Po­lí­ti­cos de ver­güen­za aje­na

Ca­nal+ es­tre­na ‘Veep’, la nue­va sá­ti­ra de Ar­man­do Ia­nuc­ci

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Si le que­da algo de con­fian­za en el sis­te­ma po­lí­ti­co, Veep se la va a qui­tar de gol­pe. Es di­fí­cil ver es­ta co­me­dia y no hun­dir­se en el so­fá muer­to de ver­güen­za aje­na mien­tras se pre­gun­ta si, real­men­te, la se­rie es fiel en su des­crip­ción de la vi­da po­lí­ti­ca. Por­que, si lo es, es­ta­mos per­di­dos.

La nue­va sá­ti­ra de Ar­man­do Ia­nuc­ci nos abre las puer­tas de la Casa Blan­ca pa­ra mos­trar­nos pa­si­llos y des­pa­chos re­ple­tos de in­di­vi­duos inep­tos, co­bar­des, ego­cén­tri­cos y algo cor­tos de mi­ras que tie­nen co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo man­te­ner­se tan­to tiem­po co­mo sea po­si­ble en el po­der. Y es­to, en la vi­sión de la po­lí­ti­ca de Ar­man­do Ia­nuc­ci, se re­du­ce a dos ti­pos de ac­cio­nes po­si­bles: las des­ti­na­das a pa­sar des­aper­ci­bi­dos y las des­ti­na­das a lo­grar que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­gan algo po­si­ti­vo del tra­ba­jo de la Ad­mi­nis­tra­ción, aun­que sea com­ple­ta­men­te inexis­ten­te.

Es una idea que el guio­nis­ta bri­tá­ni­co em­pe­zó a ela­bo­rar en The Thick of It y que aho­ra trans­por­ta a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se con Veep, se­rie que se aca­ba de es­tre­nar en HBO y que de­bu­ta en Ca­nal+ es­te miér­co­les (a las 22 h). El ca­nal por ca­ble se in­tere­só por pri­me­ra vez en la adap­ta­ción cuan­do Ar­man­do Ia­nuc­ci es­tre­nó un spin-off de la se­rie en el ci­ne, el film In the Loop, pro­ta­go­ni­za­do por Ja­mes Gandolfini. Sin em­bar­go, ABC se avan­zó y se hi­zo con los de­re­chos de la adap­ta­ción. La net­work lle­gó a ro­dar un pi­lo­to, que no se con­vir­tió en se­rie, tras des­es­ti­mar, fi­nal­men­te, el pro­yec­to. HBO lo res­ca­tó rá­pi­da­men­te y con­tra­tó a la me­jor pro­ta­go­nis­ta po­si­ble: la ac­triz Julia-Louis Drey­fus. La que fue­ra Elai­ne en Sein­feld es­ta­ba in­tere­sa­da en el for­ma­to del moc­ku­men­tary des­de su apa­ri­ción en la co­me­dia Curb Your Ent­hu­siasm.

Su in­ter­pre­ta­ción, en el pa­pel de una vi­ce­pre­si­den­ta de los Es­ta­dos Uni­dos tan ig­no­ran­te co­mo egó­la­tra, es lo me­jor de Veep, que, efec­ti­va­men­te, uti­li­za muchas de las téc­ni­cas pro­pias del fal­so do­cu­men­tal, co­mo los per­so­na­jes ha­blan­do a cá­ma­ra. De he­cho, se po­dría de­cir que es la The Of­fi­ce de la po­lí­ti­ca, co­me­dia con la que com­par­te el gus­to por el hu­mor in­có­mo­do y las si­tua­cio­nes ab­sur­das. Ca­da epi­so­dio de Veep se cen­tra en una crisis de la vi­ce­pre­si­den­ta (crisis que se pue­de crear por el más es­tú­pi­do de los mo­ti­vos, co­mo un co­men­ta­rio des­afor­tu­na­do o un sim­ple error bu­ro­crá­ti­co) y có­mo su equi­po in­ten­ta re­sol­ver­lo, a me­nu­do em­peo­ran­do la si­tua­ción, que aca­ba te­nien­do con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra los ciu­da­da­nos. La se­rie per­fec­ta pa­ra los que que­rrían vo­tar a Jim Hac­ker. To­tal­men­te con­tra­in­di­ca­da pa­ra el elec­to­ra­do de Jo­siah Bartlet. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.