“EL MI­TO DE LA NBA HA DES­APA­RE­CI­DO”

DA­VID CARNICERO, na­rra­dor de la NBA en Ca­nal+

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Ex­pli­ca, emo­cio­na­do, que aca­ba de leer en Sports Illus­tra­ted que los Da­llas Ma­ve­rick es­tán in­tere­sa­dos en ha­cer­se con los ser­vi­cios de Pau Ga­sol pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Di­ce que, aun­que tan só­lo es un ru­mor, es­tas co­sas, cuan­do sue­nan, a ve­ces aca­ban su­ce­dien­do. Y se fro­ta los ojos al so­ñar con un equi­po que in­clu­ye­ra en su cin­co ini­cial al pí­vot ca­ta­lán y al ala-pí­vot ale­mán Dirk No­witz­ki, dos de los me­jo­res ju­ga­do­res eu­ro­peos de ba­lon­ces­to de todos los tiem­pos. Apa­sio­na­do de la ca­nas­ta, Da­vid Carnicero es una de las vo­ces ha­bi­tua­les de las na­rra­cio­nes de la NBA en Ca­nal+ y Cua­tro, pe­rio­dis­ta que vi­ve con pa­sión el jue­go ba­jo los aros. Más aho­ra, cuan­do las me­jo­res fran­qui­cias de la li­ga pro­fe­sio­nal nor­te­ame­ri­ca­na se es­tán mi­dien­do en su lu­cha por el ani­llo de cam­peo­nes. De­bu­tó en pan­ta­lla sus­ti­tu­yen­do a to­do un clá­si­co de la NBA co­mo Andrés Mon­tes. ¡Va­ya re­to! Sí. Andrés re­pre­sen­ta una fi­gu­ra que no ha exis­ti­do des­pués, pe­ro que tam­po­co exis­tía antes. Un per­so­na­je úni­co. Mi idea siem­pre fue in­ten­tar ha­cer mi tra­ba­jo y dis­fru­tar lo má­xi­mo po­si­ble. No era un mo­de­lo que se pu­die­ra cal­car, aun­que sí que es una au­tén­ti­ca re­fe­ren­cia. Co­piar­lo hu­bie­ra si­do un error. Ha­blan­do de clá­si­cos, por ge­ne­ra­ción, us­ted de­bió ser de los que se afi­cio­na­ron a la NBA a tra­vés de Ramón Tre­cet y su Cer­ca de las es­tre­llas, ¿verdad? To­tal­men­te. Fui uno de los mi­lla­res de ni­ños que se le­van­ta­ban de ma­dru­ga­da, a es­con­di­das y po­nien­do la te­le muy ba­ji­ta, pa­ra no des­per­tar al res­to de la fa­mi­lia. Aque­lla NBA era un mun­do má­gi­co, un uni­ver­so ca­si inal­can­za­ble. Re­cuer­do que, por aquel en­ton­ces, mis car­pe­tas iban fo­rra­das de fo­to­gra­fías de Mi­chael Jor­dan, Ma­gic John­son y, so­bre to­do, Dominique Wil­kins. ¡El gran icono de los Atlanta Hawks de aque­lla épo­ca! Me vol­vía lo­co que un ti­po tan gran­de se mo­vie­ra con tan­ta agi­li­dad y sal­ta­ra tan­to. Alu­ci­na­ba con su pei­na­do, e in­clu­so con el uni­for­me y el lo­go del equi­po, con el per­fil de la ca­be­za del hal­cón. ¡Era la le­che! To­do ese mi­to de la NBA ha des­apa­re­ci­do. No só­lo las ba­rre­ras ba­lon­ces­tís­ti­cas se han ro­to y mu­chos ju­ga­do­res eu­ro­peos tie­nen el ni­vel pa­ra ju­gar en la me­jor li­ga del mun­do, sino que, con in­ter­net, to­do que­da mu­cho más cer­ca. Ac­tual­men­te, po­de­mos lle­gar a dar tres o cua­tro par­ti­dos al día, pe­ro antes, pa­ra se­guir la NBA te­nías que es­pe­rar­te al par- ti­do del vier­nes con Tre­cet, o a que, los mar­tes, apa­re­cie­ra la edi­ción de Gi­gan­tes del Bas­ket y que­dar­te fas­ci­na­do con las fo­to­gra­fías que pu­bli­ca­ban. Im­po­si­ble lle­gar a pen­sar, en­ton­ces, que tan­tos ju­ga­do­res es­pa­ño­les aca­ba­rían ju­gan­do en la NBA. ¡Es im­pre­sio­nan­te! Re­cuer­do que uno de los pri­me­ros via­jes que hi­ce co­mo na­rra­dor de la NBA fue a To­ron­to, por­que coin­ci­dían en un mis­mo par­ti­do tres ju­ga­do­res es­pa­ño­les: Pau Ga­sol, Jo­sé Cal­de­rón y Jorge Gar­ba­jo­sa, al­go im­pen­sa­ble, in­clu­so, en 1992, cuan­do aquel Dream Team de Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cía es­tar for­ma­do por ex­tra­te­rres­tres. Y no só­lo eso, sino que, re­cor­de­mos, Pau fue roo­kie del año en su tem­po­ra­da de de­but, ha si­do All-Star y ha con­quis­ta­do dos ani­llos de la NBA. Pe­ro la his­to­ria no se aca­ba aquí, por­que, en su pri­mer año, to­do el mun­do se ha vuel­to lo­co con Ricky Ru­bio. Con An­to­ni Daimiel, Nikola Lon­car, Jo­sé Aje­ro e Iña­ki Cano han for­ma­do un quin­te­to, en las re­trans­mi­sio­nes de la NBA de Ca­nal+, que re­zu­ma una fres­cu­ra en la lo­cu­ción y una pa­sión por el deporte que tras­pa­sa la pan­ta­lla. Es­toy en­can­ta­do. Es una de las co­sas de la que más or­gu­llo­sos nos sen­ti­mos, el ha­ber for­ma­do una co­sa que ja­más antes ha­bía exis­ti­do, en Ca­nal+. Has­ta aho­ra, en lo re­fe­ren­te a la NBA, ca­da uno na­rra­ba el par­ti­do que le to­ca­ba, y ya es­tá. Pe­ro he­mos con­se­gui­do for­mar un equi­po fan­tás­ti­co, con todos es­tos nom­bres ci­ta­dos, pe­ro tam­bién con Guillermo Giménez, Ramón Fer­nán­dez y An­to­nio La­mol­da, que, efec­ti­va­men­te, vi­vi­mos con pa­sión lo que ha­ce­mos. Mu­cha gen­te me di­ce que se no­ta que nos lo pa­sa­mos muy bien, du­ran­te las re­trans­mi­sio­nes de los par­ti­dos, y si eso se per­ci­be en ca­sa tam­bién nos ayu­da a se­guir ha­cien­do me­jor nues­tro tra­ba­jo. #dor­mi­res de­co­bar­des es el hash­tag que uti­li­zan du­ran­te sus re­trans­mi­sio­nes. ¿La ma­dru­ga­da es la peor par­te de su tra­ba­jo? Sí. Bá­si­ca­men­te, por­que vas a con­tra­co­rrien­te de to­do el mun­do. Aun­que tam­bién tie­ne sus co­sas bue­nas, co­mo que nun­ca te co­ge un atas­co de trá­fi­co y que du­ran­te el día tie­nes mu­chí­si­mo tiem­po li­bre pa­ra ti [ríe]. Dos co­sas que, cuan­do no hay NBA y me to­ca tener un turno nor­mal, año­ro, por­que no es­toy acos­tum­bra­do a ma­dru­gar ni a no tener tiem­po. ¿A qué de­di­ca ese tiem­po li­bre? Soy muy de­por­tis­ta. Lo que más me gus­ta es leer y ha­cer deporte. Co­rro mu­cho y me en­can­ta sa­lir a ha­cer moun­tain bi­ke. Ade­más, ten­go mu­cha fa­mi­lia, soy el me­nor de cin­co her­ma­nos y ten­go nue­ve so­bri­nos, que son los que aca­ban de ocu­par el res­to de mi tiem­po li­bre. Ha es­ta­do pre­sen­te en fi­na­les y en va­rios All-Star Ga­me. ¿Cuál es su me­jor re­cuer­do jun­to a las es­tre­llas? Por su fí­si­co, un por­ten­to, me im­pre­sio­nó es­tar jun­to a Dwight Ho­ward, un ti­po, ade­más, sim­pa­ti­quí­si­mo. Aun­que mi me­jor re­cuer­do fue po­der fo­to­gra­fiar­me con Cly­de Drex­ler, otro de mis héroes de in­fan­cia y una per­so­na en­can­ta­do­ra. ¿Cuál es su pro­nós­ti­co pa­ra las fi­na­les de es­ta tem­po­ra­da de la NBA? Pues, has­ta ha­ce po­co, lo te­nía muy cla­ro, pe­ro aho­ra ten­go mis du­das. Es­tá sien­do una tem­po­ra­da muy ex­tra­ña, em­pe­zan­do por el lock-out. Es más, yo era de los que creían que es­te año no ha­bría NBA. Ca­da tem­po­ra­da, antes de em­pe­zar los play-off, nos jun­ta­mos todos los com­pa­ñe­ros y ha­ce­mos una po­rra. Es­te año mi apues­ta era por una fi­nal en­tre Oklaho­ma y Mia­mi, pe­ro es­tá to­do muy abier­to y pue­de pa­sar cual­quier co­sa. Oriol Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.