin la que no sa­bría qué ha­cer, y son mis me­jo­res amigos. La ayu­dan­te que tu­ve du­ran­te on­ce o do­ce años aho­ra se ca­sa y mi hi­jo la acom­pa­ña­rá al al­tar. Mi hi­ja can­ta­rá en la bo­da. No sé lo que ha­bría he­cho sin ella, es mi me­jor ami­ga. Ésa es la for­ma en la que tra­to a mis ayu­dan­tes, son par­te de mi vi­da. Ella me ado­ra y no se hu­bie­ra que­da­do con­mi­go du­ran­te tan­to tiem­po si no fue­ra al­guien a quien va­lo­ra. Pe­ro re­co­noz­co que ha ha­bi­do gen­te que ha tra­ba­ja­do con­mi­go y, un po­co, se mo­rían de ga­nas de oír que era ma­la per­so­na, que­rían es­cu­char que na­da de lo que ha­go es bueno. Es un po­co la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, que­re­mos oír que al­guien es­tá po­dri­do, no que ha­ce co­sas ge­ne­ro­sas o que es con­si­de­ra­do. Es abu­rri­do y por eso, pre­ci­sa­men­te, mi per­so­na­je es tan di­ver­ti­do, es un gus­to in­ter­pre­tar­lo. Se es­tá com­pa­ran­do bas­tan­te a Blair con la Mi­ran­da Priestly de Meryl Streep en El dia­blo vis­te de Prada. Vi la pe­lí­cu­la, pe­ro no creo que se pa­rez­ca mu­cho a nues­tra se­rie. Es di­fí­cil com­pa­rar­las, por­que hay al­gu­nas pe­que­ñas si­mi­li­tu­des pe­ro, des­de lue­go, no son la mis­ma co­sa. Pa­ra em­pe­zar, una se­rie es muy dis­tin­ta a una pe­lí­cu­la. En televisión pue­des co­no­cer a los per­so­na- jes a un ni­vel muy dis­tin­to y la his­to­ria evo­lu­cio­na. Y a mí no me pa­re­ce que mi per­so­na­je se pa­rez­ca par­ti­cu­lar­men­te a aquél. Va a ha­ber mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra el hu­mor, con Blair, y lo que más me gus­ta es po­der ha­cer reír a la gen­te. Ése es mi ob­je­ti­vo. ¿Ha co­no­ci­do a mu­chas Blair en la vi­da real? Em­pe­cé sien­do mo­de­lo y he tra­ba­ja­do con mu­chas mu­je­res po­de­ro­sas y muy, muy fuer­tes. Ade­más, pa­ra mí, Blair no es ne­ce­sa­ria­men­te tan mez­qui­na, sim­ple­men­te, es­tá muy es­tre­sa­da [ri­sas]. Creo que, en reali­dad, es muy bue­na per­so­na y su­fre una can­ti­dad de pre­sión enor­me. Es­tá lu­chan­do por su tra­ba­jo y lo ha­ce sin con­tem­pla­cio­nes. Pa­trí­cia Puen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.