La ase­si­na Ch­loë Se­vigny

La ac­triz se­du­ce a los bri­tá­ni­cos con la mi­ni­se­rie ‘Hit & Miss’

La Vanguardia - Vivir TV - - NOTICIAS TV -

Pri­me­ro des­en­fun­da el pin­ta­la­bios pa­ra per­fi­lar una ex­pre­sión fría en la pe­num­bra de la ca­pu­cha que le cu­bre par­te del ros­tro. Lue­go des­en­fun­da la pis­to­la con la que va a de­jar sin vi­da a su pró­xi­ma víc­ti­ma. Lue­go co­bra. Ella es Mia, el nue­vo per­so­na­je de la ac­triz Ch­loë Se­vigny, que, es­tos días, es la sensación del Reino Uni­do, gra­cias a la fas­ci­na­ción que pro­du­ce en la mi­ni­se­rie Hit & Miss. Par­te de la atrac­ción re­si­de en la cruel­dad con la que ase­si­na a sus ob­je­ti­vos, siem­pre a cam­bio de una in­tere­san­te su­ma de di­ne­ro y siem­pre con eje­cu­cio­nes de una vio­len­cia grá­fi­ca y con­vul­sa, y par­te se en­cuen­tra en el he­cho de que el per­so­na­je es tran­se­xual, algo que se des­cu­bre en los pri­me­ros mi­nu­tos de la se­rie, cuan­do en­tra en la du­cha y des­cu­bri­mos que tie­ne pe­ne.

UN AN­TI­HÉ­ROE DI­FE­REN­TE

Am­bos as­pec­tos con­fi­gu­ran un an­ti­hé­roe in­tere­san­te y di­fe­ren­te que, rá­pi­da­men­te, atra­pa la aten­ción del es­pec­ta­dor. El ser hu­mano se sien­te atraí­do por aque­llo que no pue­de en­ten­der y, en es­te sen­ti­do, Mia es to­do un rom­pe­ca­be­zas. No com­pren­de­mos qué sien­te al ma­tar a sus víc­ti­mas, ni tam­po­co en qué con­sis­te exac­ta­men­te su se­xua­li­dad y, por en­ci­ma de to­do, có­mo es­tán co­nec­ta­das am­bas co­sas. És­te es el te­ma so­bre el que se mue­ve Hit & Miss, que arran­ca cuan­do la pro­ta­go­nis­ta re­ci­be una car­ta en la que se le co­mu­ni­ca que, tras la muerte de su an­ti­gua no­via, que­da al car­go de un hi­jo que ni si­quie­ra sa­bía que te­nía. Dis­pues­ta a ha­cer lo co­rrec­to, en­tra­rá en con­tac­to con el niño, que vi­ve con sus otros tres her­ma­nos, y se con­ver­ti­rá en la ca­be­za de una nue­va fa­mi­lia. Algo que nun­ca ha­bía en­tra­do en sus pla­nes y que no es com­pa­ti­ble con su vi­da de mer­ce­na­ria.

El con­tac­to con los hi­jos des­per­ta­rá su par­te más hu­ma­na, la que, has­ta aho­ra, ha­bía re­pri­mi­do a tra­vés del tra­ba­jo de ase­si­na a suel­do. De es­te mo­do, el guio­nis­ta Paul Ab­bott abor­da de nue­vo el te­ma de la pa­ter­ni­dad, una cons­tan­te de su fil­mo­gra­fía, pe­ro des­de un plan­tea­mien­to que le per­mi­te al­can­zar una in­ten­si­dad inusual pa­ra un dra­ma. En Hit & Miss se en­cuen­tran ecos de Sha­me­less, pe­ro tam­bién se cap­ta la in­fluen­cia del wes­tern, gé­ne­ro del que he­re­da el pro­ta­go­nis­ta hu­ra­ño y de po­cas pa­la­bras que se de­di­ca a pro­te­ger a los inocen­tes, y tam­bién in­nu­me­ra­bles re­cur­sos, co­mo los diá­lo­gos que pre­ce­den al due­lo. Unas con­tien­das en las que Ch­loë Se­vigny lle­na de mag­ne­tis­mo la pan­ta­lla, con­vir­tien­do al es­pec­ta­dor en un cóm­pli­ce se­du­ci­do de sus con­flic­tos. To­ni de la To­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.