RE­GRE­SA ‘DA­LLAS’

J.R. Y LOS EWING HAN VUEL­TO

La Vanguardia - Vivir TV - - PORTADA -

La ex­pli­ca­ción que se da a su apa­ren­te re­su­rrec­ción es que, fi­nal­men­te, dis­pa­ró con­tra el es­pe­jo (es de­cir, con­tra la idea del sui­ci­dio) y no aca­bó con su vi­da, co­mo pa­re­ció en aquel mo­men­to. El tru­co pue­de pa­re­cer algo tram­po­so, pe­ro, al fin y al ca­bo, es­ta­mos ha­blan­do de Da­llas, una se­rie a la que siem­pre le gus­tó dar es­qui­na­zo al es­pec­ta­dor de la for­ma más ines­pe­ra­da po­si­ble. Fue una de las pri­me­ras fic­cio­nes en per­fec­cio­nar el ar­te del cliff­han­ger, es­pe­cial­men­te en los epi­so­dios de fi­nal de tem­po­ra­da, y siem­pre su­po dar la vuel­ta a si­tua­cio­nes que pa­re­cían ce­rra­das, co­mo el ac­ci­den­te de co­che de Bobby Ewing. Por al­gún mo­ti­vo, Da­llas se emi­tió ca­tor­ce tem­po­ra­das se­gui­das, sien­do una de las se­ries nor­te­ame­ri­ca­nas que más tiem­po han aguan­ta­do en pri­me ti­me (só­lo su­pe­ra­da por la le­gen­da­ria Guns­mo­ke y por la ve­te­ra­na Ley y or­den). En el úl­ti­mo epi­so­dio de Da­llas, J.R. sos­tie­ne un re­vól­ver mien­tras se mi­ra en el es­pe­jo y se de­ja lle­var por la idea del sui­ci­dio. Tras una lar­ga con­ver­sa­ción con­si­go mis­mo, en la que ve có­mo hu­bie­ra si­do la vi­da de las per­so­nas que le ro­dean si no hu­bie­ra exis­ti­do, le­van­ta el re­vól­ver. El dis­pa­ro lo oye Bobby, que aca­ba de lle­gar al ran­cho. Cuan­do en­tra en la ha­bi­ta­ción, alar­ma­do por el so­ni­do, lo que el es­pec­ta­dor ve es su ros­tro de ho­rror mien­tras ex­cla­ma: “¡Oh, Dios mío!”. Pe­ro no vi­mos ja­más el ca­dá­ver. Apro­ve­chan­do es­ta du­da ar­gu­men­tal, el ca­nal TNT ha de­ci­di­do res­ca­tar la mí­ti­ca se­rie de la fa­mi­lia Ewing y es­tre­na una se­cue­la en la que J.R. está vi­vo y si­gue tan ob­se­sio­na­do por la ri­que­za y el po­der co­mo en los vie­jos tiem­pos.

PEN­SA­DA CO­MO MI­NI­SE­RIE

Si la nue­va Da­llas tie­ne éxi­to, se po­dría con­ver­tir, en el fu­tu­ro, en la se­rie más lon­ge­va de la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se, algo que no de­ja­ría de ser iró­ni­co pa­ra su crea­dor, Da­vid Ja­cobs, que, ini­cial­men­te, la con­ci­bió co­mo una mi­ni­se­rie de cin­co epi­so­dios. Su éxi­to sor­pren­dió in­clu­so al pro­pio ca­nal, CBS, que no

du­dó en re­no­var la que se­ría la pri­me­ra te­le­no­ve­la de al­ta fac­tu­ra que triun­fa­ría en la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na. En­tre sus acier­tos, ca­be des­ta­car el atre­vi­mien­to de si­tuar co­mo pro­ta­go­nis­tas a unos per­so­na­jes que es­ta­ban le­jos de ser ejem­pla­res: los Ewing te­nían una vi­da tur­bia, ca­rac­te­ri­za­da por la ava­ri­cia, la am­bi­ción y la fal­ta de es­crú­pu­los, así co­mo por una in­fe­li­ci­dad que era in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a su ri­que­za. Val­ga co­mo pun­to de re­fe­ren­cia la re­la­ción en­tre el des­pia­da­do J.R. y su mu­jer Sue Ellen, que aho­ga­ba sus pe­nas en al­cohol.

Pre­ci­sa­men­te, una es­ce­na en­tre am­bos en la que él lle­ga­ba a casa y la des­cu­bría ama­rra­da a un va­so de whisky fue lo que po­pu­la­ri­zó Da­llas en nues­tro país. Al ver­la en tal es­ta­do, J.R. sol­tó la ya le­gen­da­ria fra­se “Sue Ellen, ¡eres un pen­dón!”, que pro­vo­có una enor­me po­lé­mi­ca, al ser la pri­me­ra vez que, en TV3, se oía una pa­la­bra mal­so­nan­te de esa mag­ni­tud, y que hoy se con­si­de­ra un mo­men­to cla­ve de la tra­duc­ción au­dio­vi­sual de la his­to­ria del ca­nal. Por pri­me­ra vez, en TV3 se uti­li­za­ba un re­gis­tro co­lo­quial, más cer­cano a la len­gua que se ha­bla­ba en la ca­lle, aun­que la ex­pre­sión pa­rez­ca anacró­ni­ca. La emi­sión de Da­llas con­tri­bu­yó, así, al pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción lingüística y fue uno de los gran­des éxi­tos de TV3 en los ochen­ta, pa­san­do a for­mar par­te de la cul­tu­ra te­le­vi­si­va del país y de su ima­gi­na­rio po­pu­lar.

Y LUE­GO VI­NIE­RON OTRAS

Des­pués ven­drían otras fic­cio­nes si­mi­la­res, co­mo Di­nas­tía o Fal­con Crest, pe­ro Da­llas fue la pri­me­ra en asen­tar una fór­mu­la que se ba­sa­ba en los gran­des se­cre­tos, las re­la­cio­nes tor­tuo­sas y el en­fren­ta­mien­to por el po­der en­tre J.R. y su gran ri­val, Cliff Bar­nes. La fic­ción crea­ba un uni­ver­so éti­co y mo­ral mar­ca­do por la des­con­fian­za y la trai­ción, que afec­ta­ba por igual a los ne­go­cios y a la fa­mi­lia, y que pro­vo­ca­ba una enor­me fas­ci­na­ción en los es­pec­ta­do­res. Pre­ci­sa­men­te, esa mis­ma fas­ci­na­ción por los am­bi­cio­sos te­je­ma­ne­jes de la in­dus­tria del pe­tró­leo de Te­xas es la que in­ten­ta­rá re­cu­pe­rar la se­cue­la. Aho­ra los pro­ta­go­nis­tas ya no son J.R. y su her­mano Bobby, sino los hi­jos de am­bos. El pri­me­ro, John Ross, es un cal­co de su pa­dre: se­du­ci­do por el di­ne­ro y, so­bre to­do, por las mu­je­res, no tie­ne es­crú­pu­los cuan­do se tra­ta de aplas­tar a sus enemi­gos, algo que J.R. se mi­ra con com­pla­cen­cia, co­mo el que ob­ser­va el re­sul­ta­do del tra­ba­jo bien he­cho.

El se­gun­do, Christopher, se pa­re­ce a Bobby, y está más in­tere­sa­do en el ran­cho de South­fork que en el ne­go­cio pe­tro­lí­fe­ro. Gran par­te de la tra­ma de la pri­me­ra tem­po­ra­da se ba­sa­rá en su pro­yec­to de lle­var ener­gías al­ter­na­ti­vas al ran­cho, es­tra­te­gia que cho­ca­rá con los pla­nes de John Ross. Los dos jó­ve­nes ocu­pa­rán el cen­tro de la his­to­ria, co­mo co­rres­pon­de a una se­rie que quie­re inau­gu­rar una nue­va eta­pa, pe­ro sus pro­ge­ni­to­res es­ta­rán pre­sen­tes de for­ma per­ma­nen­te. De es­te mo­do, la nue­va Da­llas crea per­so­na­jes pa­ra los nue­vos es­pec­ta­do­res y, al mis­mo tiem­po, man­tie­ne al­gu­nos de los an­ti­guos ac­to­res (Larry Hag­man y Pa­trick Duffy re­to­man sus pa­pe­les, acom­pa­ña­dos por Lin­da Gray, Ken Ker­che­val y Char­le­ne Til­ton) pa­ra ape­lar a la nos­tal­gia y cap­tar la aten­ción de los an­ti­guos fans de la fic­ción. Da­llas ha vuel­to. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.