La in­có­mo­da vi­da de Han­nah

Ca­nal+ es­tre­na la tra­gi­co­me­dia ge­ne­ra­cio­nal ‘Girls’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Sin tra­ba­jo, sin pa­re­ja es­ta­ble, sin un fu­tu­ro cla­ro. Tres ca­rac­te­rís­ti­cas que mu­chos jó­ve­nes de hoy po­drían com­par­tir con Han­nah. Ella es la pro­ta­go­nis­ta de Girls, una se­rie de HBO que quie­re re­tra­tar los pro­ble­mas y las neu­ras de la ju­ven­tud ac­tual y que ma­ña­na se es­tre­na en Ca­nal+. De en­tra­da, la fic­ción acierta de lleno en su pun­to de par­ti­da: en los tiem­pos en los que vi­vi­mos, plan­tear una se­rie en la que las protagonistas, un gru­po de chi­cas que ron­da los veinte, van mal de pasta y se sien­ten frus­tra­das por el mun­do la­bo­ral con el que se en­cuen­tran al aca­bar la eta­pa uni­ver­si­ta­ria es to­do un acier­to. Es fá­cil iden­ti­fi­car­se con ellas, y su his­to­ria su­po­ne una do­sis de rea­lis­mo re­fres­can­te en el re­tra­to te­le­vi­si­vo de la ju­ven­tud, que, a me­nu­do, es­qui­va las in­co­mo­di­da­des que es­con­de la vi­da adul- ta con personajes que tie­nen pro­ble­mas, pe­ro no pro­ble­mas de verdad.

Girls, en cam­bio, abra­za la in­co­mo­di­dad con to­das sus fuer­zas. La si­tua­ción in­có­mo­da de tener que pe­dir di­ne­ro a tus pa­dres pa­ra po­der pa­gar el al­qui­ler del pi­so cuan­do lle­ga fin de mes, la si­tua­ción in­có­mo­da de in­ten­tar com­pla­cer a una pa­re­ja que te tra­ta con in­di­fe­ren­cia pe­ro a la que, por al­gún mo­ti­vo, ne­ce­si­tas igual­men­te, o la si­tua­ción in­có­mo­da de tener que mos­trar en­tu­sias­mo en un tra­ba­jo que no se pa­re­ce ni de le­jos a aque­llo a lo que as­pi­ra­bas cuan­do de­ci­dis­te in­ver­tir cua­tro años en una li­cen­cia­tu­ra.

La guio­nis­ta Le­na Dun­ham tie­ne una gran ha­bi­li­dad cap­tan­do esos mo­men­tos de in­fi­ni­ta ver­güen­za, prác­ti­ca­men­te de pa­te­tis­mo vi­tal, que lla­man a la puer­ta de los que cru­zan los veinte, lo quie­ran o no. Es lo que tie­ne en­con­trar­se a me­dio ca­mino, cuan­do la eta­pa es­tu­dian­til ya ha ter­mi­na­do y la eta­pa adul­ta in­sis­te en mos­trar­se co­mo una uto­pía que se ale­ja con­tra más in­ten­tas acer­car­te a ella. Han­nah lo in­ten­ta y, por su­pues­to, no lo con­si­gue.

De aquí que Girls con­si­ga crear una com­bi­na­ción que se mue­ve fá­cil­men­te en­tre lo trá­gi­co de su si­tua­ción, que vi­ve de for­ma emo­cio­nal e in­ten­sa­men­te tre­men­dis­ta, y lo di­ver­ti­do de las ri­di­cu­li­zan­tes cir­cuns­tan­cias en las que se me­te.

El per­so­na­je, que in­ter­pre­ta la pro­pia Le­na Dun­ham, no es de los que abun­dan en televisión, por­que con­vo­ca sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. Por un la­do, es in­ma­du­ra y egoís­ta, por el otro, sin­ce­ra y au­tén­ti­ca. La com­bi­na­ción es va­lien­te y lo­gra co­nec­tar con un pú­bli­co, con una ge­ne­ra­ción, que com­par­te sus ob­se­sio­nes: las ni­mias y las re­le­van­tes. A tra­vés de su frus­tra­ción, Girls po­ne en cri­sis una ima­gen de vi­da ideal (tener un tra- ba­jo crea­ti­vo y bien pa­ga­do, una pa­re­ja es­ta­ble y mu­chos amigos) que qui­zás no es tan fac­ti­ble co­mo nos ha­bían he­cho creer otras fic­cio­nes so­bre jó­ve­nes co­mo Friends y sus de­ri­va­dos. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.