Personajes fan­tas­ma

Ca­si nun­ca se les ve, a ve­ces só­lo se les oye, pe­ro siem­pre es­tán ahí...

La Vanguardia - Vivir TV - - TENDENCIAS TV -

Man­tie­nen en vi­lo al es­pec­ta­dor. En ca­da ca­pí­tu­lo se es­pe­ra que se ha­gan de car­ne y hue­so, pe­ro só­lo ocu­rre en con­ta­das oca­sio­nes. Ha­bla­mos de los personajes fan­tas­ma, aqué­llos que, mu­chas ve­ces, apa­re­cen de re­fi­lón o les oí­mos la voz, u otras, sim­ple­men­te, son men­cio­na­dos por los de­más personajes. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, aun­que sean in­vi­si­bles, su iden­ti­dad no ha­ce más que atra­par al es­pec­ta­dor y su ca­rác­ter enig­má­ti­co ge­ne­ra un sus­pen­se que se tra­du­ce en ori­gi­na­les de­ba­tes, en los que la au­dien­cia no de­ja de bus­car un ros­tro al que aga­rrar­se.

PA­RA TODOS LOS GUS­TOS

En las sit-coms, di­chos personajes se uti­li­zan co­mo re­cur­so có­mi­co o gag. Ocu­rre en The Big Bang Theory con la ma­dre de Ho­ward Wo­lo­witz. Nun­ca apa­re­ce fí­si­ca­men­te. Só­lo oí­mos su voz cuan­do se co­mu­ni­ca –gri­tan­do– con su hi­jo. A pe­sar de que a mu­chos les en­can­ta­ría ver, por fin, el fí­si­co de la ma­dre de Ho­ward, la ac­triz que po­ne la voz al per­so­na­je, Ca­rol Ann Su­si, ha ase­gu­ra­do, en más de una oca­sión, que nun­ca apa­re­ce­rá en pan­ta­lla. Un ca­so pa­re­ci­do su­ce­de en Có­mo co­no­cí a vues­tra ma­dre. La es­po­sa de Ted es otra in­cóg­ni­ta. Aun­que, en es­ta oca­sión, la he­mos vis­to de pa­sa­da en al­gu­nos mo­men­tos, nun­ca ha pro­nun­cia­do una pa­la­bra. Su iden­ti­dad, sin em­bar­go, ha des­per­ta­do gran in­te­rés en in­ter­net, du­ran­te los seis años de emi­sión de la se­rie. Hay quie­nes se han aven­tu­ra­do a des­gra­nar plano por plano ca­da una de las se­cuen­cias y fi­jar­se en los fi­gu­ran­tes que apa­re­cen pa­ra dar con la fan­tas­ma. La bús­que­da se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de Dón­de es­tá Wally te­le­vi­si­vo. Pa­re­ce que, en es­ta oca­sión, su ros­tro se ha­rá pú­bli­co en la oc­ta­va tem­po­ra­da de la se­rie, cu­yo es­treno es­tá pre­vis­to pa­ra sep­tiem­bre.

Pe­ro no só­lo los personajes fan­tas­ma apor­tan el to­que có­mi­co a una se­rie, mu­chos otros in­vi­si­bles es­tán pen­sa­dos pa­ra crear mis­te­rio, ten­sión e in­cer­ti­dum­bre en la tra­ma. El me­jor ejem­plo de ello es el per­so­na­je de John el Ro­jo en El men­ta­lis­ta. Ac­túa co­mo el an­ta­go­nis­ta de la se­rie, el prin­ci­pal enemi­go de Pa­trick Ja­ne. Al ase­sino des­pia­da­do y me­tó­di­co que ma­tó a la fa­mi­lia de Ja­ne nun­ca le he­mos vis­to el ros­tro, pe­ro, há­bil­men­te, el fan­tas­ma se re­co­no­ce por la mar­ca dis­tin­ti­va que de­ja siem­pre en la es­ce­na del cri­men: un smi­ley di­bu­ja­do con la san­gre de las víc­ti­mas. És­te tam­bién ha si­do un per­so­na­je que ha crea­do con­mo­ción en la red. Son mu­chas las teo­rías que co­rren so­bre la iden­ti­dad de John el Ro­jo; una de ellas apun­ta a que es al­guien que es­tá muy cer­ca de Ja­ne, que per­te­ne­ce, in­clu­so, al CBI, y la más in­ve­ro­sí­mil de to­das teo­ri­za con que Pa­trick Ja­ne se­ría el in­te­li­gen­te ase­sino.

Ade­más, el per­so­na­je fan­tas­ma tam­bién pue­de res­pon­der li­te­ral­men­te a su nom­bre y apa­re­cer en la se­rie co­mo un es­pí­ri­tu. Es el ca­so de Mary Ali­ce, el per­so­na­je di­fun­to que hi­zo las ve­ces de na­rra­do­ra en Mu­je­res de­ses­pe­ra­das.

Des­ta­par o no la iden­ti­dad del fan­tas­ma es una di­fí­cil de­ci­sión pa­ra los crea­do­res de las se­ries. En lí­neas ge­ne­ra­les, dar­le un ros­tro mu­chas ve­ces obe­de­ce a un cie­rre de ci­clo o, in­clu­so, a que el fin de la se­rie se acer­ca. Una vez des­ta­pa­da su iden­ti­dad, muy di­fí­cil­men­te se pue­de se­guir la tra­ma co­mo si na­da. Pa­só en Per­di­dos con Ja­cob, a quien no se le vio la ca­ra has­ta el fi­nal de la pe­núl­ti­ma tem­po­ra­da. Pe­ro, de una for­ma u otra, los fan­tas­mas per­ma­ne­cen en la re­ti­na del es­pec­ta­dor e, in­clu­so, lle­gan a to­mar ca­si más im­por­tan­cia que el pro­pio per­so­na­je de car­ne y hue­so. Es­te­fa­nia Chue­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.