Adic­tos a Wal­ter Whi­te

TV3 emi­te ‘Brea­king Bad’ des­de el pri­mer epi­so­dio

La Vanguardia - Vivir TV - - PROGRAMACIÓN DEL 2 AL 8 -

La dro­ga que ela­bo­ra Wal­ter Whi­te es úni­ca. El subidón que pro­du­ce es de los que no se ol­vi­dan y pro­bar­la es tan fá­cil co­mo ver un epi­so­dio de Brea­king Bad. Los adic­tos a la sus­tan­cia ya sa­ben a qué nos re­fe­ri­mos. Los que no han pro­ba­do el alu­ci­nó­geno en cues­tión, pue­den dar­le una opor­tu­ni­dad el pró­xi­mo jue­ves, pues TV3 es­tre­na­rá por pri­me­ra vez Brea­king Bad y emi­ti­rá tres tem­po­ra­das se­gui­das (las mis­mas que ya emi­tió el ca­nal 3XL), du­ran­te to­do el ve­rano. Una opor­tu­ni­dad perfecta pa­ra des­cu­brir una au­tén­ti­ca jo­ya de la fic­ción te­le­vi­si­va, ex­cep­cio­nal en todos los as­pec­tos po­si­bles.

Pa­ra ha­cer es­te via­je, no ne­ce­si­tan equi­pa­je. Só­lo dos co­sas: cal­zon­ci­llos y pis­to­la. Con es­ta gui­sa se pre­sen­ta Wal­ter Whi­te en el pri­mer epi­so­dio, an­dan­do por el de­sier­to de Al­bu­quer­que y de­jan­do un men­sa­je de des­pe­di­da a su fa­mi­lia en una vi­deo­cá­ma­ra. Les pa­re­ce­rá que al ti­po le fal­ta más de un tor­ni­llo, pe­ro, cuan­do des­cu­bran su his­to­ria, rá­pi­da­men­te en­ten­de­rán qué es lo que ha­ce que un profesor de quí­mi­ca de ins­ti­tu­to aca­be ejer­cien­do de tra­fi­can­te de dro­gas, por su­rrea­lis­ta que pa­rez­ca la evo­lu­ción. Pues, cuan­do la vi­da te da la es­pal­da, más te va­le dar­le una pa­ta­da en el tra­se­ro.

Brea­king Bad ha­bla a los es­pec­ta­do­res de opor­tu­ni­da­des per­di­das y de in­jus­ti­cias. Y lo ha­ce a par­tir de un per­so­na­je que creía que ha­cer lo co­rrec­to ten­dría, tar­de o tem­prano, una re­com­pen­sa. Des­cu­brir que ese afo­ris­mo es fal­so es lo que pre­ci­pi­ta su trans­for­ma­ción, eje­cu­ta­da con un ta­len­to asom­bro­so por un Br­yan Crans­ton que ya ha ga­na­do tres Emmys con­se­cu­ti­vos por el pa­pel, y na­rra­da con gran ima­gi­na­ción por un Vin­ce Gi­lli­gan que se arries­ga tras la cá­ma­ra con pla­nos sub­je­ti­vos, ho­me­na­jes al wes­tern y un mon­ta­je que de­ja a los es­pec­ta­do­res con la bo­ca abier­ta. Les he­mos avi­sa­do: es­to es dro­ga du­ra. Toni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.