“NO CREO EN LOS PO­DE­RES SO­BRE­NA­TU­RA­LES”

NA­TA­LIE DOR­MER, ac­triz de ‘The Fa­des’ (Syfy)

La Vanguardia - Vivir TV - - ENTREVISTA -

Pe­se a con­ti­nuar im­pli­ca­da en el ro­da­je de Jue­go de tro­nos, Na­ta­lie Dor­mer ac­ce­dió a for­mar par­te del elen­co de The Fa­des, la nue­va se­rie bri­tá­ni­ca de cien­cia fic­ción de Syfy, que ya ha si­do galardonada con un Baf­ta a la me­jor se­rie dra­má­ti­ca. Pa­ra me­ter­se en el pa­pel, la ac­triz arrin­co­nó tem­po­ral­men­te los ro­pa­jes me­die­vos de Mar­gaery Ty­rell y se con­vir­tió en Sa­rah, un án­gel ator­men­ta­do del mundo mo­derno que lu­cha por sal­var a la hu­ma­ni­dad mien­tras in­ten­ta no aca­bar con su ma­tri­mo­nio. Tras ha­ber cau­sa­do fu­ror en el Reino Uni­do, The Fa­des ate­rri­za en Es­pa­ña con una úni­ca tem­po­ra­da co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción. Ha­bla­mos con Dor­mer pa­ra que nos avan­ce al­gu­nos de­ta­lles de los epi­so­dios. De­bo pre­gun­tar­le por su per­so­na­je, Sa­rah. Sa­rah es una mu­jer muy da­ña­da que ha pa­sa­do por muchas co­sas. For­ma par­te de los An­ge­lic y tie­ne el don de ver a los Fa­des (es­pec­tros). Es un per­so­na­je que ha te­ni­do un pa­sa­do com­pli­ca­do... y es que es di­fí­cil que no te ta­chen de lo­ca, cuan­do po­sees la ca­pa­ci­dad de po­der ver a gen­te muer­ta [ri­sas]. Creí que era muy in­tere­san­te in­ter­pre­tar a una mu­jer tan frá­gil, vul­ne­ra­ble y que lu­cha por sal­var su ma­tri­mo­nio en un ex­tra­ño y pre­cio­so mundo don­de ocu­rre de to­do. Los Tu­dor y Jue­go de tro­nos son pe­sos pe­sa­dos. ¿Por qué The Fa­des? ¿Qué le ha im­pul­sa­do a de­cir que sí a la se­rie? La ca­li­dad del guión, el te­ma de la se­rie era in­creí­ble. Sa­bía quién era Jack Thor­ne, el es­cri­tor, pe­ro cuan­do leí los dos pri­me­ros guio­nes que­dé im­pre­sio­na­da por su ha­bi­li­dad pa­ra mez­clar gé­ne­ros. La se­rie es di­ver­ti­da, tris­te, in­te­li­gen­te, ro­mán­ti­ca... ¡Lo tie­ne to­do! ¿Por qué cree que Jack Thor­ne la eli­gió pa­ra el pa­pel? Es­ta­ba ro­dan­do en Ve­ni­ce Beach, L.A., cuan­do me lla­mó la pro­duc­to­ra de la se­rie, Ca­ro­li­ne Skin­ner. Me con­ven­ció pa­ra que hi­cie­ra el pa­pel. No sé exac­ta­men­te por qué su­pu­so que era bue­na pa­ra in­ter­pre­tar a Sa­rah, pe­ro me ale­gro de que lo pen­sa­ra, qui­zá fue por­que ha­go bien mi tra­ba­jo [ri­sas]. Des­pués de to­do el tiem­po que he es­ta­do ro­dan­do de­trás de un cor­sé, creo que es in­tere­san­te ac­tuar en una se­rie fan­tás­ti­ca que per­te­ne­ce a la vi­da mo­der­na. ¿Una se­rie fan­tás­ti­ca que per­te­ne­ce a la vi­da mo­der­na? Es la se­rie so­bre­na­tu­ral más ex­ci­tan­te de los úl­ti­mos años. Es fres­ca, nue­va, te­rro­rí­fi­ca, y cuen­ta con un cas­ting fan­tás­ti­co. Es, ade­más, arries­ga­da, por­que in­ten­ta mos­trar un nue­vo mundo, una nue­va mi­to­lo­gía que no he­mos visto nun­ca an­tes. Al­gu­nos se han aven­tu­ra­do a com­pa­rar­la con se­ries co­mo True Blood o Buffy Ca­za­vam­pi­ros. No de­be com­pa­rar­se con na­da, es com­ple­ta­men­te nue­va y ése es el mo­ti­vo por el cual pien­so que es tan bue­na. Cuan­do al­guien me pi­de que la des­cri­ba y me pre­gun­ta si es co­mo una se­rie de vam­pi­ros o de zom­bis, o co­mo Skins, una de las obras de Thor­ne, res­pon­do que The Fa­des de­be­ría es­ta­ble­cer un nue­vo gé­ne­ro. A par­tir de aho­ra, la gen­te com­pa­ra­rá las de­más se­ries con és­ta. A lo lar­go de su ca­rre­ra, se ha en­fren­ta­do a es­ce­nas di­fí­ci­les –apa­ren­te­men­te–, co­mo des­nu­dos o mo­men- tos de se­xo, co­mo en Los Tu­dor o en Jue­go de tro­nos, pe­ro en The Fa­des ha te­ni­do que in­ter­pre­tar a un per­so­na­je que se su­po­nía muer­to. ¿Es és­te el rol más di­fí­cil con el que se ha en­fren­ta­do? Ca­da uno es di­fí­cil a su ma­ne­ra. Ca­da tra­ba­jo trae re­tos com­pli­ca­dos, pe­ro de­bo de­cir que The Fa­des su­po­nía un gran re­to por­que el pa­pel exi­ge mu­cho fí­si­ca­men­te. ¿Mu­cho? ¿Cuán­to? Sa­rah está des­ga­rra­da in­te­rior­men­te por­que está enamo­ra­da de Mark, su ma­ri­do, pe­ro, ob­via­men­te, tie­ne que ser leal con los An­ge­lic y sal­var al mundo. Sé có­mo es es­tar enamo­ra­da y to­do lo que con­lle­va, así que igual por esa par­te no ne­ce­si­ta­ba mu­cha pre­pa­ra­ción [ri­sas]. De lo que no tengo ni idea es de có­mo in­ten­tar sal­var a la hu­ma­ni­dad... ¿Cuán­to hay de Na­ta­lie Dor­mer en Sa­rah? Pien­so que siem­pre hay un po­co de uno mis­mo en el pa­pel que in­ter­pre­ta. Sé có­mo es es­tar tris­te, có­mo es te­ner mie­do a la muerte y sen­tir­se so­la, pe­ro eso son so­la­men­te co­sas hu­ma­nas. La ra­zón por la que me gus­ta ser ac­triz y apa­ren­tar ser otra per­so­na gran par­te del tiem­po es por­que te mues­tras muy po­co tú mis­ma, el res­to es ima­gi­na­ción. ¿Na­ta­lie Dor­mer cree en los po­de­res so­bre­na­tu­ra­les? Mmm... no, ¡lo sien­to! Ex­cep­to des­pués de be­ber unas cuan­tas co­pas de un buen Rio­ja [ri­sas]. Te­nien­do en cuen­ta su tra­yec­to­ria, ¿es en el gé­ne­ro fan­tás­ti­co don­de se sien­te más có­mo­da? No me gus­ta sen­tir­me a gus­to. De he­cho, in­ten­to sen­tir­me in­có­mo­da, es en­ton­ces cuan­do ac­túo me­jor, así que siem­pre in­ten­to ha­cer un tra­ba­jo que me su­pon­ga un re­to y sea di­fí­cil. Creo que está bien sen­tir un po­co de mie­do en la vi­da... Y por eso de­bes ver The Fa­des, por­que tam­bién te asus­ta­rá a ti [ri­sas]. Tam­bién ha es­ta­do en la gran pan­ta­lla, con pe­lí­cu­las co­mo W.E. y Ca­pi­tán Amé­ri­ca. ¿Pre­fie­re ac­tuar en films o en se­ries? Voy allí don­de ha­ya un buen guión. ¿Son los pa­pe­les que le han da­do más fa­ma de los que más or­gu­llo­sa se sien­te? No ne­ce­sa­ria­men­te. Aca­bo de ha­cer una obra de teatro en Lon­dres, Af­ter Miss Ju­lie. Es­tu­ve dos me­ses en es­ce­na y la vie­ron unas 200 o 300 per­so­nas. No obs­tan­te, ado­ra­ba a ese per­so­na­je, Miss Ju­lie, tan­to co­mo a Ana Bo­le­na. A veces las se­ries triun­fan por­que el guión es muy bueno y, al mis­mo tiem­po, el pa­pel es muy gra­ti­fi­can­te... pe­ro no siem­pre es así. Y... ¿sus pla­nes pa­ra los pró­xi­mos me­ses? Em­pe­zar a ro­dar otra vez Jue­go de tro­nos. En ju­lio em­pe­za­re­mos a gra­bar la ter­ce­ra tem­po­ra­da. Lau­ra Naranjo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.