Alec Bald­win pa­sa de tra­ba­jar

Ase­gu­ra que desea de­di­car el tiem­po a me­di­tar y es­tu­diar

La Vanguardia - Vivir TV - - GENTETV -

“Hay gen­te que só­lo quie­re tra­ba­jar y es­tá bien, pe­ro yo quie­ro vi­vir y dis­fru­tar”. Las pa­la­bras del ac­tor de Roc­ke­fe­ller Plaza, Alec Bald­win, son cla­ras. Des­pués de pro­ta­go­ni­zar mu­chas pe­lí­cu­las y una se­rie de éxi­to, su fu­tu­ra es­po­sa y sus an­sias por es­tu­diar lo si­túan fue­ra del mer­ca­do la­bo­ral. Y él es­tá en­can­ta­do: “Aho­ra quie­ro ha­cer las co­sas que no he po­di­do du­ran­te to­da la ca­rre­ra, en­ri­que­cer el al­ma y el es­pí­ri­tu con la lec­tu­ra. Dis­fru­tar de la vi­da antes de que sea de­ma­sia­do tar­de”. Su de­di­ca­ción al dol­ce far nien­te da­rá mu­cho de que ha­blar...

La ra­zón de es­te cam­bio de vi­da ra­di­cal es su fu­tu­ra es­po­sa, Hi­la­ria Tho­mas, una ins­truc­to­ra de yo­ga que le ha in­cul­ca­do la dis­ci­pli­na mi­le­na­ria in­dia. Su prác­ti­ca ha si­do el de­to­nan­te pa­ra que Alec, más del­ga­do y re­la­ja­do que nun­ca, ha­ya to­ma­do la de­ci­sión de pen­sar en su re­ti­ro.

Pe­ro ahí no que­da la co­sa. El ac­tor tam­bién pien­sa apro­ve­char el tiem­po li­bre es­tu­dian­do y ya se ha ins­cri­to en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU) pa­ra cur­sar li­te­ra­tu­ra. “Des­pués de veinte años vi­vien­do en Cen­tral Park me mu­da­ré al sur de Man­hat­tan, cer­ca de la Uni­ver­si­dad. La idea de vol­ver a la es­cue­la me in­tri­ga”, ha con­fe­sa­do Bald­win. Y no só­lo eso, tam­bién le es­tá ron­dan­do por la ca­be­za me­ter­se en po­lí­ti­ca, una de sus pa­sio­nes con­fe­sas, des­de ha­ce años, aun­que, pa­ra ello, ha de­ci­di­do es­pe­rar, ya que, se­gún él, “por aho­ra, todos los pues­tos de­mó­cra­tas es­tán ocu­pa­dos”. Pe­ro es al­go que no des­car­ta en el fu­tu­ro...

Pa­re­ce men­ti­ra que sea el mis­mo ti­po que años atrás fue­ra no­ti­cia, más que por su tra­ba­jo, por su ca­rác­ter ex­cén­tri­co y a ve­ces ex­plo­si­vo. Ca­be re­cor­dar epi­so­dios tan bo­chor­no­sos co­mo el men­sa­je de voz que, en 2007, de­jó en el mó­vil de su hi­ja, Ire­land, de 11 años, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Kim Ba­sin­ger, en el que no pa­ra­ba de lan­zar­le gra­ves in­sul­tos. O unas po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes, en 2009, en un pro­gra­ma de televisión, en el que afir­ma­ba es­tar “pen­san­do en ha­cer­me con una mu­jer fi­li­pi­na o ru­sa por co­rreo” pa­ra tener más hi­jos. Y el in­ci­den­te pro­du­ci­do más re­cien­te­men­te, el año pa­sa­do, cuan­do le echa­ron de un vue­lo de Ame­ri­can Air­li­nes por no que­rer de­jar de ju­gar al Words With Friends, una ver­sión del Scrab­ble pa­ra mó­vi­les, si­mi­lar al exi­to­so Apa­la­bra­dos. Es­te­fa­nia Chue­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.